Jairo del Agua

Creo en un Dios sostenible III (Un Dios justo, no vengativo)

"Aún desde mi ignorancia quisiera volver a la sencillez del Evangelio"

Creo en un Dios sostenible III (Un Dios justo, no vengativo)
Jairo del Agua

¿Dónde está la justicia de quien te dice: "ama a tus enemigos"?

(Jairo del Agua).- Te estoy oyendo, lector amigo, acusándome de olvidar la Justicia divina. Por desgracia, en nuestra religión están incrustadas las imágenes blasfemas de un «dios violento y vengativo», heredado del judaísmo.

Basta acercarse, como mínimo ejemplo, a la «doctrina oficial» sobre pasión y muerte o sobre el infierno eterno que he citado anteriormente.

Aún desde mi ignorancia quisiera volver a la sencillez del Evangelio. Solo unos ejemplos, aunque me gustaría leeros todo. ¿Dónde está la justicia de quien te dice: «ama a tus enemigos»? ¡Jolín, pero si me están matando…!

¿O la justicia de poner «la otra mejilla» a quien te golpea y «perdonar setenta veces siete»? ¿O la de dejar a las «ovejas buenas» para salir deprisa tras la «descarriada»? ¿O la de pagar el «salario completo» a quien solo trabajó una hora? ¿O la de hacer fiesta cuando vuelve derrotado el «hijo rebelde» que reclamó y malgastó «injustamente» la herencia? ¡El hijo mayor sí que era justo y reclamaba justicia con toda lógica!

O el póstumo: «¡Padre perdónalos porque no saben lo que hacen!». No dijo: «Perdónalos porque ya he satisfecho con mi sangre la deuda de los hombres y he pagado por sus pecados un justiprecio justo para que puedas abrirles las puertas del cielo». No, eso no se dijo ni en la cruz, ni en la predicación de Jesús.

¡Anda caramba! Pues, mira por dónde, este último es lo que nos enseñan todavía hoy sobre la Justicia de Dios. Esto es lo que sigue enhebrado en la doctrina, la liturgia, la catequesis, la predicación… (¡Pero qué ciegos, madre mía!).

La «oficialidad católica» (y quizás otros cristianos) sigue impertérrita en sus trece… dioptrías de visión oscura. A pesar de que muchos teólogos insignes (a los que adhiero mi vocecita mínima) insisten en que hay que «corregir errores» y enseñar la verdad al Pueblo de Dios, los de arriba erre que erre…

¿Somos también nosotros ciegos? Jesús les dijo: «Si fuerais ciegos, no tendríais culpa; pero como decís que veis, seguís en pecado» (Jn 9,40)…

Para leer el artículo entero, pincha aquí:


Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído