VÍDEO / ¿Observaron los extraterrestres desde sus OVNI las crucifixión de Jesús?

La Torre de Babel: ¿Habla la Biblia de extraterrestres y de vida en otros lugares del Universo?

La Academia Nacional de Ciencia de los Estados Unidos publicó en su día un cálculo probabilístico según el cual, el universo puede tener una cantidad de estrellas equivalente a 10.000 de ellas por cada grano de arena que hay en la superficie terrestre.

Según PNAS, en nuestra galaxia existen unos 100.000 planetas donde hoy existe o ha existido vida inteligente.

Sería interesante que la PNAS calculara cuál es la probabilidad de que 100.000 civilizaciones vecinas coexistan sin tener la más mínima señal de vida unas de otras. Matemáticamente es casi cero.

A este dilema se le ha llamado la paradoja de Fermi, en honor al Nobel de física italiano Federico Fermi quién, refiriéndose a las civilizaciones extraterrestres se preguntó: ¨si existen tantas civilizaciones ahí afuera… dónde están todos?¨.

Será que nos ignoran? Será que se esconden de nosotros por temor a nuestra maldad?

Debido a que ¨casi cero¨ no equivale a cero, las esperanzas de encontrar a nuestros vecinos galácticos no desaparece.

Queremos hallarlos para conocer sus pensamientos y decirles nuestro nombre.

Por eso la búsqueda de inteligencia extraterrestre es uno de los mayores proyectos científicos de la humanidad.

Según Wikipedia, hay más de 5 millones de usuarios en más de 200 países que están participando en este programa, y han contribuido con 19.000 millones de horas computadora.

El 4 de diciembre de 2006, el programa operaba a 310 TeraFLOPS, siendo así el segundo ordenador más potente del mundo.

Hasta el momento la señal más prometedora analizada por SETI ha sido la SHGb02+14a, la cual se origina en la constelación de Piscis y Aries a 1000 años luz de la tierra”

Imposible leer sobre este esfuerzo monumental sin recordar el capítulo 11 de Génesis, donde se nos narra sobre un gran proyecto científico y tecnológico de la humanidad, encaminado a alcanzar el cielo.

La ascensión del profeta Elías a los cielos, en un carro de fuego.

No era la Torre de Babel en si lo que estaba mal. Lo malo era el motivo de los corazones de aquellos hombres, los cuales buscaban hacerse un nombre para si mismos, lejos de la voluntad de Dios.

La Biblia nunca niega que exista la vida fuera de la Tierra. Por el contrario, afirma sin vacilaciones que Dios se llevó a Enoc en su cuerpo terrenal, para que viviera junto a El, en su lugar sagrado.

También narra la escritura cómo un vehículo encendido se llevó en medio de un gran torbellino al profeta Elías, también en su cuerpo natural y cómo Miguel arrebató el cuerpo de Moisés para que no viera corrupción.

En algún sitio deberían estar Enoc, Elías y Moisés.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído