Ángel Manuel Sánchez

El golpe de Estado ha fracasado en Cataluña

"Las emociones destruyen y son incapaces de crear nada" (Zygmunt Bauman)

El golpe de Estado ha fracasado en Cataluña
Ángel Manuel Sanchez

El orgullo no es tan contagioso como el miedo a perder los ahorros, y el liderazgo del proceso se cuestiona

(Ángel Manuel Sánchez).- Sé muy bien que me tiro a la piscina cuando afirmo esto. Precisaría además que no ha sido un golpe de Estado, sino un proceso revolucionario diseñado para desde un desafío independentista, extender al resto de España una agitación política que supone un ataque frontal al régimen constitucional, el cual, con sus defectos pero también virtudes, ha regido con éxito la convivencia entre los españoles y ha procurado su desarrollo económico.

Por qué digo que ha fracasado este golpe de Estado. Porque la irracionalidad y desconexión con la realidad del nacionalismo independentista fraguado por décadas de inacción del Estado, ha desembocado en un proceso que se les ha descontrolado a sus líderes.

He vivido en Gerona, y tras analizar el fenómeno nacionalista, saqué mis conclusiones que se ven confirmadas por los actuales acontecimientos. Percibí a mi llegada que el nacionalismo constituía un fuerte irracionalismo supremacista que estaba desigualmente aceptado por la población de Cataluña, pero que constituía el mensaje predominante por su fuerte carácter totalitario y su excluyente carácter hispanófobo.

Ellos han vendido una imagen falsa de opresión a la población catalana durante años, y han despreciado la capacidad de resistencia de una población catalana que también se siente conciliadoramente española. Son innumerables los intereses existentes entre aquella región y las demás. Son innumerables y determinantes.

Esa falsa idea de opresión que ha sido labrada por adoctrinamiento mediático y educativo está siendo erosionada eficazmente porque ha encontrado las siguientes reacciones:

1º. El envío de las fuerzas policiales y de Guardia Civil del resto de España. El Estado no se cruzó de brazos el día del referéndum. Sabiendo que ello implicaría el empleo de la fuerza, cuyo uso corresponde exclusivamente al Estado por legitimidad y legalidad, se desencadenó la previsible utilización del empleo de esta fuerza en las redes sociales y medios de comunicación independentistas, y su aireamiento dentro y fuera de España, de un el ataque a lo que ellos llaman democracia, y que en realidad siempre fue imposición y revolución. El referéndum premeditadamente sin garantías y sin verdadera intención legitimadora, planteaba realmente el siguiente chantaje al votante no independentista, o contra España o contra nosotros.

2º. El discurso del Rey constituyó un punto de inflexión porque alentó la reacción del resto de España pero muy concretamente de la población catalana y conciliadoramente española, que se ha echado a la calle porque ha perdido el miedo a pronunciarse al encontrándose específicamente amparada por el Jefe del Estado. Toda España se ha enterado del triste efecto del nacionalismo, décadas de adoctrinamiento y marginación civil contra el no independentista. Y ello es especialmente intenso en el interior de Cataluña donde la presencia independentista es omnipresente.

La imagen y el pensamiento de opresión está siendo rebatida por una imagen realista de división, clara y trágica, de la sociedad catalana. El mensaje de un solo pueblo catalán (el independentista) se está viendo contrarrestado desde dentro, lo cual no esperaban y temen. El independentista se ha confiado en un absoluto dominio social por su creencia supremacista y el dominio de sus medios de comunicación.

3º. Rajoy ha aguantado con temple gallego, la presión de todos los sitios, ha ganado la batalla diplomática en Europa, y está dejando que sus enemigos se cuezan en su propia salsa.

El detonante del duro despertar a la realidad del sueño independentista ha sido encontrarse este jueves noticiado en los medios nacionalistas que las grandes entidades bancarias catalanas deciden huir de Cataluña.

Se ha desencadenado el pavor a sufrir un corralito financiero, y la Generalitat perdería la recaudación de estas grandes empresas domiciliadas fiscalmente fuera de Cataluña. Los propios operarios de la banca catalana aconsejan a sus clientes (si aquellos son decentes y éstos ricos) transferir sus ahorros a cuentas ubicadas fuera de allí, y muchos clientes llevan días retirando sus fondos. El orgullo no es tan contagioso como el miedo a perder los ahorros, y el liderazgo del proceso se cuestiona.

La CUP se ha quedado sola, y Puigdemont duda, y por eso su mensaje de ayer más importante e implícito ha sido invocar sutil pero claramente, el más débil de los términos, el diálogo.

Para leer el artículo entero, pincha aquí:


CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído