Yihad y violencia

El islam, ¿religión de paz? (y V)

"Ni la guerra ni matar a infieles existe como concepto clave dentro del islam"

El islam, ¿religión de paz? (y V)
Yihad y violencia en el islam PD

Ni siquiera existe algún llamado Estado Islámico, sino que son inventos políticos que sólo quieren perjudicar al islam

(Saturnino Rodríguez).- El islam ha sido criticado desde sus etapas formativas. Las primeras críticas escritas procedían de los cristianos, antes del siglo IX, que veían al Islam como una herejía del Cristianismo.

Las primeras críticas escritas que hoy conocemos se encuentran en los escritos cristianos durante el dominio inicial del Califato Islámico. Uno de estos cristianos fue el doctor de la Iglesia san Juan Damasceno (675-749),  muy familiarizado con el Islam al poder presenciar de cerca la expansión de los Omeyas sobre Siria y otras zonas del Imperio Bizantino y al ser su padre Sergio Mansur, «logoteta» general (contador) del Califa Abimeleq.

Con el nacimiento y el desarrollo del mundo moderno, las críticas occidentales se centraron en otros objetivos como:

1. La moralidad de la vida de Mahoma

2. La autenticidad y moralidad del Corán

3. Los derechos humanos en las naciones islámicas

4. Homosexualidad e islam

5. El tratamiento de la mujer según la ley islámica

3 expertos analizan Yihad y la violencia en el Islam

Raad Salam Naaman, doctor en Filología árabe, estudios islámicos y ciencias religiosas es un católico iraquí, de rito caldeo que aseguraba que «la historia del islam, desde su nacimiento, está atestada de violencia y guerra y se extendió por el ‘filo de su espada’, hasta el presente» (…)

«Hay doscientos cincuenta y cinco versículos en el libro sagrado de los musulmanes que ordenan la violencia y la matanza, lo que no está permitido en cualquier otra religión, o en un mundo civilizado. Los musulmanes rezan cinco veces al día y repiten 17 veces una sura en la que critican a judíos y cristianos».

Raad Salam Naaman reproducía dos suras del Corán que confirmaban su opinión.

La sura 1:1-1 dice: «Alabado sea Dios, Señor del universo, el Compasivo, el Misericordioso, Soberano del día del Juicio. A Ti solo servimos y a Ti solo imploramos ayuda. Dirígenos por la vida recta, la vida de los que Tú has agraciado, no de los que han incurrido en la ira, ni de los extraviados». Y completaba con la sura 8:12,17 añadía: «Cuando vuestro Señor inspiró a los ángeles: Yo estoy con vosotros. ¡Confirmad, pues, a los que creen! Infundiré el terror en los corazones de quienes no crean. ¡Cortadles del cuello, pegadles en todos los dedos! No erais vosotros quienes les mataban, era Alá quien les mataba».

El doctor Raad Salam Naaman concluía diciendo que «los musulmanes no tendrán ninguna culpa al matar a un infiel porque es el deseo de Alá y Alá solamente está utilizando sus manos para matar a los infieles. Los yihadistas se consideran en el Islam mártires, la gente más veraz y piadosa. Todos serán recibidos en el paraíso por los ángeles con saludos de paz y amor».

En cuanto a la integración de los musulmanes en Occidente, Raad Salam considera que es «es muy difícil, porque habitualmente los musulmanes viven en comunidades cerradas, juntos, practicando sus costumbres, tradiciones y su religión y no están dispuestos a realizar cambios. Al contrario, quieren imponer sus costumbres, tradiciones y su religión en las sociedades donde viven». Y concluye que «el islam está conquistando Europa, por el vientre de sus mujeres y la emigración, como predican sus dirigentes. El actual éxodo masivo de emigrantes a Europa no es trigo limpio, es el caballo de Troya».

Serafín Fanjul, uno de los más prestigiosos arabistas españoles, catedrático de Literatura árabe en la Universidad Autónoma y miembro de la Real Academia de la Historia, explicaba que «en el Corán hay numerosas referencias violentas y exterminadoras». De hecho, apunta que «solamente en la sura 2 hay 39 alusiones violentas y 9 alusiones a exterminar al enemigo, es decir, a los no musulmanes» (…) «El Islam – como otras religiones – se extendió por la fuerza y así se ha mantenido. Las incitaciones a la violencia son innumerables tanto en el Corán como en las tradiciones de Mahoma».

Cuando le preguntaban al profesor Fanjul sobre qué variables demográficas, históricas, políticas, sociales y económicas, son relevantes en el actual auge del islamismo radical, contestaba: «El control de la producción petrolera en gran medida, la explosión demográfica, la entrada masiva en Europa de inmigrantes musulmanes, el retroceso voluntario de Occidente ante el Tercer Mundo, la falta de convicción en nosotros mismos de los occidentales y la búsqueda por parte de los islamistas de un retorno a los imaginarios orígenes de pureza del Islam primitivo».

Por su parte Mounir Benjelloun, presidente de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI), y nuevo presidente de la Comisión Islámica de España (CIE), de orígen marroquí y líder del Islam en España,  afirmaba que el islam no es violento por naturaleza.

Sostiene que «la base del Islam es la paz» (…) «Hay que diferenciar lo que hace una banda de sinvergüenzas con el islam» (…) «Ni la guerra ni matar a infieles existe como concepto clave dentro del islam, sólo en casos de defensa propia. Y si fuera ese el caso, existen normas que prohíben a los musulmanes matar».(…).

Respecto a los musulmanes que viven en Occidente, Benjelloun defiende que «es un hecho demostrable dentro de la historia que es posible esta integración. En Al-Andalus han convivido tres religiones (islam, cristianismo y judaísmo). Esto fue posible porque el islam no sólo no rechaza a los que no son musulmanes, sino que les respeta y les anima a convivir con ellos».

Munir Benlleyoun añade: «Ni siquiera existe algún llamado Estado Islámico, sino que son inventos políticos que sólo quieren perjudicar al islam». Asegura también que «quienes somos víctimas del IS, somos los propios musulmanes…». Por ello, hay que diferenciar lo que hace una banda de sinvergüenzas de lo que son los principios del islam. Ocurre lo mismo cuando algún grupo en Colombia, que son católicos, comete actos terroristas. Pero nadie deduce de ahí que el cristianismo predique la violencia».

Concluímos con algunas frases del oportunísimo artículo que escribió el académico de la Lengua y famoso escritor Arturo Pérez Rverte escribió en «El Semanal» (3/8/14) titulado «Es la guerra santa, idiotas» del que entresacamos esta frase: «En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los… ellos y ellas, muy puestos en su sitio».

Últimas preguntas

A los que se tienen por musulmanes islamistas fieles y no violentos hay que recordarles…

-Que proclaman repetidamente que el Islam es una «religión de paz» pero se les debe olvidar los repetidísimos crímenes cometidos en nombre de Alá y su Profeta

-Que cuando reclaman la mezquita de Córdoba se les olvida que mucho antes era una iglesia bizantina que ellos arrasaron

-Que cuando dicen que antes que su «guerra santa» de Yihad los cristianos pusieron en marcha las guerras de las Cruzadas con la bendición de Papas y Reyes cristianos, ellos antes invadieron la península Ibérica arrasando y matando a discreción.

-Que cuando solicitan repetidas veces la construcción de una mezquita consiguiendo incluso subvenciones de gobiernos cristianos habría que recordarles porqué ellos no toleran construir una iglesia cristiana en sus territorios.


Te puede interesar

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído