Destaca que cuida "toda la persona"

El embajador de España en Bolivia visita el proyecto Hombres Nuevos

"Estoy de acuerdo con el proyecto por su concepción integral de la cooperación", declara

El embajador de España en Bolivia visita el proyecto Hombres Nuevos
El embajador de España con el equipo del proyecto Hombres Nuevos en Bolivia Fundación Hombres Nuevos

Estoy de acuerdo con el proyecto Hombres Nuevos... porque atiende y cuida todas las dimensiones de la persona humana: Educación, Salud, alimentación, promoción integral social, cultura, deporte, tiempo libre, arte, abierto a la Trascendencia

(Monseñor Nicolás Castellanos, presidente de la Fundación Hombres Nuevos).- Puntual y sonriente, como amigo que llega a su casa, con la mirada cómplice y reconfortante. En el poco tiempo que lleva en Bolivia, pocos meses, es la segunda vez que nos visita Enrique Ojeda Vila, embajador de España en Bolivia.

Conocía el proyecto Hombres Nuevos de cuando fue cónsul de España en La Paz. En el duro bregar cotidiano la presencia de nuestro embajador es un desencadenante de motivaciones en el camino de los pobres. 

Aquí en los pagos bolivianos no abundan este tipo de visitas y encuentros. Resulta reconfortante el reconocimiento de la autoridad española en Bolivia. Gracias, querido embajador y amigo Enrique Ojeda Vila. Nos cautivó tu sencillez, cercanía, interés por recorrer las 23 áreas del proyecto Hombres Nuevos, con los responsables bolivianos del proyecto, que hoy lo gestionan y alientan.

Nos encantó tu juicio de valor al finalizar el recorrido: «Estoy de acuerdo con el proyecto Hombres Nuevos por su concepción integral de la cooperación, porque atiende y cuida todas las dimensiones de la persona humana: Educación, Salud, alimentación, promoción integral social, cultura, deporte, tiempo libre, arte, abierto a la Trascendencia».

Se detuvo en el hospital Virgen Milagrosa, porque estamos analizando la posibilidad de ampliación y remodelación para que los pobres sean atendidos como «señores», al decir de S. Vicente de Paul cuya fiesta celebramos hoy.

La iglesia del «Mechero», Santa Mónica y Beato Oscar Romero, le deslumbró por su esplendor arquitectónico, por la belleza lograda del retablo, de estilo chiquitano, esculpido en los talleres de S. Miguel de Velasco, que dirige la H. Eva María Staller, con el añadido sorprendente del órgano del siglo XIX.

No dudó en afirmar que era todo un monumento de fuerte atracción turística, cultural y un exponente religioso, en medio de esta cultura secularizada, que se quiere olvidar de Dios, pero no puede.

Le sorprendió, con agrado, que Hombres Nuevos funde y gestione la única Facultad de Teatro en toda Bolivia, bajo el techo de la Universidad Católica San Pablo, de Bolivia, dirigida sabiamente por Marcos Malavia.

Cuando visitamos el comedor de Hombres Nuevos, comentó al niño que tiene hambre hay que darle de comer y al joven del campo Hombres Nuevos le ofrece una residencia universitaria.

Le pareció un proyecto original e imprescindible el programa de becas universitarias para formar profesionales con sensibilidad social.

No dio tiempo a visitar el Vivero de Microempresas. Quedó para otra vez. En cambio le encantó verificar que los pobres tengan una piscina, con un precio social y también la oportunidad de cultivar la interioridad, el sentido de la trascendencia, la amistad con Dios, en una casa de Espiritualidad, de Encuentros Culturales y de Formación.

Y el encuentro concluyó con un almuerzo cordial con todos los voluntarios bolivianos y españoles al que nos acompañó el director general del proyecto Hombres Nuevos, el arquitecto Alfredo Soliz, que fue felicitado, por nuestro embajador, Enrique Ojeda Vila, por ser el artífice de todas las construcciones de Hombres Nuevos.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído