Las conquistas y los lugares sagrados

El islam, ¿religión de paz? (II)

¿Cuál es la historia detrás de La Meca, la 'Mezquita del Profeta' o la Mezquita de Al-Aqsa?

El islam, ¿religión de paz? (II)
Islam y la Kaaba

El Islam tiene dos ramas, la sunita (más numerosa hoy) y la chiíta. La división se originó tras la muerte del profeta Mahoma en el año 632, en que se planteó el problema de su sucesión

(Saturnino Rodríguez).- Entre 711 y 716 comienza la conquista árabe, de casi ocho siglos (772-1492), de la Península Ibérica (España y Portugal). La reacción es temprana y la conocida como «Reconquista» comienza en realidad por Pelayo en Asturias en 722 siendo «el comienzo del fin» del dominio almohade musulmán la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212, y culmina con la conquista del último reduzco de Granada definitivamente 2 enero 1492 por parte de los Reyes Católico Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.

Cien años después de la muerte de Mahoma, el avance árabe en la conquista de Europa Occidental había sido era detenido por Carlos Martel a las puertas de Francia en la batalla de Poitiers en el año 732).

A los 40 años y durante 23 años Mahoma divulgó la revelaciones recibidas de Dios a través del arcángel Gabriel . Su contenido se encuentra en el Corán, era memorizado y registrado por sus compañeros.​ Durante este tiempo, Mahoma predicó a la gente de La Meca, invitándoles a abandonar el politeísmo. La opinión de los musulmanes no es la de Mahoma como creador de una nueva religión, sino como el restaurador de la original, la fe monoteísta de Adán, Abraham y otros, que se había corrompido.

El Imperio islámico con los califas

Posteriormente los sucesores de Mahoma (que ya había logrado unificar Arabia) extendieron el dominio del imperio árabe a Siria, Mesopotamia, Persia, Egipto, el Norte de África y Al-Ándalus (Andalucía, España). y cercaron dos veces Constantinopla. Entre 711 y 716 comienza la conquista árabe, de casi ocho siglos, de la Península Ibérica (reconquistada en 8 enero, y en 732, cien años después de la muerte de Mahoma, el avance árabe en la conquista de Europa Occidental es detenido a las puertas de Francia en la batalla de Poitiers.

Chiítas y Sunitas, las dos ramas del Islam

El Islam tiene dos ramas, la sunita (más numerosa hoy) y la chiíta. La división se originó tras la muerte del profeta Mahoma en el año 632, en que se planteó el problema de la sucesión. Tema en el que nos entretendremos para entender los orígenes la división cuyos efectos llegan de alguna forma al día de hoy no sólo por las complejas relaciones en Oriente Medio, sino que representa hoy una de las mayores amenazas para la seguridad del planeta.

Mahoma murió en el año 632 y entre sus seguidores surgieron discrepancias sobre quién debía ser su sucesor. Los fieles se dividieron en tres corrientes: la chiíta (la Shi’at Ali -«facción de Alí») – de donde procede el nombre de chiíes – que optó por Alí Ali ibn Abi yerno y primo del profeta Mahoma, lo que para ellos era el requisito principal. Fue criado en la casa de Mahoma desde los seis años como hijo adoptivo suyo. A su vez, el padre de Alí, Abu Talib, era el tío y tutor de Mahoma y quien le acogió tras quedar este último huérfano. Por otra parte la corriente sunnita (de sunna «tradición», relato de hechos y enseñanzas de Mahoma) que afirmaba que dice que Mahoma designó como sucesor antes de morir que «el imán Alí será el sucesor ante la multitud de los fieles». Sobre esa supuesta base el año 632 Alí apoyado por sus partidarios tomó el título de califa («sucesor del Mensajero de Dios»).

Sin embargo gran parte de la comunidad eligió a Abu Bakr por entender que esa era la voluntad de Mahoma cuando, al caer él enfermo le designó para que dirigiese las oraciones en su lugar. Mercader en La Meca y miembro de la tribu de Quraysh como Mahoma, fue el primer hombre, fuera de la familia, que se convirtió a la nueva religión predicada por Mahoma a quien acompañó al exilio (Hégira) en Medina. Se convirtió en suegro de Mahoma al casarse éste con su hija Aisha. 

Por todo ello en el año 632 usurpó el título de califa, «sucesor del Mensajero de Dios», primer califa del Islam,​ iniciando la serie de los llamados «califas ortodoxos». Así, en 632 se convirtió en la primera persona que llevó el título de califa, esto es, de ‘sucesor del Mensajero de Dios’. Su elección fue contestada por Alí ibn Abi Tálib que era primo y yerno de Mahoma.

Los sunitas – Abu Bakr (573-634)

Abu Bakr, era un mercader en La Meca y miembro de la tribu de Quraysh (la originaria también de Mahoma), que se convirtió en suegro del profeta Mahoma al casarse con su hija Aisa (su tercera mujer). Era el primer hombre, fuera de la familia (dentro de la familia para los chiitas lo era Alí) que se convirtió a la nueva religión predicada por Mahoma ​ a quien acompañó al exilio (hégira) en Medina.

Los chiítas – Ali ibn Abi (599-661)

Alí (Alí Ibn Abi Tabid), primo y yerno del profeta (casado con su hija Fátima) aunque se sintió contrariado acató la decisión, aunque la divergencia originaría la división de los musulmanes en tres ramas: suniés, chiíes y los jariyíes en desacuerdo con ambos.

Alí Ibn Abi Tabid que preveía ser el próximo califa tras la muerte de Abu Bakr tuvo que esperar nuevamente porque la comunidad eligió en 634 a Omar (amigo y suegro de Mahoma) y en 656 a Ostman (Utman), por lo que acabaría siendo el cuarto «califa ortodoxo» para los suníes. Los tres anteriorescalifas según varias fuentes, murieron o asesinados o en extrañas circunstancias.

Sunísmo – Abu-Hakr Al-Siddīq

Abu-Bakr como primer califa aplacó revueltas, expandió su imperio (sobre todo en Irak) y realizó la primera compilación del Corán, pues hasta entonces se recitaba de forma oral.

Murió en el 634 y nombró como segundo califa a Omar (Umar ibn al-Jattab), quien fue ratificado por la comunidad. Y tras de él Otmán (644). Tras el asesinato de éste último es cuando fue elegido como cuarto califa Alí.

Chiismo – Alí ibn Abi Tálib

Oponente a Abu Bakr en la sucesión de Mahoma – es para los sunistas el primer califa, sucesor del Profeta pero para los sunitas es el cuarto y último «Califa ortodoxo bien guiado» (Rashidun).

Según la tradición chií fue la única persona nacida en el santuario de la Kaaba de La Meca,​ el lugar más sagrado en el islam, hacia el año 600 y el segundo ser humano en convertirse a la religión del islam; el primero fue Jadiya, la esposa del profeta.

El asesinato del califa Otman el año 656, el segundo califa tras Abu Bark lo aprovecharon los alíes (partidarios de Alí, primo y yerno de Mahoma) para nombrarlo califa y que desde la muerte de Mahoma reclamaba su derecho a sucederle, organizando una facción llamada en árabe shi`at `ali, («partido de Alí», de donde viene el término chií).

Ali tuvo que sufrir dos rebeliones internas. La primera por parte de Aisha – la tercera esposa y viuda del Profeta e hija del primer sucesor y califa Abu-Bakr – que se oponía a que el poder recayese en manos de quien consideraba sospechoso de la muerte de su padre.

Entre los aspirantes y seguidores el más importante era Muawiyya, miembro de la familia de los Omeyas y gobernador de Siria, sobrino de Omán (Uthman) el tercer califa. La rebelión del año (diciembre 656) sofocada en la llamada Batalla del Camello (Basora, Irak), dio paso a una segunda revuelta.

La revuelta culminaría un año después (julio 657) en la conocida Batalla de Siffin, llanura junto al Éufrates medio cercana a la actual ciudad siria de Raqqa (Siria) que los árabes denominan Al-Fitna Al-Kubra o «gran guerra civil» que enfrentaría a 90.000 guerreros (25.000 bajas) entre los seguidores de Alí ibn Abi Talib, cuarto califa del Islam y los del gobernador de Siria Muawiya ibn Abi Sufyan.

Tras esta batalla fue cuando los musulmanes quedaban realmente divididos en tres grupos: suníes, chiíes y jariyíes. Las fuerzas de ambos bandos principales se encontraban muy equilibradas, por lo que Ali y sus seguidores (shi’al Ali, o chiíes) para evitar derramamiento de sangre, apoyaron la idea de un arbitraje entre los dos líderes.

La estratagema fue apoyada por uno de los generales de Ali, y una gran cantidad de sus guerreros, por lo que Ali, terminó aceptando el arbitrio y retirarse a Nayaf, población fiel a su causa.

Ese mismo año de 661, Muawiya fue proclamado Califa en Damasco, continuando con el Califato Omeya, iniciado por su tío Uthman.

Aunque ambas ramas han coexistido por siglos, compartiendo muchas creencias y prácticas, sunitas y chiitas mantienen importantes diferencias en materia de doctrina, rituales, leyes, teologías y organización…de graves consecuencias hasta hoy como veremos y que dio origen a la tercera rama del islam, los jariyíes.

Sin haber llegado a un acuerdo tras dos encuentros, un cariyí llamado Abd-al-Rahman bn Muljan, en venganza por la matanza de Nahrawan (Bagdad), hirió a Alí con una espada envenenada en la puerta de una mezquita en Kufa (Bagdad, IraK), muriendo a los dos días siendo enterrado en un lugar secreto que sería identificado con un lugar cercano a Kufa donde se erigió un santuario Ali Masjid que dio origen a la ciudad de Nayaf o An-Nayaf. Ali murió asesinado como resultado de las intrigas, violencia y guerras civiles que marcaron su califato. Y a sus hijos, Hassan y Hussein, se les negó lo que ellos consideraban su derecho legítimo de sucederlo.

Tras el asesinato (martirio) de Ali ibn Abi Talib, yerno de profeta Mahoma, cuarto califa y primer imam chií, sus seguidores habían proclamado a su segundo hijo Husayn (Hussein) como nuevo califa, pero el gobernador de Siria, Muawiya ibn Abu Sufian, pactó con él su abdicación para tomar el mando, posiblemente con la promesa de devolverle el mando en el futuro.

Husayn ibn Ali ibn Abi Talib (Hussein) fue el segundo hijo de Alí (Ali ibn Abi Talib) y de la hija de Mahoma Fátima, nieto de Mahoma, venerado por los chiitas.

Ocho años después, Husayn moría envenenado en Medina (Arabia Saudí) en un asesinato tras el cual muchos vieron la mano de Muawiya, fundador de la dinastía omeya, quien designó a su hijo Yazid como sucesor traicionando así su promesa.

Así, en 632 usurpó el título de califa, esto es, de «sucesor del Mensajero de Dios». Así comenzó el desacuerdo entre ambas tendencias que culminaría en el año 40 AH, en que Alí fue asesinado por un muradita fanático de la secta de los jariyitas. El personaje de Alí goza hoy de gran popularidad en el mundo islámico, sobre todo, lógicamente, entre los chiíes. Su mausoleo en la ciudad de Nayaf (Irán) es un importante lugar de devoción chií y también suní.

Al morir Muawiya su hijo Jazid se convertiría en el segundo califa omeya que no era aceptado por Husayn ibn Alí hijo de Alí y nieto del Profeta por su conducta reprobable, que quiso hacerse con el poder. El 10 de octubre del 680 se libró un breve enfrentamiento conocido como batalla de Kerbala entre tropas enviadas por Yazid I, de los Omeyas, y un pequeño grupo de familiares y seguidores que acompañaban a Husayn que se dirigía a Kufa, donde le habían invitado para ostentar el poder del califato.

Ashura, celebración en el mes Muharram, recordando el asesinato de Husayn, hijo de Alí

La batalla en la que mataron a Husayn y sus seguidores ocurrió en el día 10 del mes Muharram (año 61 de la Hégira en el calendario musulmán) conocido como día de Ashura y celebrado hasta hoy después de más de 1.300 años como día de dolor especialmente por los chiitas aunque también por los sunistas como día de dolor por la pertenencia de Husayn a la Ahl al-Bayt a la «casa de Mahoma».

La Ashura, (10 en árabe) es el día 10 Muharram que es el primer mes del calendario musulmán, y uno de los cuatro meses sagrados del año, el segundo después del Ramadán. En él está prohibido luchar: su nombre deriva de haram (prohibido). Es bien conocido por su significado histórico y por el luto por el asesinato de Husayn ibn Ali, nieto de Mahoma. Aquella jornada del año 61 de la Hégira (el 10 de octubre del 680 del calendario cristiano) es una de las fiestas destacadas del islamismo, especialmente chiita. . Dado que el calendario islámico es un calendario lunar, Muharram se mueve de año en año cuando se compara con el calendario gregoriano. Se produciría una batalla entre musulmanes que agravaría para siempre la división entre chiíes y suníes.

La máxima expresión de la conmemoración chiita de la Ashura (dentro del Muharram) es en Karbala (Irak), lugar donde se encuentra el mausoleo de Imám Husayn, que congrega hasta dos millones de creyentes. Los devotos desfilan hasta el santuario blandiendo en sus manos instrumentos de sacrificio y haciéndose heridas en el cuerpo hasta quedar completamente ensangrentados. Los penitentes desfilan por las calles flagelándose y golpeándose para rememorar el sufrimiento de Husayn.

Los lugares sagrados del Islam: los tres destinos sagrados de peregrinación del Islam para los musulmanes

La Meca (Arabia Saudí) es el lugar sagrado por excelencia por ser la ciudad donde nació el Profeta Mahoma. Visitada cada año por millares de peregrinos como señala el Corán al menos una vez en la vida si es posible. Dentro de la ciudad de La Meca se levanta la gran mezquita de Al-Haram (año 638), en cuyo interior están los lugares sagrados por excelencia, un interior cuadrangular que alberga en su punto central la Kaaba (o Caaba) que la tradición islámica dice ser un aerolito entregado a Abraham del Ángel Gabriel. Y el Pozo sagrado de Zamzam. Este es el punto hacia el que musulmanes de todo el mundo se orientan para ejercer el rezo diario de las oraciones.

La «Mezquita del Profeta» en Medina (Arabia Saudita). La mezquita original fue construida por el profeta. Mahoma que está enterrado en un mausoleo en ella. Los siguientes califas aumentaron el tamaño y la decoración de la mezquita. Se construyó en 622 con ocasión de la Hégira de Mahoma y sus compañeros de La Meca a Medina. Algunos días después de haber empezado la construcción de la mezquita de Quba, Mahoma empezó la construcción de una segunda mezquita en Medina, hoy conocida por el nombre de Masjid al-Nabawi, o mezquita del profeta.

La mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén (Israel). Según la creencia musulmana Mahoma ascendió a los cielos desde la Ciudad Antigua y por lo que se levantó la Mezquita de la Roca o Cúpula de la Roca. Ocupa el mismo lugar que en sus días tenía el antiguo templo de Salomón -hijo del Rey David-, el Monte Moria. Su construcción fue tres años después de la muerte del Profeta (635) bajo el mandato del Califa Omar tras la toma de Jerusalén en ese mismo año. La roca que preside el interior es el lugar donde Mahoma efectuó su «viaje nocturno hacia los Siete Cielos» en la Roca que preside el interior del templo. El lugar fue atacado por el Califa Hakim hasta destruirlo (1009), lo que provocó la Primera de las Cruzadas por la que Jerusalén fue conquistada en ese año. En el cielo le fueron presentados a Mahoma los profetas y conoció a Abraham, Moisés y Jesús entre otros.

Masjid al-Aqsa se traduce como «la mezquita lejana». La mezquita Al Aqsa (que significa «la Lejana» es una aldea situada entre La Meca y Taaf en la Península de Arabia (ahora Saudi Arabia). Una de las mezquitas fue llamada «al-Masjid al-Adna», que significa «la mezquita más cercana» y la otra «al-Masjid al-Aqsa» («más lejana»), en la explanada de las mezquitas de Jerusalén. al cual se referiría el capítulo del Corán llamado «El Viaje nocturno» que dice: Mahoma viaja de La Meca a la «mezquita más lejana».

Los chiitas, además de los lugares anteriores, también peregrinan al mausoleo del imán Hussein en Karbala (Irak).  También llamada santuario de Husayn ibn ‘Alī que fue construída en 680 y ha sufrido numerosas destrucciones hasta su última renovación en 1991. Varias de ellas por los enfrentamientos sunitas-chiitas. La mezquita-santuario es un faro espiritual de los chiís tras la Meca y Najaf donde esté enterrado Mahoma aunque también reconocido y muy visitado por los sunitas.

Otros lugares menores motivo de peregrinación

El Monte Arafat que es una colina de granito situada al este de La Meca (Arabia Saudita). Es también conocida como la «Montaña de la Misericordia» donde Mahoma pronunció el sermón de despedida a los musulmanes que lo habían acompañado por la Hajj hacia el final de su vida.

El Valle de Mina es un poblado al este de la ciudad santa de La Meca en Arabia Saudita que une el centro de La Meca con el Monte Arafat. Se encuentra en la carretera por el que los peregrinos deben pasar durante el peregrinaje mayor en el que se encuentra la representación del diablo en unas columnas de piedra, y que simbólicamente los fieles «lapidan al diablo» en el Puente Jamarat. Esto ocurre los días 10, 11 y 12 de du l-hiyya (duodécimo mes «de la peregrinación).

El día 10 tiene lugar en este emplazamiento la «Fiesta del Sacrificio» (Eid al-Adha) celebrada conjuntamente en todo el mundo musulmán. Consiste en el sacrificio al atardecer de una oveja, de un camello, un buey o un carnero. Quienes sienten repugnancia ante el derramamiento de sangre prefieren hacer el ayuno de diez días. Esta festividad, que tiene lugar el décimo día del mes de Zil-Hajj (entre septiembre y noviembre), 70 días después del Eid al-Fitr, es incorporada en el Hajj, la gran peregrinación a la Meca, que debe realizarse por lo menos una vez y preferiblemente durante este mes de diciembre.

– Continuará en III parte


CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído