Autoridades y jerarquías

El islam, ¿religión de paz? (III)

"Para los chiiés los Imanes son jefes supremos de la comunidad, equivalente al califa de los sunitas"

El islam, ¿religión de paz? (III)
Islam

La institución del Imanato no existe entre los sunitas, para quienes la religión no ostenta el poder temporal. Sin embargo es fundamental entre los chiitas

(Saturnino Rodríguez).- La autoridad en el territorio islámico tras la muerte de Mahoma tiene varios nombres y cometidos: califa, emir o imán; el Corán encomienda que se les obedezca,​ siempre y cuando no contradigan las leyes del islam.

La autoridad político-religiosa máxima en el islam es el califa, elegido entre los creyentes. En segundo lugar los emires o príncipes, y le siguen el jeque, el alcalde y el imán. El islam no tiene sacerdotes, sino guías religiosos llamados imanes que generalmente son nombrados por la propia comunidad. Existe de todos modos una serie de sabios, los ulama, y alfaquíes, que tienen el mismo una autoridad social y religiosa similar a la de los «hombres religiosos» en otras religiones.

El Califa (jalifa, «representante») es el sucesor y delegado de Mahoma. Su función es ejercer la autoridad de creyentes de acuerdo al modelo creado por Mahoma. El equivalente en Occidente sería el Emperador, máxima autoridad del mundo islámico con doble liderazgo político y espiritual. Se asemeja a instituciones, como la del Papa en la Iglesia Católica o la de Dalái Lama en el budismo tibetano.

El Emir (Dawlat Al-Imārāt) es un titulo nobiliario usado en jeques de alto linaje usado históricamente en los estados islámicos, análogo a Príncipe, y el Emirato a un Principado. Era un gobernador que dependía directamente del califa de Damasco con plenos poderes políticos, económicos y administrativos. También ejercía un poder político y militar.

El Imán​ (imām, «que predica la fe»), no es el equivalente al rabino judío o al sacerdote católico sino que en el Islam ​es la persona que dirige la oración colectiva. La corriente islámica suní carece de clero y un imán puede ser cualquier persona que conozca bien el ritual del rezo. Suelen afirmar que cada musulmán puede ser su propio imán y que el cargo de imán existe sólo mientras dura la oración.

El Sultán (sulta, «poder») titulo que equivale a un monarca o rey. En algunos países islámicos gobierna un Sultán como en Brunei y Omán.

El Jeque (shayil o sheyil, «anciano») es un líder religioso o político a nivel local, comparable al arquetipo de viejo sabio, anciano. También aplicado a beduinos y potentados o imán de mezquita instruído y rersados en religión como alfaquíes, ulemas, muftis…

El de ISIS, o EI (Dáesh o Daish) en castellano Estado Islámico) es un grupo terrorista insurgente fundamentalista yihadista wahabita autoproclamado Califato por Abu Bakr al-Baghdadi (nacido en Samarra, Irak 28 julio 1971) que e proclamó califa de los musulmanes de la organización yihadista Estado Islámico (29 junio 2014).

Los 4 «califas ortodoxos»

Los sunníes de lengua urdu a veces les llaman los «cuatro amigos» y a su dominio el «reinado de los cuatro califas».

1- Abu Bakr as-Siddiq. Se duda que fue envenenado.

2- Omar (Umar) ibn al-Jattab (634-644). El mejor califa por su liderazgo y reparto de los botines entre el pueblo. Muere asesinado.

3- Uthman Ibn Affan (644-656) obligado por el pueblo de Medina. Los rebeldes Jariyitas que le matan degollándolo

4- Ali Ibn Abi Talib (656-661) primo y yerno de Mahoma reprime a los jariyitas. Asesinado por uno de ellosd Abd-al-Rahman ibn Muljam. Se instaura la dinastía de los Omeyas (661)

5- Algunos incluyen a Hasan ibn Ali (655-680), hijo de Alí, como el quinto califa rāshid («bien guiado).

Según los chiíes, el primer califa fue Alí seguido de los imames chiíes, pues aducen que esta sucesión la decidió el mismo Mahoma. Para los jariyitas (abadíes), no hubo más que dos califas «bien guiados», ya que, en su opinión, sólo parte de los califatos de Uthmán y Alí ibn Abi Tálib fueron «bien guiados». Los jariyies desertaron de Alí el 657 tras la batalla de Siffin en que admitió el arbitrio de sucesión con su adversario el omeya Muawiya.

El Imán para los Chiies

La institución del Imanato no existe entre los sunitas, para quienes la religión no ostenta el poder temporal. Sin embargo es fundamental entre los chiitas.
Etimológicamente, chía deriva del árabe shi‘a, que significa facción o seguidor. Se refiere históricamente a los seguidores de la shi’a del Imám Ali, partido, facción o seguidores de Alí, en las luchas por el poder que siguieron a la muerte de Mahoma.

Los chiíes consideran que poco antes de su muerte, Mahoma, al regresar de la peregrinación a La Meca, reunió a más de 100.000 creyentes en Ghadir Khum y dijo ante ellos que quienes le considerasen su maestro hiciesen lo mismo con Ali Ibn Abu Talib, pimo y yerno de Mahoma (ya que estaba casado con la hija del Profeta, Fátima).

La mayoría de los Chiíes (y algunos suníes) pertenecen a la rama mayor se denomina imamí por su creencia en denominada denominada «imamíes» por los «doce imanes» del profeta Mahoma cargo hereditario cuyo último representante Muhammad al Mahdi, (nacido en Samarra (Irak) el 868 d.C.) según la tradición, «desapareció» en el año 873 y vive desde entonces oculto (el mahdi o «imán oculto»), rigiendo desde la sombra los destinos de la comunidad y que surgirá al final como salvador final de la humanidad con los «Doce Imanes» y con Isa (Jesucristo) para cumplir su misión de traer la paz y la justicia al mundo. De ahí que para los chiiés los Imanes no son sólo guías de la oración de una comunidad sino jefes supremos de la comunidad chií equivalente al califa de los sunitas.

– Continuará en IV parte


CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído