Gregorio Delgado

No bastarían todos los perfumes

"La actual es una oportunidad única para impulsar y regenerar este país"

No bastarían todos los perfumes
Gregorio Delgado

Ha llegado la hora de la verdad y la responsabilidad. Sobra el generalizado postureo y el mentiroso marketing. ¡Se acabó! Hay que retratarse

(Gregorio Delgado, catedrático).- La suerte está echada desde la noche misma del 26-J. A pesar de tanta manipulación informativa, de tanto ‘partidista’ opinador, y, sobre todo, de tanto político mediocre e infantil, el pueblo español -harto de todo ello- sacó a relucir el infrecuente sentido común. La situación política resultante sólo admite, en pura lógica democrática y mal que les pese a tantos, una única salida responsable: constituir un Gobierno estable, presidido por Rajoy.

Ha llegado la hora de la verdad y la responsabilidad. Sobra el generalizado postureo y el mentiroso marketing. ¡Se acabó! Hay que retratarse. España necesita, en esta hora de turbaciones varias, un gobierno estable y fuerte, capaz de afrontar con seriedad las soluciones a los graves problemas internos y externos que nos oprimen. No es el momento para los individualismos -ni personales ni partidistas-. Aunque tal mantra se ha venido reiterando hasta la saciedad como arma arrojadiza contra el adversario, pensamos que ha llegado la hora de hacerlo realidad y arrimar el hombro. ¡España lo demanda!

Es el momento en que todas las fuerzas políticas han de demostrar con hechos que son conscientes de que la actual es una oportunidad única para impulsar y regenerar este país con la cooperación activa de una mayoría sólida e incontrovertible. ¿No era esto lo que han venido repitiendo con reiteración en los pasados procesos electorales? Ahora tienen la oportunidad de cooperar activamente en las soluciones, en las reformas, en el cambio y en la regeneración. ¿O, sólo eran palabras? ¡Ya ha pasado el momento de los juegos infantiles! ¿Dónde están los líderes capaces de asumir la propia responsabilidad y dejarse ya de marear la perdiz? Tienen que dar un paso al frente.

Ya se entiende que, en la solución, se excluye un gobierno del frente popular y antiespañol. Sería un verdadero despropósito, que agravaría aún más la situación actual. Al verdaderamente descabellado, aunque no desechable (Armengol). Tampoco debe estar, en la solución, la pretensión de un adhesión acrítica del resto al programa del grupo mayoritario. No es posible ni tiene sentido. El contenido de las reformas ha de configurarse con las aportaciones de todos y en función de la fuerza de cada uno de los partidos intervinientes. Finalmente, no me parece que la solución resida en investir a Rajoy y, después, imponerle parlamentariamente las soluciones de los grupos minoritarios. Tampoco tiene sentido ni, en mi opinión, el PP se prestará a ello.

Quiero insistir en un aspecto concreto. El problema no reside sólo en la investidura de un Presidente de gobierno. Ello, aunque no exento de dificultades para algunos, me parece claramente insuficiente. Sería tanto como abrazar y propiciar la inestabilidad y la ingobernabilidad. Sería hacer realidad aquello según lo cual es peor el remedio que la enfermedad. Significaría engañarse a sí mismos y a todo el pueblo. En efecto, significaría aplazar por un breve tiempo las terceras elecciones, que ahora todos dicen no querer y hacerlas necesarias al poco tiempo. Significaría posponer, con grave daño, la solución a los problemas que nos aquejan con la pretensión -eso sí- de intentar culpabilizar al otro de tan irresponsable posicionamiento.

En el momento en que articulo estas reflexiones, tengo la impresión de que alguno (muy concretamente, el PSOE) no quiere enterarse de qué va la feria. Sigue abrazado y casado al error, amparado en el odio que ha generado, de modo absolutamente irresponsable, en un sector importante de su electorado y de la sociedad española. Nadie -salvo el fanático habitual- lo entenderá. Si sigue en semejante cerrazón, se le hará responsable de las terceras lecciones.

En este último caso, Sánchez podría repetir las palabras de lady Macbeth: ‘todos los perfumes de la Arabia no bastarían a lavar y purificar esta mano mía’.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído