Eugenio Pizarro Poblete

La misericordia de Dios y su cariño por nosotros

Los milagros ayudaban a entender la naturaleza de la liberación

La misericordia de Dios y su cariño por nosotros
Eugenio Pizarro Poblete

La Virgen María tuvo un rol importante en este acto milagroso y de "misericordia" cariñosa de Jesús

(Padre Eugenio Pizarro Poblete).- El Evangelio de hoy es las Bodas de Caná. En ella Jesús hace su primer milagro «adelantando su hora». Jesús hizo varios milagros en su vida terrenal. ¿Por qué?

Porque sus milagros liberadores llevaban a aceptar y entender mejor la naturaleza de la mayor liberación que él trajo: la liberación del pecado, la muerte, las servidumbres humanas.

Porque sus milagros confirmaban la llegada del Reino de Dios. Y porque sus milagros también aseguraban su divinidad, su misión y la credibilidad de su mensaje. Los milagros socorrían y aliviaban las necesidades de la gente, y con toda propiedad, podemos decir, en este año de la misericordia, que los milagros liberadores de Jesús probaban la misericordia de Dios y su preocupación amorosa por nosotros. Podría decir que la misericordia de Dios es la síntesis de la acción milagrosa de Jesús.

La Virgen María tuvo un rol de real importancia en este acto milagroso y de «misericordia» cariñosa de Jesús por la gente de las bodas. La Virgen, atenta a la necesidades humanas, se da cuenta del problema y de la necesidad de la familia dueña de casa: le faltaba el vino para celebrar. A instancias de María, Jesús es capaz de «adelantar su hora» para sacar de apuros a los novios de las bodas.

Para leer el artículo completo pinche aquí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído