Cuando el cristianismo dejó de ser una secta

La ‘cananea’, la catequista de Jesús

La voz de una mujer marginada, que no aceptó ser silenciada

La 'cananea', la catequista de Jesús
La "cananea"

Se ha dicho que el nombre de Dios es “apertura”, estoy convencido que es el mismo y verdadero nombre-identidad de la iglesia de Jesús

(Juan Manuel González).- Este encuentro con esta mujer fue decisivo para Jesús y para el cristianismo posterior. Podríamos decir que ella funda el cristianismo. O al menos, habría que reconocer el lugar clave de la mujer en la iglesia primitiva. Aquí hay una palabra fundante para Iglesia y la sociedad de hoy. Se ha dicho que el nombre de Dios es “apertura”, estoy convencido que es el mismo y verdadero nombre-identidad de la iglesia de Jesús.

Lectura del evangelio según Mateo (15,21-28)

En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón.
Entonces una mujer CANANEA, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle:
«Ten compasión de mí,
SEÑOR, Hijo de David.
Mi hija tiene un demonio muy malo.»

Él no le respondió nada.

Entonces los DISCÍPULOS se le acercaron a decirle:
«Atiéndela, que viene detrás GRITANDO.»

Él les contestó:
«SÓLO me han enviado a las ovejas descarriadas de ISRAEL.»

Ella los alcanzó y se POSTRÓ ante él, y le pidió:
«SEÑOR, socórreme.»

Él le contestó:
«No está bien echar a los perros el pan de los hijos.»

Pero ella repuso:
«Tienes razón, SEÑOR;
pero también los perros se comen las migajas
que caen de la mesa de los amos.»

Jesús le respondió:
«Mujer, qué GRANDE es tu FE:
que se cumpla lo que deseas.»

En aquel momento quedó curada su hija.

Estructura literaria

I. PRIMERA parte (vv. 22-24) dos momentos:

1. petición de la cananea y silencio de Jesús (vv. 22-23a);
2. ruego de los discípulos y respuesta negativa de Jesús (vv. 23b-24).

II. SEGUNDA parte (vv. 25-28) dos momentos:

1. nueva solicitud de la mujer y respuesta negativa de Jesús (vv. 25-26);
2. insistencia de la mujer, respuesta positiva de Jesús y sanación de la hija (vv. 27-28).

Contexto literario

Se trata de un texto extraordinario y de importancia esencial. Retoma le relato del Evangelio de Marcos, aunque ciertamente, Mateo lo ha enriquecido en dramatismo.
Se marra un primer relato de “multiplicación de los panes”, sobran doce canastos lo que indica que el Reino es para los Israelita (12 hijos de Jacob, 12 tribus, etc.).
Luego se narra el encuentro con la cananea que lo ayuda descubrir que los paganos también necesitan del Reino.

Finalmente, Mateo narra una segunda multiplicación de panes, donde sobran siete canastos, lo que indica que el Reino es para los paganos (7: significa totalidad, apertura a los paganos, 70 naciones, 7 diáconos, etc.).

Nacimiento del cristianismo

Mateo señaló, la mirada nacionalista de Jesús (Mt. 10,6). Esa Cananea le abre la cabeza y le ayuda a mirar hacia los paganos. Podemos decir, que gracias a este encuentro el cristianismo dejo de ser una secta judía al interior del judaísmo, para convertir es un movimiento abierto a todas las gentes (Mt. 28,18-19).

El papelón de Jesús

Mateo ha exagerado el relato de Marcos, y destaca gravemente la posición de Jesús. Por eso el relato se torna dramático: la mujer tiene que insistir tres veces (3 veces le llama “Señor”, notar que tres designa superlativo para los judíos).

Los discípulos le piden que la atienda porque están viviendo un papelón. Primero Jesús hace silencio, la segundo se expresa como una nacionalista cerrado, al final reconoce la verdad de la cananea.

Modelo de mujer in-sumisa

Con los salmos de lamentación, Israel exige que Dios sea tal y como ha prometido que será. Israel no permitirá que se olvide.

No es judía (cananea): en la línea de Abraham y de Moisés, negocia con Dios (Gn.18,22-33, Nm.11,11-15).

Ella es modelo de una fe no-sumisa. Supera los estereotipos de la pasividad femenina. Es la voz de una mujer marginada, que no aceptó ser silenciada.

Cananea y exorcista

El término “cananea” es extemporánea, en la genealogía (Mt.1) se mencionó a RAJAB la cananea prostituta que les facilitó la entrada a la tierra prometida. Del mismo modo que al centurión pagano, Jesús lo elogió, con la expresión “grande en tu fe”, en este caso a un pagan, Jesús le dedica el ismo elogio “grande es tu fe”.

El “exorcista”, saca demonios. A la mujer no se le reconoce ese rol. Si lo intenta se la llama hechicera o autora de brujerías. En este relato, es la grande fe de la cananea, la que libera a su hija del demonio.

Para leer otros artículos del autor, pinche aquí.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído