Las zonas de gran afluencia turística de Extremadura han permitido que el comercio genere uno de cada cinco empleos

Reducir los días de apertura comercial destruirá empleo en Extremadura y lo creará en Portugal donde tienen plena libertad de horarios comerciales

Las zonas de gran afluencia turística de Extremadura han permitido que el comercio genere uno de cada cinco empleos
Anfiteatro de Mérida

La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) ha solicitado hoy a la Comisión de Economía de la Asamblea de Extremadura que mantenga las zonas de gran afluencia turística de la comunidad porque han permitido dinamizar la actividad comercial y crear empleo.

Las zonas de gran afluencia turística de Mérida, Cáceres, Badajoz y Moraleja han ayudado, por un lado, a dar servicio a estos consumidores; y por otro, ha permitido a los comerciantes aprovechar por primera vez las oportunidades de ingresos que brinda el turismo en Extremadura.

En esta línea, el comercio de la comunidad ha creado 400 nuevos puestos de trabajo, o lo que es lo mismo, uno de cada cinco nuevos ocupados (18,5% del total) en Extremadura encontró una oportunidad de empleo en el comercio, según datos de la última EPA. Además, durante todo 2015 la tasa de afiliación media en el comercio extremeño a la Seguridad Social creció en 640 personas.

Hay decenas de miles de ciudadanos que acuden a comprar a los establecimientos los domingos y festivos en que se autoriza su apertura. Existe por tanto una demanda real de los consumidores que nuestras empresas quieren legítimamente poder atender.

En opinión de ANGED, no parece razonable que debamos solicitar la autorización de nuestros competidores para poder atender a nuestros clientes un día festivo. En otros términos, es como si las casas rurales presionaran al Gobierno para cerrar todos los hoteles los domingos; o que los bares y restaurantes exigieran el cierre de las cadenas de hamburguesas los sábados.

Estas restricciones están desfasadas y carecen de sentido en una época en que los ciudadanos pueden comprar por el teléfono móvil cualquier día de la semana en cualquier lugar del mundo.

Cerrar por ley los domingos y festivos sólo alienta dos cosas. Por un lado, la fuga de clientes, ingresos y empleos a Portugal, donde el comercio abre todos los días. Por otro lado, motivar el crecimiento del comercio electrónico.

Si una tienda extremeña no sirve a los clientes que estén dispuestos o necesiten comprar un domingo, cualquier otra empresa de España que opere online le servirá el mismo pedido en 24/48 horas. En el mejor de los casos, porque el 60% de las compras online de los españoles se realizan con operadores extranjeros, que no generan empleo ni ingresos aquí. Por la misma lógica que lleva a prohibir la apertura en domingo, ¿pretende el Gobierno extremeño prohibir comprar online a los ciudadanos?

Conviene, por tanto, abandonar las visiones proteccionistas que lejos de impulsar el avance del pequeño comercio, han impedido su modernización en favor de otras grandes empresas que operan con cientos de formatos de mediano tamaño. En este sentido, ANGED demanda superar debates antiguos y afrontar de forma constructiva con todo el sector los desafíos que la transformación digital plantea en el corto plazo, poniendo el foco en los consumidores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído