Cientos de personas despiden al obispo emérito de Segovia

Blázquez: «Luis Gutiérrez nunca perdió su vocación misionera»

Franco: "Detrás de su carácter austero, latía un corazón sencillo, tierno, cristalino"

Blázquez: "Luis Gutiérrez nunca perdió su vocación misionera"
Padre Ángel ante féretro de Gutiérrez

Luis Gutiérrez, el obispo emérito de la diócesis fallecido el pasado miércoles en Madrid, a los ochenta y cuatro años

«No era don Luis dado a honras ni adulaciones, y detrás de su carácter austero, tan castellano, latía un corazón sencillo, tierno, cristalino, sensible a las necesidades de los demás». Con estas palabras trazó el obispo de Segovia, César Franco, la personalidad de Luis Gutiérrez, el obispo emérito de la diócesis fallecido el pasado miércoles en Madrid, a los ochenta y cuatro años.

La Iglesia española, representada por el presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, honró así la memoria de un hombre que entendió sus diversos ministerios «como un servicio a la edificación de la Iglesia para la salvación de los hombres», porque don Luis, cuyo lema episcopal era ‘Para edificación vuestra’, «nunca perdió su vocación misionera».

Varios centenares de personas despidieron ayer en la Catedral al obispo emérito en una ceremonia a la que asistieron todos los sacerdotes de la diócesis, además de cardenales, arzobispos y obispos, entre ellos el cardenal Carlos Amigo y el obispo emérito de Segovia, Ángel Rubio, y los miembros del Cabildo. Las autoridades civiles estuvieron representadas por la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente.

 

(RD/Agencias)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído