"No podemos vivir de espaldas al drama"

Jornada del emigrante y el refugiado: «Desterrados»

"¿Dónde estás?, ¿Dónde estás?"

Jornada del emigrante y el refugiado: "Desterrados"
Cáritas, con los refugiados Agencias

Somos gente que camina por el mundo, sin hogar, sin mesa y casa propia, y al pasar las fronteras de otras tierras nos espían con mirada recelosa

(Juan Antonio Espinosa).- La canción «Desterrados», compuesta por mí hace años, se convierte ahora en un grito de angustia y esperanza. No podemos vivir de espaldas al drama que está ocurriendo en nuestros días.

Miles y miles de hombres, mujeres y niños que tienen que abandonar la tierra que les vio nacer para huir de la guerra, del hambre y la miseria.

Ahí los tenemos, atravesando el mar en frágiles pateras, muriendo muchos de ellos en la travesía, o soportando el intenso frío y el abandono en inhumanos campos de refugiados.

Otros muchos siguen atravesando el desierto y escalando vallas y alambradas asesinas.

Sí, hemos convertido al mar Mediterráneo en un inmenso cementerio, hemos cerrado nuestras fronteras con muros y alambradas.

Y en todas estas situaciones de exilio, muerte y abandono, surge la misma pregunta: «Dios mío, ¿dónde estás?, ¿dónde estás?.

Nosotros sabemos que el Dios del que nos habló Jesús de Nazaret, está con las víctimas, sufriendo, muriendo y resucitando con ellas.

Sí, también resucitando, porque es Él quien nos pregunta y nos interpela: «¿Dónde, con quién estáis vosotros?»

Él nos anima a salir de nuestra indiferencia y pasividad, impulsándonos a trabajar por una nueva tierra para todos, sin guerras e injusticias, sin muros ni fronteras.

— Ahora puedes escuchar la canción «Desterrados», interpretada por Joaquín Laría y Coros, pulsando aqui
— También, si lo deseas, te la puedes descargar gratis pulsando aqui

— La grabación, junto con 50 canciones más, se encuentra en el Doble CD «Las Canciones de la Asamblea» y la partitura en el libro del mismo título (EDIBESA, Telf. 91 345 19 92 // www.edibesa.com)

— Desterrados —

Desterrados, muy lejos de esa tierra
que hace tiempo nos vio por vez primera,
junto al fuego de unos cuantos palos secos,
en la noche cantamos nuestras penas.

¿Dónde estás?, ¿Dónde estás?

Somos gente que camina por el mundo,
sin hogar, sin mesa y casa propia,
y al pasar las fronteras de otras tierras
nos espían con mirada recelosa.

¿Dónde estás?, ¿Dónde estás?

No podemos entonar coplas del pueblo,
porque hay muchos que a este pueblo están pisando,
unos ríen y se alegran en sus fiestas,
otros, pobres, por las calles van llorando.

¿Dónde estás?, ¿Dónde estás?

Si olvidamos esa imagen de tu rostro,
que se seque nuestra lengua en el camino;
porque Tú acompañas nuestra suerte,
el vagar de los pobres peregrinos.

¿Dónde estás?, ¿Dónde estás?

Pero un día feliz está carcano,
cuando nadie se sienta en tierra extraña:
brotará una tierra para todos,
donde, iguales, vivamos como en casa.

¿Dónde estás?, ¿Dónde estás?

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido