Padre Eugenio Pizarro

De la oración a la acción y de la acción a la oración

"Es una experiencia de oración y contemplación de Jesús que tuvieron los tres apóstoles"

De la oración a la acción y de la acción a la oración
Eugenio Pizarro Poblete

En la Transfiguración, Jesús recibe la certeza de que su muerte se cumplirá dentro de poco

(Padre Eugenio Pizarro).- Al comenzar debo advertir que ya he escrito sobre la Transfiguración. Lo he hecho movido por el Espíritu del Señor. Ustedes podrán encontrar en mi Blog el comentario de la Transfiguración en el tiempo de Cuaresma. Los invito, si lo estiman conveniente, remontarse a lo escrito en Cuaresma desde 2013.

Ahora, con la fe puesta en el Señor y su Espíritu, me nace escribir sobre la Transfiguración como un momento de «oración», pero también de una oración que lleva a un compromiso y «acción» cristiana. Ese compromiso y «acción» cristiana, a su vez, lleva de nuevo a la «oración», y así sucesivamente. Por eso: «De la oración a la acción y de la acción a la oración». Éste es el título de este escrito dominical.

«Seis días después , Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, su hermano, y los llevó a un cerro alto, lejos de todo». (Mateo).

«Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan,y los llevó aparte, ellos solos, a un monte muy alto». (Marcos).

Se trata de lo que hoy diríamos un Retiro Espiritual de oración.
Pero Lucas es más específico:

«Jesús llevó consigo a Pedro, Santiago y a Juan a orar».
(Lucas).

Estamos hablando de un encuentro personal de Jesús con su Padre y de los tres apóstoles con su Maestro. Es un momento de oración, que en medio de su compromiso y acción, Jesús hacía. Hay otros momentos señalados en el Evangelio en que Jesús, ya sea muy de noche o muy de madrugada, lo dedicaba a la oración después de su agotadora misión, compromiso o acción diaria.

Así, en oración, Jesús, el Dios hecho Hombre, iba comprendiendo su misión, acción y compromiso, voluntad del Padre. Esta nueva señal divina que Jesús recibe en la Transfiguración se debe a que empieza una nueva etapa: la de su pasión. En la Transfiguración, Jesús recibe la certeza de que su muerte se cumplirá dentro de poco. Y también se le da el sabor anticipado de la resurrección.

Todo denota: «De la oración a la acción y de la acción a la oración».

Por su parte, los tres apóstoles, en la Transfiguración, tuvieron su experiencia deoración y contemplación. Ellos, en una ocasión, al ver a Jesús orando y tomando un tiempo especial para hacerlo, le pidieron a Jesús: «Enséñanos a orar».

Para leer el artículo completo, pinche aquí

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído