José Manuel Vidal

Del Papa bueno al Papa misericordioso

"Todo un año, para demostrar al mundo que la esencia del Evangelio es la misericordia"

Del Papa bueno al Papa misericordioso
José Manuel Vidal

Un año jubilar para acabar de limpiar la Iglesia del polvo que en ella se acumuló después del Concilio. Por miedo al Concilio

(José M. Vidal).- Francisco es el nuevo Juan XIII. Los dos Papas son clavados en su forma de ser y de actuar. Para los dos, la Iglesia tiene que ser evangélica y sin tentaciones de poder. Son los dos Papas de la primavera eclesial. Roncalli puso en marcha la conciliar. Bergoglio, la de la revolución tranquila del deshielo del Vaticano II. Dos Papas similares en casi todo. Sólo cambia el título. El Papa Juan pasó a la historia con el apelativo de ‘bueno’. El Papa Francisco se ha ganado ya el corazón del mundo, con el de ‘misericordioso’. Tanto monta.

Tan misericordioso que, por vez primera en la Historia, Francisco inauguró hoy, tras el prólogo de la apertura de la puerta santa de los últimos en Bangui, el Año de la Misericordia. Todo un año, para demostrar al mundo y a los propios católicos que la esencia del Evangelio es la misericordia. Y que, si la Iglesia no cumple con ese mandato de su fundador, está traicionando la esencia de su mensaje.

Pasar de aduana a hospital de campaña. Y que ese cambio la gente lo palpe, lo toque, lo experimente, lo viva en sus propias carnes. La misericordia es el secreto del éxito de Francisco, que sabe que algo falla en la institución, cuando es percibida por el mundo y por los propios católicos más como una madrastra que como madre. Y, a lo sumo, como madrastra que también hace obras de caridad, pero sin dejar jamás de querer imponer su doctrina y su forma de ver y de vivir las cosas.

Francisco es una mente que piensa y un corazón que ama. Y que lo demuestra. Por eso, sus palabras y su mera presencia son bálsamo sobre las heridas del mundo. No hay otra clave. La Iglesia no tiene otra ‘password’ para entrar en el corazón de la humanidad.

Abrirse al exterior

«Abramos las ventanas de la Iglesia. Quiero abrir ampliamente las ventanas de la Iglesia, con la finalidad de que podamos ver lo que pasa al exterior, y que el mundo pueda ver lo que pasa al interior de la Iglesia», decía Juan XXIII. 50 años después, Francisco quiere abrir ventanas y puertas. De ahí el símbolo de la apertura de la puerta santa de la misericordia. Primero, en Bangui. Hoy, en Roma. Y, el próximo domingo, día 13, en todas las diócesis del mundo.

Porque éste va a ser el primer Año Santo realmente descentralizado. La indulgencia plenaria se podrá ganar en cualquier iglesia del mundo. Y hasta los presos podrán hacerlo, simplemente cruzando el umbral de la capilla de su cárcel. Y si no tienen capilla, basta con que crucen el umbral de sus celdas.

Un año jubilar como un faro, que ilumine los dramas del mundo y deje en evidencia las sombras de la propia Iglesia. Para que nadie pueda opacar y silenciar la tragedia del hambre, de la sed o de la explotación de las masas de desheredados y descartados de la Historia. Para gritarle al mundo, con más potencia todavía, que o cuidamos la ‘casa común’ o le vamos a dejar un mundo invivible a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.

Un año jubilar para acabar de limpiar la Iglesia del polvo que en ella se acumuló después del Concilio. Por miedo al Concilio. Para asumir con lúcida autocrítica que la Iglesia no puede ni debe ser una instancia de poder, un refugio de elegidos, sino un oasis de acogida, solidaridad y misericordia. Una Iglesia samaritana, simplemente samaritana.

Porque, en la misericordia se abrevan las dos almas o las diversas sensibilidades de la Iglesia. Si en algo hay continuidad entre el Papado de Benedicto y el de Francisco es en la misericordia. De ella decía el Papa emérito que «es el núcleo central del mensaje evangélico y el nombre mismo de Dios». De la teología del amor de Ratzinger al «Señor que es todo misericordia y pura misericordia» de Bergoglio.

Un año, pues, para demostrar y vivir que la misericordia es el título de los títulos de lo seguidores de Jesús. La ley fundamental. Aquella por la que nos van a examinar al final del camino: «Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed…»

Porque, para el Papa, la misericordia no es una palabra ni una idea, sino una actitud profunda que lleva a la acción y a la transformación del mundo. Por eso, el Año de la Misericordia estará lleno de compromisos pequeños y grandes por parte del Papa. La mayoría, en privado. Pero también algunos públicos. Por ejemplo, celebrará encuentros interreligiosos y ecuménicos de gran relevancia. Con un acercamiento claro a los ortodoxos y una más que probable visita a Moscú, para encontrarse con el Patriarca de Rusia.

Francisco pisará también a fondo durante este año el acelerador de la reforma de la Curia, para hacerla pasar de un centro de poder a una casa de acogida y de servicio. En esa clave, promulgará también su exhortación sobre la familia, tras el Sínodo. Todavía no se sabe qué líneas prácticas va a abrir. Lo que sí está claro es que tendrá muy en cuenta el que la lógica de la misericordia no permite considerar a nadie como perdido. Tampoco a los divorciados vueltos a casar. Ni a los homosexuales.

Un año de la misericordia para reiterar que la religión no es un problema para la paz en el mundo, sino parte esencial de su solución. Para desautorizar a los que manchan con sus crímenes y tergiversan con sus acciones la esencia de todas las religiones.

Porque la máxima ley de todas las religiones es la misericordia. La Biblia hebrea instituye el Jubileo en el Levítico y ensalza la misericordia de Yavé en los salmos. El Islam abre cada una de las 114 suras del ‘Corán’ «en el nombre de Dios clemente y misericordioso». El budismo predica la misericordia con la doctrina de las cuatro moradas divinas: amabilidad, compasión, alegría y ecuanimidad.

Es decir, todas las religiones, bien interpretadas, colocan la misericordia en el centro de su credo. Incluso para los no creyentes, la misericordia forma parte del imperativo categórico kantiano de «tratar siempre a los demás como fin y no como medio». Un año para que todos, ateos y creyentes, podamos ‘misericordear’. Con la guía del Papa de la misericordia, que cumple hoy 1.000 días en el cargo.

Para leer más artículos del autor, pinche aquí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído