Josep Miquel Bausset

Pentecostés

"La Iglesia Valenciana sigue marginando y excluyendo de la liturgia el valenciano"

Pentecostés
Josep Miquel Bausset

¿Pero cómo es posible evangelizar la cultura de un pueblo sin utilizar esta misma cultura?

(José M. Bausset osb).- Hoy, cincuenta días después de la solemnidad de la Pascua, los cristianos celebramos la gran fiesta de Pentecostés, con la cual acaba la cincuentena pascual. Pentecostés es la fiesta de la universalidad de la Iglesia, que, hace dos mil años y gracias al Espíritu Santo, se abrió a todos los pueblos y a todas las culturas. La Iglesia, que hasta aquel momento se encontraba encerrada en el judaísmo, se expandió para acoger en su seno todas las lenguas.

Todas, a excepción de una, ya que la Iglesia Valenciana sigue marginando y excluyendo de la liturgia el valenciano, la lengua que los cristianos valencianos compartimos con catalanes y mallorquines.

Los monjes siempre nos hemos sentidos enraizados en la tierra y en la cultura del país que nos acoge y por eso hemos amado la lengua del pueblo donde vivimos. Y no ahora, sino desde siempre. Una prueba de eso la encontramos en una carta que el obispo Atanasio escribió al obispo Draconisio, de la zona del Nilo, donde Atanasio le retraía su huída ante las persecuciones y le conminaba a volver a su diócesis.

La importancia de este papiro donde se encuentra este texto del obispo Atanasio (y que ha descubierto la profesora Sofía Torallas en el fondo de papiros de Montserrat) se encuentra en el hecho que es la única traducción del griego al copto, pensada para permitir que los monjes coptos pudiesen entender la carta de Atanasio escrita en griego.

Según la profesora Torallas, el contenido de esta carta (en el papiro más grande de la colección de papiros de Montserrat) es prácticamente íntegro y la traducción del griego al copto es prácticamente coetánea al escrito original de Atanasio. Este hecho hace pensar, según esta investigadora, en una rápida difusión de la carta entre los monasterios de Egipto que, gracias a esta traducción, pudieron conocer el texto de Atanasio.

La sensibilidad de los monjes por la lengua y por la cultura de los pueblos donde vivimos, fieles al espíritu de Pentecostés, contrasta con la indiferencia (cuando no con el menosprecio) de la jerarquía valenciana, por la lengua de los cristianos valencianos.

El Plan Pastoral Diocesano de Evangelización de la diócesis de València, aprobó la propuesta de introducir nuestra lengua en la Iglesia diocesana, pero hasta ahora no hay ningún indicio que esto se esté aplicando, salvo honrosas excepciones.

Hace unos meses el arzobispo de València, Antonio Cañizares publicó la carta pastoral, «Evangelizar la cultura en Valencia». Pero ¿Pero cómo es posible evangelizar la cultura de un pueblo sin utilizar esta misma cultura? ¿Es posible que un Plan Pastoral no tenga en cuenta la lengua de los cristianos que han de participar en este Plan?

Si los monjes antiguos (y los actuales) tenían aquella sensibilidad por amar, asumir y utilizar la lengua del pueblo donde vivían, ¿no habría de hacer también lo mismo la Iglesia Valenciana para así ser auténticamente valenciana? ¿No es un contrasentido, en pleno siglo XXI, querer evangelizar la cultura de los valencianos sin utilizar la lengua de estos cristianos?

¿No es un contrasentido que los cristianos de Alcoi, Borriana, Alberic, Petrer o Xàtiva hayan de continuar dejando nuestra lengua a las puertas de los templos, porqué la Iglesia no asume, sino que rechaza el valenciano? ¿A qué otro país del mundo pasa eso? ¿Por todo ello me pregunto cuando llegará Pentecostés a la Iglesia Valenciana?

Los obispos valencianos habrían de recordar lo que nos dice el papa Francisco en su exhortación, «La alegría del Evangelio», cuando invita a la Iglesia a «encontrar la manera que la Palabra se encarne en una situación concreta» (nº 24). En este texto el papa sueña con «una opción misionera capaz de transformarlo todo, para que las costumbres, los estilos, los horarios, el lenguaje y toda estructura eclesial, se conviertan en un camino adecuado para la evangelización del mundo actual» (nº 27).

El papa no puede ser más claro cuando expresa el hecho que «el Pueblo de Dios se encarna en los pueblos de la tierra, cada uno de los cuales tiene su propia cultura». Y también: «Cada pueblo, en su devenir histórico, desarrolla su propia cultura con legítima autonomía» (nº115). También en la lengua del País Valenciano, a pesar de la negativa de los obispos valencianos a promover, a respetar y a utilizar la lengua de nuestroa antepasados, la lengua de San Vicent Ferrer o de la Beta Pepa Naval.

Solo hace unos días (Religión Digital, 25 de mayo) el obispo de la diócesis gallega de Mondoñedo-Ferrol, afirmaba: «El gallego es un idioma muy hermoso que, como todos, expresa la mente y el corazón de un pueblo de sus gentes. Lo respeto, lo admiro, me gusta escucharlo y leerlo. Me ayuda a comprender algunas cosas, más allá de las palabras. Entiendo mucho y tengo que estudiar, aprender y practicar más. Lo utilizo en la liturgia todos los días».

El obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz, comprendió, a la luz del documento conciliar «Ad gentes», la importancia de la inculturación de las Iglesias, para así entender al mundo indígena, no asimilando la gente a la cultura española, sino respetando y valorando la dignidad de las culturas indígenas.

El obispo Samuel decía: «Yo veía las lenguas indígenas como un obstáculo para la evangelización». Pero luego comprendió que «cuando vas a un país no puedes exigir, para comunicarte, que la gente del lugar hable tu lengua. Comprendí que era más sencillo que los agentes de pastoral aprendieran las lenguas del lugar donde trabajaban, en vez de pretender que la comunidad aprendiese la lengua española».

¿Y los obispos y los sacerdotes valencianos? ¿Porqué no utilizan nuestra lengua en la liturgia y en la relación con los cristianos valenciano-parlantes? ¿Cuando llegará Pentecostés al País Valenciano? ¿Cuándo los cristianos valencianos podremos celebrar en nuestra lengua (sin haber de dejarla a las puertas de los templos) la Eucaristía y los otros sacramentos?

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído