No existe un registro sobre los imanes, que son elegidos por las propias comunidades

Islam y progres: Los 5 imanes que llaman a la yihad en España y siguen aquí tan panchos

En España hay unos dos millones de musulmanes y alrededor de 1.500 mezquitas.

No existe un registro sobre los imanes, que son elegidos por las propias comunidades.

Trabajan como empleados y son asalariados, muchas veces con sueldos mínimos.

Esta circunstancia propicia el exilio de los líderes religiosos moderados y la llegada de imanes con un discurso más radical.

Conocemos algunos de los proyectos y de los protagonistas más próximos a las líneas dibujadas por organizaciones yihadistas:

Corella: mezquita salafista

Tras la construcción de la mezquita se encuentra una asociación bautizada con el nombre de Comunidad Mezquita El Baraka de Corella. El proyecto arrancó en 2012 con la compra de una parcela de 450 metros cuadrados en la urbanización San Benito, una operación en la que el Ayuntamiento navarro se embolsó unos 130.000 euros. En la zona se agolpan chalés unifamiliares y otras viviendas que se construyeron durante el boom inmobiliario. Con el estallido de la crisis, muchos de los proyectos urbanísticos en la zona quedaron abandonados.

Cornellá: la «santidad» de Ben Laden

El 8 de abril de 2015, el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz, admitió en una entrevista que de las 1.300 mezquitas que había en España, su Ministerio tenía controladas a 98 por su «radicalidad»; la mitad de ellas estaban en Cataluña. Desde entonces se ha tomado esa cifra como referencia, aunque fuentes de Interior consideran esos datos muy cambiantes: «Muchas de ellas están ubicadas en garajes, locales o pisos alquilados, y cambian rápidamente de lugar o de imán».

Mallorca: «Alá perdona sus pecados a quien muere en la yihad»

A Tarik Chadlioui lo detuvieron en Birmingham, Reino Unido, en junio de 2017. Bajo su nombre se esconde uno de los clérigos salafistas más influyentes: «El que muere en la yihad (luchando en el camino de Alá) desde la primera gota de sangre, Alá le perdona todos sus pecados», oraba en sus sermones. Su trayectoria se dibuja sobre un rosario de países, con España como uno de sus puntos clave. Y más concretamente, sobre Mallorca.

Málaga: un imán converso

Rafael nació en Bruselas hace 57 años, aunque al casarse con una mujer marroquí e instalarse en Málaga adoptó el nombre de Mustafa Maya Amaya. Se movía con dificultades, arrastrando una cojera, y no ocultaba su fijación protalibán: «Puedes matar a gente culpable de algo», solía defender.

Teulada (Alicante): un falso pacifista

A Hesham Shashaa se le veía con frecuencia por la mezquita de Teulada, en Alicante. Su discurso imploraba el acercamiento entre culturas y religiones, una versión pía del Islam que le permitió ganarse la etiqueta de pacifista. «Los yihadistas usan la religión para sus propósitos personales y declaran la guerra a judíos y cristianos, pero yo quiero que la gente siga lo que el Islam realmente dice», aseveraba en una entrevista publicada en New York Times.

Madrid: reclutando frente a la mezquita

La desarticulación de una célula acusada de captar yihadistas en el marco de la operación Gala salpicó tangencialmente a la mezquita de la M-30 de Madrid, la más grande de España. Los nueve detenidos formaban parte de la Brigada Al-Ándalus, y su misión constituía la de buscar fondos y recaudar combatientes para enviarlos a Siria e Irak.

Las «pseudomezquitas»

«El problema surge principalmente en pseudomezquitas como la de Ripoll», apunta Javier Lesaca, investigador de la Universidad George Washington y autor del libro Armas de seducción masiva, clave para comprender los diferentes mecanismos de radicalización que emplea el Estado Islámico. En su opinión, los procesos de captación han variado con el paso de los años: «Antes se producía a través de núcleos personales o familiares, pero ahora va ganando peso la variable de la narrativa digital». Redes sociales, canales como Telegram o producciones audiovisuales constituyen el principal arma de los yihadistas.

-¿Qué se puede hacer para combatir esos extremos?

-Vecinos, comunidad musulmana, autoridades… si hay síntomas de alarma, deben advertir de ellas, por ligeras que sean. La lucha contra el terrorismo está en los detalles y por eso es importante compartir información, aunque parezca informal.

 

En el vídeo: Musulmanes con DNI español que odian a los españoles

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído