Peregrinación a Lourdes (II)

Cristos y Cirineos a todas horas

Modelos de valor y amor

Cristos y Cirineos a todas horas
Lourdes, enfermos y cuidadores

Cristos y cirineos en la explanada, en las capillas, en la gruta, en las piscinas, en todas partes la misma escena: enfermos y camilleros, o damas atentas a sus necesidades

(Vicente Luis García).- La mañana comenzó temprano para damas y camilleros. El aseo de los enfermos lleva su tiempo y a las 8 había que estar en la capilla de San José, convertida durante estos días en una parroquia más de la Diócesis de Vitoria.

A esa primera hora de la mañana estaba programado un Via Crucis, para los peregrinos por el empinado recorrido de la montaña, para los enfermos y voluntarios en la capilla de San José.

La Via Dolorosa Bíblica en esta ocasión estaba representada por auténticos cristos y cirineos. Hombres y mujeres que cargan cada día con su cruz, y mujeres y hombres que ayudan al prójimo a llevarla.

En conversación con unas damas que llevan unos años participando en esta peregrinación porque «quedaron enganchadas», reconocían que en Lourdes se puede descubrir muchas cosas, entre ellas que «se puede ser feliz aun cuando se viva puteado por la vida» y que «en esta vida somos mucho más que cuerpo».

La mañana dio de sí también para acercarse y celebrar el «abrazo del Padre» en el Sacramento de la Reconciliación. Cinco sacerdotes fueron los intermediarios para dar paz a todo aquel que quiso acercarse a confesar sus errores y propósitos de enmienda.

Por la tarde la llegada del obispo marcó la diferencia. Tras cumplir con el rito del peregrino en este año santo de pasar por la Puerta de la Misericordia en Lourdes se dirigió a la capilla de San José, que ya resultaba como una extensión de la diócesis, como una parroquia más.

Allí la eucaristía en la que, además de las palabras de monseñor Elizalde, de cuyo mensaje en esta peregrinación nos ocuparemos en un post específico, la celebración contó con la entrega de las medallas del compromiso por cuatro años de cinco voluntarios más, y dos menciones especiales, un regalo al consiliario Serafín del Campo por sus bodas de oro sacerdotales y otro regalo para la centenaria Basilisa que recibió el abrazo del obispo y el aplauso de todos.

Pero todavía quedaba día y a la noche el regalo para unos 70 privilegiados que gozaron no solo de una noche agradable, sino de un viacrucis por la montaña acompañados en el caminar y en la reflexión por el obispo Elizalde. Las imágenes iluminadas tenuemente por las linternas daban casi vida a las escenas que, desde las palabras de D. Juan Carlos cobraban actualidad en los enfermos, emigrantes, presos, y excluidos de la sociedad que hoy viven sus respectivos via crucis. Nuevamente aparecían en escena cristos y cirineos.

Non solum sed etiam

Las imágenes del Cirineo y del Buen Samaritano son el modelo que a cada paso se repite en Lourdes. Cristos y cirineos en la explanada, en las capillas, en la gruta, en las piscinas, en todas partes la misma escena: enfermos y camilleros, o damas atentas a sus necesidades.

No es postureo, y eso se nota. Es vocación, es vida, es dar sabiendo que se recibe. Pero para eso también hay que valer.

Yo no sé si aquí se apareció la Virgen o no; desconozco las pruebas que tras calificar una curación de inexplicable científicamente acaba siendo declarada como milagrosa; no sé si el mercado de rosarios, velas y souvenires varios es argumento suficiente para calificar de «negocio» el entorno de Lourdes. Pero todo eso hoy me da igual, nada de ello resta valor al cariño, al AMOR que tantas personas ponen sobre otras cual cirineos o samaritanos. Y quizá solo eso justifique que Lourdes siga siendo un lugar de peregrinaje, y el gran milagro sea que las personas muestran su lado más humano en una entrega que no tiene precio.

Gracias a tanto ángel que se viste de cirineo o de samaritano para atender a tanto cristo que peregrina en carrito.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído