Andrés Ortíz-Osés

La españolía catalana y vasca

"Si persisten en perseguir unas utopías celestiales acabarán circunscritos a su propia periferia con rencor"

La españolía catalana y vasca
Columnistas_Andres

Mientras que España se abre a Europa y al mundo entero, Cataluña y el País Vasco se ensimisman en un encierro y encerrona que limita su propia potencialidad

(Andrés Ortíz-Osés).- Vascos y catalanes extremosos se han parapetado con sus fueros desaforados por encima de España y los españoles, autoproclamándose superiores. Creo que esto se llama supremacismo, pero debería llamarse supernecismo, incluso supernazismo, pues todos tenemos nuestras virtudes y defectos, nuestras positividades y negatividades, nuestras aportaciones y deportaciones. Ellos achacan a los demás lo que ellos mismos protagonizan en sus lares: la chulería y el orgullo, el machismo y el rencor, la política irredenta.

Para esos vascos el español es agresivo o violento, pero lo dicen tras el terrible capítulo etarra. Para esos catalanes, los españoles no son democráticos, pero lo dicen tras su proclamada república antidemocrática. Para esos catalanes y vascos, España es folclórica, pero lo afirman tras sus respectivos folclores identitarios y rimbombantes.

Así que en Cataluña y el País Vasco nos robarían las señas de identidad de la vieja España, reciclando así nuestra tradicional idiosincrasia ritual. Vascos y catalanes resultarían así últimamente los más españoles, mientras que los españoles intentamos recoger el antiguo seny o sensatez catalana y la antigua seriedad vascónica.

Hasta trabajamos más que ellos dados como están a sus festejos colectivos, y somos más internacionales con nuestro español al frente no reducido al catalán o euskera. Resulta que la más reacia mentalidad española aparcaría hoy en Cataluña y el País Vasco, ansiosos como están de una República rancia y de un secesionismo sesgado. Mientras que España se abre a Europa y al mundo entero, Cataluña y el País Vasco se ensimisman en un encierro y encerrona que limita su propia potencialidad. Mientras que España despierta de viejos letargos y crisis, ciertos vascos y catalanes ansían la vuelta de un carlismo político desfasado y periclitado.

Y mientras cierta Cataluña y Euskadi denuestan lo español, el español se expande personal y lingüísticamente, individual y colectivamente, política y culturalmente entre Europa, Latinoamérica y el mundo. He aquí que Cataluña y el País Vasco eran la avanzadilla de España, pero he acá que si persisten en perseguir unas utopías celestiales tan pías acabarán circunscritos a su propia periferia con rencor. En otros tiempos vascos y catalanes nos despertaban del sueño dogmático del franquismo; ahora los españoles debemos despertarles de su ensueño mitológico a través de una buena ración de razón crítica y autocrítica.

El nacionalismo tiene algo de nazi-onanismo, así pues de autoafirmación letal no solo para el otro sino para sí mismo en su extremismo. Dicho extremismo lleva a pensar con las extremidades y no con la cabeza, ya que conlleva una mala dosis de chauvinismo, racismo y xenofobia. Pero sobre todo lleva consigo una inflación narcisista que sustituye el yo personal por un nosotros impersonal y fraudulento. El fraude de un superego colectivo a costas de los demás, neutralizados como lo de-más: cosificados. O el nacionalismo como ideología alienadora o enajenadora.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:


Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído