"Atrincherada en un salón de espejos"

Europa es un puente destrozado (como el de Mitrovica)

"Refugiados que llevan dias, semanas y meses sin ningún tipo de atención ni servicios"

Europa es un puente destrozado (como el de Mitrovica)
Emigrantes en Macedonia

Los emigrantes recorren toda Europa como un reto trasversal al que no se puede responder solo desde medidas de seguridad

(José Luis Pinilla sj, desde los Balcanes).- Gracias a dos compañeros, Joaco (Albania) y Manolo (Valladolid), y con permiso de los cuadrados policías en los dos lados, nos hemos acercando al famoso puente de Mitrovica dada nuestra presencia en los Balcanes, olla a presion migratoria de estos dias .

Conversamos sobre tanto encaje de bolillos en estos territorios para una paz incierta. Pero sobre todo recordábamos el sufrimiento de tanta gente por estos lares. Dos tercios de los 75.000 habitantes de Mitrovica son albaneses, y viven del lado sur, siendo en su mayoría musulmanes. Los serbios, del lado norte, componen el otro tercio y son cristianos ortodoxos. En el medio un puente elegante y hermoso, pero que no sirve para nada. Separa en vez de unir.

Mitrovica (se lee Mitrovitza) está dividida por el río Ibar. El puente que lo sortea es una metáfora de la historia de Kosovo. Y empieza a serlo de la politica migratoria europea.No es un puente para enamorados ni con estatuas barrocas. Es un puente que nadie cruza. O algunos pocos. Al menos en el atardecer cuando lo hicimos nosotros. Dos pueblos, (o uno?) uno de cada lado, se dan la espalda, se ignoran y se vigilan mutuamente, y así lo que podría ser un punto vital de encuentro entre albaneses y serbios hoy parece una zona de trincheras, con una sospecha mutua y milenaria que tanta muerte y odio generó. Silencio.

Hemos visto un Kosovo vitalista. Pero me comentan que en los últimos meses familias albanokosovares han emprendido inciertos viajes nocturnos. Partiendo de la estación de autobuses principal de Pristina (yo sí los vi alli) o de otras ciudades de Kosovo, viajan a través de Serbia hacia la frontera de Hungría y desde allí, con grandes inseguridades. Tratan de llegar a Austria, Suiza, Alemania u otros países de Europa Occidental. En general, son jóvenes , frecuentemente parejas casadas con niños pequeños, pero también personas de mediana edad y mayores.

Y antes de que entremos, posiblemente mañana en Macedonia un pequeño pais que abre y cierra las fronteras un dia si y otro no porque está desbordado por los flujos de emigrantes me hablan de Gevgelija, una ciudad de apenas 15.000 habitantes en la frontera de Macedonia con Grecia donde familias enteras de afganos, iraquíes, bangladesíes, paquistaníes y subsaharianos duermen en los andenes e inmediaciones de la terminal.

Y en cuanto algun tren llega tienen que pugnar entre ellas o trepar hasta las ventanas de los trenes e intentar entrar… Dicen que llevan andando dias semanas y meses sin ningún tipo de atención ni servicios, hasta llegar a su siguiente destino, la Frontera entre Hungria (con solo un 1.5 de poblacion extranjera) y Serbia, si es que antes no han terminado de Costruir otra valla de la indignidad ( ¡estamos locos !) en vez de puentes o pasillos humanitarios para llegar a Alemania, Suecia o cualquier país que les acoja

Los emigrantes recorren toda Europa como un reto trasversal al que no se puede responder solo desde medidas de seguridad o con medidas autistas de cada pais por su cuenta. Escenas repetidas en Calais y en toda Europa. Por ejemplo en Rosenheim, a medio camino entre Múnich y Salzburgo, centro de comunicaciones en el triángulo Múnich, Viena e Italia. El año pasado, en sus alrededores se recogieron 12.500 refugiados llegados en tren o por carretera. Africanos, sirios, afganos, eritreos a punto de llegar a su meta: Alemania. Después de atravesar desiertos y cárceles, o que el mar haya jugado con ellos en sus débiles barcas hinchables. Solo les faltan apenas 200 kilómetros si consiguen evitar a la policía italiana y austriaca.

Este autismo europeo en la crisis migratoria -la mayor tras la guerra mundial- les trae al pairo a Europa porque como muy bien dice Jose Mari R. Olaizola es la crisis de un antiguo régimen de atrincherados en un salon de espejos

Recuerdo con dolor las palabras del papa hace un año -a quien tanto jerifalte europeo aplaude pero tan pocos siguen- :

«Los Emigrantes y refugiados no son peones sobre el tablero de la humanidad. Se trata de niños, mujeres y hombres que abandonan o son obligados a abandonar sus casas por muchas razones, que comparten el mismo deseo legítimo de conocer, de tener, pero sobre todo de ser «algo más».(..)Para huir de situaciones de miseria o de persecución, buscando mejores posibilidades o salvar su vida, millones de personas comienzan un viaje migratorio y, mientras esperan cumplir sus expectativas, encuentran frecuentemente desconfianza, cerrazón y exclusión, y son golpeados por otras desventuras, con frecuencia muy graves y que hieren su dignidad humana (…) Esta realidad pide ser afrontada y gestionada de un modo nuevo, equitativo y eficaz, que exige en primer lugar una cooperación internacional y un espíritu de profunda solidaridad y compasión.(..) Es importante la colaboración a varios niveles, con la adopción, por parte de todos, de los instrumentos normativos que tutelen y promuevan a la persona humana con adecuadas normativas internacionales capaces de armonizar los diversos ordenamientos legislativos, con vistas a salvaguardar las exigencias y los derechos de las personas y de las familias emigrantes, así como las de las sociedades de destino» (Cart. enc. Caritas in veritate, 19 junio 2009, 62).

Trabajar juntos por un mundo mejor exige la ayuda recíproca entre los países, con disponibilidad y confianza, sin levantar barreras infranqueables…

Como los puentes rotos de Mitrovica

He visto reflejado el problema en varias televisiones estos dias en los Balcanes y me han llegado noticias de los medios de Espana. Por eso tambien quiero destacar al respecto este parrafo del papa que los medios de comunicación social, en este campo, tienen un papel de gran responsabilidad: a ellos compete, en efecto, desenmascarar estereotipos y ofrecer informaciones correctas, en las que habrá que denunciar los errores de algunos, pero también describir la honestidad, rectitud y grandeza de ánimo de la mayoría.

Los emigrantes pasan por montañas, desiertos, en balsas de juguetes… pisoteados en los trenes, apretujados en bodegas de los barcos donde mueren no del agua sino de la falta de aire… Pasan por otros miles de puentes. Como este de Kosovo. Parabola de una Europa Autista que solo se mira el ombligo. !Que lleguen al comienzo del puente pero que no pasen! Aunque huyan de guerras, del hambre, de violaciones, …de muerte

Solo un milagro como el de la mujer encorvada harà que levante la vista, luche por organizar comunmente, medidas de acogida humanitaria, o de apoyo a países de origen en guerras que ella fomentó, o países esquilmados por su avaricia … y llore si es que no se le han secado las lágrimas porque como dijo D. Ciriaco Benavente Obispo español de las migraciones, «ante la tragedia de los emigrantes hemos perdido hasta nuestra capacidad de llorar»

Nota: Y el día 31 de agosto en la Calle La Pasa 3. a las 19 horas, Las Patronas comparten su experiencia de solidaridad en el tren que atraviesa Mejico lleno de emigrantes hasta la frontera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído