Antonio Aradillas

Titulares periodísticos para católicos

"El fariseísmo ocupa lugares de privilegio dentro de la Iglesia"

Titulares periodísticos para católicos
Antonio Aradillas

'¡Fuera de la Iglesia no hay salvación', es una mentira colosal e injusta, a la que el concilio de Florencia le confirió categoría de 'verdad revelada'

(Antonio Aradillas).- La información-formación religiosa reclama redacción y titulares mucho más expresivos, periodísticos e interesantes de los que suelen hacer uso para adoctrinarnos. A continuación apunto y destaco algunos ejemplos:

«NO a la Iglesia del «Amén». «La Iglesia, último bastión del machismo». «Jesucristo -el Hijo del Hombre -es decir, ‘uno cualquiera’- no fue sacerdote, ni obispo ni Papa. Fue un laico».»NO a los palacios episcopales». «NO a los Estados Pontificios». «SÍ a la mujer sacerdote». «SÍ a los nombramientos episcopales con la participación de sacerdotes y laicos». «Lutero, santo ya». «SÍ a la democracia dentro de la Iglesia». «SÍ al celibato opcional». «NO a las declaraciones de la Virgen María como «Alcaldesa Perpetua» de un pueblo o de una ciudad». «NO a curas y obispos caciquiles, amos y señores de la localidad».

«SÍ a la audaz y efectiva participación del laicado, y a la profundización en su teología». «NO al Opus». «SI al padre Ángel y a sus ‘Mensajeros de la Paz'». «NO a las riquezas de la Iglesia y a su exclusiva administración «ad líbitum clericalem». «NO a los Tribunales Eclesiásticos». «NO a los milagros ‘comprados’ en los procesos de las causas de beatos y santos». «NO a beatificaciones y canonizaciones sin intervención directa del pueblo». «SÍ a las mujeres cardenalas». «NO a las comunidades de religiosos y religiosas, sin comunidad». «SÍ a la ‘descanonización’ de los santos misóginos». «SÍ al recorte de los ornamentos sagrados, enjoyados y ricos».»NO a los sermones, prédicas y homilías aburridos».

«¿Papas infalibles?». «NO a los confesonarios». «Francisco, ¿el papa antipapa?». «Los anticlericales, por el hecho de serlo, no pecan». «El clericalismo descalifica a la Iglesia». «¿Obispos, acólitos del papa?». «¿Primeras, y a la vez, últimas, comuniones?». «Una gran mayoría de matrimonios canónicos no fueron, ni son, sacramentos». «NO al infierno». «¿Bautismos de los niños?» «NO al carrerismo para curas y obispos». «¿Colegios religiosos o de religiosos?». «La Iglesia que se acaba». «Templos, catedrales e iglesias que se cierran». «¿Pero todavía hay canónigos en catedrales y en colegiatas?». «A la ‘profesión cura’ le quedan pocos años de supervivencia». «¿Por qué será que a los verbos «predicar» y «sermonear» el diccionario de la RAE les aplica el significado de reñir y de fustigar?» «SÍ a la concentración de conventos». «¿Por qué no se beatifican y canonizan los ‘mártires de la Santa Inquisición'»?

«¿Legionarios, Guerrilleros, Ejércitos de Salvación y otras ‘milicias’ de Cristo Rey?». «Vidas y cuentos de santos y santas». «Los ‘negros’ y el Espíritu Santo en la redacción de encíclicas y cartas pastorales». «Sobran turibularios en la Iglesia, en proporción idéntica a la falta de críticos». «Ecumenismo imposible». «El fariseísmo ocupa lugares de privilegio dentro de la Iglesia». «¿Beneficia o prestigia el cardenalato a un obispo-arzobispo concreto, o al lugar o cargo que ocupa?

«La misa comienza religiosamente, cuando ritualmente termina». «Misa sin ‘misión’ de concordia, de pan y de paz, no es misa». «¿Pueden lograr las indulgencias que los ricos vayan al Cielo antes que los pobres, por haberles sido acortado y llevadero el Purgatorio?». «Hay católicos y católicas que conocen mucho más y mejor la ‘vida y milagros’ de los divos del deporte y del mundo social, que la de Jesucristo, de la Virgen y de los santos y santas». «Entre unas cosas y otras, alrededor del altar suena en demasía el dinero».

«En la Iglesia -y más en el Vaticano-, nada se regala: se compra y se vende casi todo: algunos llegan a creer que hasta la misma salvación eterna». «‘¡Fuera de la Iglesia no hay salvación’, es una mentira colosal e injusta, a la que el concilio de Florencia le confirió categoría de ‘verdad revelada'». «Los Eminentísimos, Reverendísimos, Príncipes de la Iglesia, Sagrada Púrpura, es decir, cardenales, con sus capas magnas y sus seis metros de cola, debieron haber pasado ya irreversiblemente a la historia; no pocos de ellos, protagonistas de capítulos tristes y escandalosos». «Tal y como es tratada -maltratada- hoy la mujer en la Iglesia, y en el Código de Derecho Canónico, es milagroso que todavía no se hayan borrado de la misma».

«Llegará un día -ha llegado ya-, en el que oficial y eclesiásticamente se le pida perdón a la humanidad por el trato que se le ha dado, y se le da, a la mujer en la Iglesia». «El verdadero ‘rezo’ para la recepción de la Comunión es la común-unión, que a su vez es su acción de gracias». «¿Pasará a la historia de la Iglesia Benedicto XVI como el papa emérito y dimisionario, y como teólogo, o como uno de los más notables inquisidores y ‘martillo de herejes’?». «¿Reclama la Iglesia libertad e igualdad de derechos para sus fieles, cuando estos son minoría, que cuando son mayoría?». «Los báculos episcopales, sobre todo los enjoyados con piedras preciosas, jamás podrán ser símbolos pastorales: hoy ya, gracias sean dadas a Dios, no hay ovejas: hay personas o aspirantes a serlo.» «Sabiendo hoy de tan buena tinta cómo, quién y por qué nombraron obispos a muchos de los que pueblan el episcopologio hispano, es raro y misterioso que estos, ‘ipso facto’ no hayan dimitido.»

«¿Evangelizaron y convirtieron a los pecadores las llamadas ‘funciones sagradas»‘y misas solemnes?» «¿Cuántas de estas misas lo fueron de verdad, y no otros tantos actos sociales, políticos y hasta patrióticos, con su correspondiente liturgia administrativa?» «¿Qué es, y qué exige el beso y el abrazo ritual de la paz, y seguidamente ‘si te he visto, no me acuerdo’?». «¿’Enmienda a la totalidad’ para algunos tratados teológicos, capítulos enteros del Código de Derecho Canónico y rituales y símbolos litúrgicos?».

«¿Se pensó honestamente en compensar -recompensar-, de alguna manera, a teólogos e ‘informadores religiosos’, denostados, y hasta anatematizados, por la jerarquía, ya en tiempos conciliares»?

«En definitiva, ahora y siempre, ¡Nuestra Señora del Diálogo, rogad por nosotros, AMÉN!«.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído