Su cierre, un "impacto incalculable"

Carta del obispo de Ávila a Nissan

Ante la posibilidad de cierre de la planta de Ávila

Carta del obispo de Ávila a Nissan
El obispo de Ávila, Jesús Burillo

Ha subrayado que muchas familias verían "dañada su estabilidad, personal y económica", lo que a la larga, repercutiría "en las posibilidades para los jóvenes, pérdida de capital humano, empobrecimiento general de la sociedad y aumento de la desesperanza

El obispo de Ávila, Jesús Burillo, ha escrito una carta en la que se refiere a la situación de la planta de Nissan y ha querido hacer «un llamamiento a todos» para comprometerse con el «bien común», además de que ha pedido a los responsables de la multinacional nipona para que cumpla los compromisos adquiridos y mantengan el empleo y las inversiones.

El prelado abulense ha escrito esta carta después de que la semana pasada mantuviera un encuentro con el Comité de Empresa de Nissan, un encuentro que ha calificado de «cordial y sincero», en el que ha podido escuchar «de primera mano la preocupación de los trabajadores por la situación en que se encuentran» tras el cese de producción de uno de los camiones, y la reducción de las unidades de otro.

Ante la posibilidad de cierre de la planta de Ávila, una de las tres opciones posibles, el obispo ha subrayado que muchas familias verían «dañada su estabilidad, personal y económica», lo que a la larga, repercutiría «en las posibilidades para los jóvenes, pérdida de capital humano, empobrecimiento general de la sociedad y aumento de la desesperanza».

Para Jesús Burillo, el cierre «produciría un impacto incalculable en el conjunto global» de la sociedad abulense, al tiempo que ha reconocido que sigue «con preocupación» las noticias que llegan desde Nissan, al igual que de otras empresas «con dificultades, arrastradas por una voraz crisis» y así ha citado Elgorriaga, «cuyos trabajadores pasan meses sin percibir salario», o de Composites, en Arévalo, o de tantos autónomos y pequeños empresarios.

Por eso, el obispo de Ávila, «con todo respeto», hace un llamada a todos, para que se comprometan con «el bien común», pero también a los responsables de la multinacional Nissan «para que cumpla sus compromisos, manteniendo el empleo y las inversiones». Así, se ha referido a las palabras del Papa Francisco: «todas las actividades humanas, también la empresarial, pueden ser un ejercicio de la misericordia».

Asimismo, Burillo hace un llamamiento a los trabajadores de Nissan, y en especial a sus representantes, «para que mantengan el talante dialogante y constructivo» en la defensa de sus puestos de trabajo, de su futuro y de sus familias; a los representantes políticos, «para que continúen implicándose en la solución de tan grave problema», y a la ciudadanía de Ávila, «para que sea sensible ante las dificultades» de sus vecinos y se implique en la búsqueda de soluciones.

Por último, el obispo abulense apela a la comunidad cristiana, para acompañar con su ayuda y apoyo «a las personas que tienen dificultades en su trabajo o pierden sus empleos, haciendo denuncia profética de las injusticias o explotaciones de todo tipo» y se promueva la solidaridad como principio básico de convivencia.

RD/Ep

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído