Francisco y su revolución de la ternura

La fe y la educación siempre son revolucionarias

La fe es utópica y esperanza de un mundo mejor, un futuro más justo, fraterno y solidario

La fe y la educación siempre son revolucionarias
Francisco, en la Universidad Católica de Ecuador

Frente a la cultura del descarte y la globalización de la indiferencia, contra los ídolos del poder con su civilización de la riqueza y del capital

(Agustín Ortega, Quito).- Acabado de llegar de Quito y de estar con el Papa Francisco en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, en donde soy profesor y el lugar elegido para encuentro del Papa con el mundo de la educación en Ecuador. Con la emoción, el entusiasmo y la ilusión de la alegría del Evangelio en este encontrarnos con el Sucesor de Pedro, con su sencillez, humildad y cercanía, con su santidad y espiritualidad encarnada en la vida.

En su visita a Quito, el Papa nos ha dejado todo un mensaje, un legado profundo, que debe orientar la fe y vida de la iglesia en el mundo actual. Como suele hacer, el Papa nos ha mostrado la entraña del Evangelio y de la fe en Jesús, actualizado y profundizado para nuestra realidad, para el tiempo histórico en que vivimos.

Y no es otra cosa que experienciar la fe que expresa y manifiesta los deseos más hondos de las personas, los anhelos del corazón del ser humano. Como son la libertad y la liberación de toda dominación u opresión, el amor fraterno y la comunión solidaria de toda la familia humana. Por todo esto, nos enseñó el Papa Francisco, la fe es siempre revolucionaria, transformadora y liberadora de todo mal, pecado e injusticia.

Para leer el artículo completo, pinche aquí

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído