El presidente de la CEE preside la misa de apertura del Año Jubilar Teresiano

Blázquez: «Santa Teresa es una madre que merece ser escuchada en un mundo necesitado de la verdad»

Misa concelebrada con el Nuncio, el cardenal Cañizares o el arzobispo de Oviedo

Blázquez: "Santa Teresa es una madre que merece ser escuchada en un mundo necesitado de la verdad"
Jubileo Teresiano RD

La iniciación cristiana sin continuidad quedaría como fruto en agraz y los iniciados sin vida en comunidad, estarían expuestos a la intemperie

(J. B./Agencias).- El cardenal de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, presidió este mediodía la misa de apertura del Año Jubilar Teresiano, celebrada en la abulense plaza del Mercado Chico ante unos 3.000 fieles. En su homilía, Blázquez recalcó cómo, «en un mundo necesitado de la verdad y del bien, de la sensatez y de la prudencia, nos viene al encuentro Santa Teresa como una madre que merece ser escuchada«.

El Jubileo, que se inauguró la fecha en que se conmemora la festividad de Santa Teresa de Jesús, es el primero de la Historia, concedido por el Papa Francisco cada vez que el 15 de octubre caiga en domingo.

La misa ha estado concelebrada por unos ochenta sacerdotes entre los que, junto a Blázquez, se encontraban el nuncio apostólico del Papa en España, Renzo Fratini; el cardenal y arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares; el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes; y el obispo auxiliar de Toledo, Ángel Fernández Collado.

Junto a ellos se encontraban los obispos de Ávila y Plasencia (Cáceres), Jesús García Burillo y José Luis Retana, respectivamente, así como el obispo de Siauliu (Lituania), Eugenijus Bartulis, y el provincial de la Provincia Ibérica de la Orden del Carmelo, Miguel Márquez.

 

 

Blázquez ha señalado que «el año jubilar teresiano es una oportunidad para recordar la necesidad vital de la iniciación cristiana de niños y adolescentes en las familias y comunidades eclesiales. La iniciación cristiana sin continuidad quedaría como fruto en agraz y los iniciados sin vida en comunidad, estarían expuestos a la intemperie».

Al tiempo, el presidente de la CEE ha agradecido al papa Francisco la concesión del Año Jubilar Teresiano periódico, a la vez que ha invitado a leer los escritos de la doctora de la Iglesia y a «visitar Ávila que, en cada rincón, habla de ella».

Una vez concluida la misa, buena parte de los concelebrantes han participado en la multitudinaria procesión que ha recorrido las calles más céntricas de la capital abulense, que se encontraban atestadas de un público que aplaudía las imágenes de Santa Teresa y la Virgen de la Caridad a su paso.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído