Agustín Ortega

Memoria del Concilio y el Jubileo de la razón-misericordia compasiva

"La más cualificada y profunda razón e inteligencia está inspirada por el principio misericordia""

Memoria del Concilio y el Jubileo de la razón-misericordia compasiva
Agustín Ortega

La razón de la misericordia conduce a la caridad inteligente, política y liberadora

(Agustín Ortega).- Hace 50 años se clausuró el Concilio Vaticano II y al mismo tiempo el Papa Francisco, que cumple 1.000 días en el ministerio de Pedro, ha inaugurado el Jubileo de la Misericordia. Acontecimientos que, como nos enseña la fe e iglesia, nos muestran la entraña del Evangelio de Jesús: el amor y misericordia de Dios que se hace justicia liberadora del sufrimiento, mal e injusticia que padecen los seres humanos, las víctimas y los pobres de la tierra; frente al pecado del egoísmo y del individualismo, de los ídolos del poder, la codicia y de la riqueza, del ser rico que deshumaniza y es anti-evangélico.

Como estudia hoy la teología, la filosofía y las ciencias sociales o humanas, la más cualificada y profunda razón e inteligencia está inspirada por el principio misericordia, por la memoria de la pasión y de la compasión, por la razón compasiva, que busca y promueve un mundo más justo, con más fraternidad, paz y equidad con los empobrecidos del mundo, con los crucificados y víctima de la historia.

Como nos manifiesta la enseñanza de la fe e iglesia, por ejemplo los últimos Papas- desde Juan XXIII hasta el Papa Francisco-, la espiritualidad del Concilio y la misión de la iglesia desde el Evangelio de Jesús, que se actualiza en este Jubileo, está enraizada en el Dios del amor misericordioso y compasivo. Es el Dios de la paz fraterna y de la justicia solidaria con los pobres de la tierra. Así se muestra de forma paradigmática en las parábolas de la misericordia, como la del Padre Bueno (Hijo Pródigo) o en la del Buen Samaritano, en donde la fe y la espiritualidad cristiana se realiza en está razón compasiva y en el principio-misericordia que asume el sufrimiento e injusticia que padecen las personas y los pueblos, los empobrecidos y excluidos.

Frente a los peores frutos de la modernidad y post-modernidad. Como son los diversos poderes opresores o totalitarismos, como el comunismo colectivista (colectivismo) o el liberalismo/capitalismo que es el que domina actualmente, los relativismos e individualismos hedonistas, este Evangelio del Dios de la misericordia y de la compasión nos lleva a acoger y encarnarnos en la pasión de los seres humanos, de los pueblos y de los pobres. El Espíritu Santo nos mueve a responsabilizarnos y comprometernos por el bien común, por la civilización del amor, por la globalización de la solidaridad, de la paz y de la justicia (eco-social, global); frente a la del capital, de la guerra (violencia) y de la destrucción ecológica.

La fe compasiva y la razón de la misericordia, como manifiesta la Doctrina Social de la Iglesia (DSI), nos llaman a emplear las ciencias como las sociales y ambientales-ecológicas. Para una caridad inteligente, política y liberadora de las causas de todas las injusticias sociales-globales y ambientales. Tales como el holocausto e injusticia del hambre y de la pobreza en el mundo, del paro y del trabajo basura e indecente, la explotación (esclavitud) laboral y social de la infancia, las lacras y el negocio de las guerras (de las armas e industria militar).

Los ataques al matrimonio y a la familia conformada por un hombre y mujer abierta a la vida, a la solidaridad militante en la promoción de la justicia. Los atentados contra la vida como: el aborto, la eutanasia y la manipulación bioética con la destrucción de embriones, etc.; la destrucción cultural, social y ecológica del planeta, de los pueblos y de los pobres; el consumismo y materialismo, el cambio climático y el calentamiento global. Como nos enseña todo ello la DSI y el Papa Francisco en la Laudato Si, en la estela y actualización del Vaticano II.

Los diversos integrismos y espiritualismos que crean patologías e ideologizaciones de la fe, con su asistencialismo y paternalismo, están constantemente criticando de forma feroz e indiscriminada a los Papas como Francisco y a diversos movimientos eclesiales, espirituales o populares-sociales.

Ya que les escandaliza una fe que dialoga con el mundo y con la razón, que impulsa el protagonismo y promoción liberadora, espiritual e integral de los pobres de la tierra. Una razón e inteligencia con sus expresiones o mediaciones como las ciencias, como la acción solidaria o social que promueve la solidaridad en el compartir la vida y los bienes, en la paz y la justicia liberadora con los pueblos, con los pobres y con el planeta que padecen todos estos males e injusticia. Una caridad política y solidaridad mundial que impulsa el compartir hasta lo necesario para vivir, en contra de los falsos dioses del tener y de la riqueza (del ser rico), que transforman las estructuras sociales-globales y de pecado que crean desigualdad e insostenibilidad en forma de empobrecimiento masivo e injusticia ambiental.

En la línea del Vaticano II, de los Papas y de la DSI que nos llaman a todo este dialogo con la humanidad y el mundo. Un dialogo entre la fe y la razón, la espiritualidad y la justicia, la mística y las ciencias, la trascendencia y el compromiso en la transformación de la realidad social e histórica. Con la promoción del bien común, de la vida y dignidad de las personas, la paz y los derechos humanos (sociales y económicos, políticos y ecológicos….).

Hoy más que nunca, pues, necesitamos toda esta fe razonable, crítica y militante que en todos estos valores evangélicos, espirituales y éticos: den testimonio del Dios del amor, de la misericordia y de la compasión ante el sufrimiento e injusticia que padecen los personas, los pueblos y los pobres; ya que como nos enseñan la iglesia y los Papas, este testimonio es el primer y principal camino de la misión evangelizadora de la iglesia, de mostrar una fe con credibilidad y coherente, madura y profética.

Es el legado del Concilio del Vaticano II que, como nos señalan y actualizan los Papas, es la brújula para la vida de fe y santidad en el amor que se hace solidaridad compasiva, paz y justicia con los pobres de la tierra, frente a todo mal, pecado e injusticia.

Para leer otros artículos del autor pinche aquí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído