Faustino Vilabrille

Misas en latín y cardenales díscolos con el Papa

"Cardenales abiertamente integristas y conservadores"

Misas en latín y cardenales díscolos con el Papa
Faustino Vilabrille

Por eso somos también ahora muchos millones los que estamos plena e incondicionalmente a su lado

(Faustino Vilabrille).- Varios Cardenales, opuestos al Papa Francisco celebran, sin Francisco, los diez años del retorno de las misas en latín, que había autorizado Benedicto XVI.

Estos días Religión Digital ofreció información referida a unos cuantos cardenales Müller, Burke, Sarah, Tedeschi… abiertamente opuestos al Papa Francisco, reunidos en esta ocasión para celebrar el retorno a la misa en latín que autorizó Benedicto XVI hace diez años, en un intento por parte de ellos, de volver a la misa anterior al Concilio Vaticano II, en cuya celebración no hicieron referencia alguna a Francisco, y sí la hicieron reiteradamente a Benedicto XVI, que autorizó y permitió el uso generalizado de la misa preconciliar.

Estos cardenales, sumisos incondicionales a los dos papas anteriores y no al Papa Francisco, abiertamente integristas y conservadores, forman parte de un grupo donde estaban también Walter Brandmüller, Caffara y Meisner, que firmaron e hicieron pública una carta, en una maniobra sin precedentes en el Vaticano, exigiéndole a Francisco respuestas contundentes, sí o no, sobre algunos contenidos de la exhortación apostólica «Amoris Laetitia», La Alegría del Amor.

Müller, que vino a conferenciar el año pasado al Seminario de Oviedo, acusa al Papa de no basar su autoridad magisterial en una teología «competente». Y por su parte Robert Sarah culpa a la misa del Vaticano II de «la devastación, la destrucción y las guerras» en la Iglesia.

¿Cómo es que estos señores cardenales no se dieron por enterados, aunque bien lo sabían, de que en la Iglesia había un espantoso terremoto, la pederastia, de miles de clérigos y algunos obispos, de la cual se siguen descubriendo casi a diario casos nuevos, y fue ocultada por ellos mismos, por muchos obispos y por los dos papas anteriores? Este ocultamiento, señor Müller, ¿fue teología «competente»? Este ocultamiento, señor Sarah, ¿no fue una colosal devastación y destrucción de la Iglesia?

Y ahora que llega un Papa, Francisco, que quiere hacer limpieza de esta nefanda lacra y otras indecencias, se oponen tan abiertamente a él e incluso a veces no disimuladamente insinúan que hay que «hacer la vista gorda» ante tan grandes daños, no solo a las personas que fueron víctimas, sino a toda la Iglesia.

A pesar de ustedes, señores cardenales díscolos que otrora nos pedían sumisión y acatamiento a todo lo que venía de los Papas y ahora nos dan tan mal ejemplo, y a pesar de los grandes fallos que tuvo la Iglesia a lo largo de los siglos, reconocemos agradecidos que gracias a ella ha llegado hasta nosotros el mensaje del Evangelio de Jesús de Nazaret, un mensaje que dio luz y sentido de la vida a muchos cientos de millones de personas a lo largo de sus 20 siglos de historia, y llevó a cientos y cientos de los discípulos de Jesús a comprometer su vida por los grandes valores del Reino de Dios en este mundo: la justicia, el amor, la fraternidad, la igualdad, la solidaridad, el compromiso con los más empobrecidos, y la esperanza de creer que otro mundo mejor es posible para todos los seres humanos y toda la creación.

Por aquí va la renovación que el hermano francisco, Obispo de Roma, quiere hacer realidad en el mundo y en la Iglesia. Por eso somos también ahora muchos millones los que estamos plena e incondicionalmente a su lado.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído