Jesús Espeja op

Inmigrantes encerrados en la cárcel de Archidona

"No siempre lo legal es lo justo"

Inmigrantes encerrados en la cárcel de Archidona
Columnistas_Jesús Espeja

Traicionamos al Evangelio cuando lo reducimos a lo legalmente lícito

(Jesús Espeja).- Por los medios de comunicación estamos informados de los hechos. El Ministro de Interior determinó el encierro de 500 inmigrantes en el edificio al que orienta un cártel en la carretera: «Centro Penitenciario»; ahora parece que los allí recluidos ya son seiscientos y entre ellos algunos menores de edad.

Cuando en el telediario vi cómo los pobres encerrados asomaban por los ventanucos algo parecido a una tela de pañuelo, me dio pena e interpreté que sacaban la bandera blanca diciendo: somos personas de paz.

Interpelado en el Congreso, el Ministro justificó el encerramiento con una frase desconcertante: «¿quiere que los dejemos en la calle?»; como si hoy en España no hubiera otros centros y entidades sociales de acogida. Y añadió: «están en mejores condiciones que los que está en los CIE» (Centros de Internamiento para extranjeros). Para concluir: la decisión tomada «es legal y lícita perfectamente».

Pero resulta que una treintena de ONGs denuncian ante el Defensor del Pueblo que dicho encerramiento «no cumple los requisitos de nuestra legislación»; privar de libertad a estas personas va «contra la Ley de Extranjería y el reglamento sobre el funcionamiento de los CIE».

En declaraciones hechas por la Presidenta de «Málaga Acoge» -después de conseguir, a duras penas, permiso para entrar, y hablar con algunos de los inmigrantes allí encerrados-, denuncia que «no tienen acceso a sus pertenencias», «pasan mucho frío», les falta agua potable y «solo se les permite beber en el horario de las comidas» . Esta situación atenta contra la dignidad de sus personas. Resulta difícil creer que, según decía el Ministro, están en mejores condiciones que los del CIE; centros que, por otra parte, ya deberían haber dejado de existir.

Ni que decir tiene que me siento en sintonía profunda con estas asociaciones de solidaridad. Pero quiero hacer una reflexión ya desde el Evangelio. No siempre lo legal es lo justo. Dentro de un sistema donde, por mantener más poder y conseguir más dinero, se abusa de las personas postergándolas y maltratándolas irreverentemente, lo legalmente correcto puede ser inhumano y éticamente intolerable. Jesús de Nazaret no fue un anárquico que se opuso sin más a cualquier legislación; pero cuestionó de modo radical el valor de la ley: no es justa y debe ser abolida cuando, en vez de afirmar la dignidad de las personas, hunde más a los ya humillados.

Tan legal puede ser la determinación del Ministro encerrando en un edificio penitenciario a personas inocentes e indefensas, como la denuncia hecha por tantas asociaciones empeñadas en la solidaridad. Pero la diferencia es manifiesta: mientras el Ministro parece quedar satisfecho actuando con anuencia y aprobación de su Gobierno, las asociaciones de solidaridad, motivadas por la compasión, y dejándose alterar por el deterioro que sufren los desvalidos, piensan y actúan buscando satisfacer la dignidad y derechos de las personas. Traicionamos al Evangelio cuando lo reducimos a lo legalmente lícito.

Para leer otros artículo del autor, pinche aquí

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído