Un cura de pueblo, de mi pueblo

En la muerte de Nicasio Villa

"Fue siempre cumplidor, servicial y reservado, como buen leonés"

En la muerte de Nicasio Villa
Nicasio Villa RD

Celebrar el funeral de Nicasio Villa Rodriguez en la Parroquia Santo Toribio de Morgovejo de León es una más de las muchas arbitrariedades que Monseñor Julian López Martín viene haciendo a lo largo de muchos y muchos años

(L. M. Modino).- Hay gente que muere de la misma forma que vivió. Nicasio Villa Rodriguez fue alguien que nunca quiso molestar, que difícilmente alguien le escuchó una palabra más alta que otra. Siempre cura de pueblo, cumplidor, servicial, callado y reservado, como buen leonés.

Su muerte nos sorprende a todos, pero de lo que estamos seguros es que como siervo fiel ya está en la Casa del Padre. Intercede por nosotros ante Dios desde ese lugar donde un día, nadie sabe cuando, espero que nos encontremos. DEP.
Que la esperanza en la Resurrección y en la Vida Eterna, que tanto anunciaste, sea el consuelo de tus familiares y amigos.

Hay cosas que uno no entiende y nunca va a entender. En cuanto el Papa Francisco predica y vive una cosa, algunos obispos hacen totalmente lo contrario, aunque a veces se les llene la boca repitiendo sus palabras.

Celebrar el funeral de Nicasio Villa Rodriguez en la Parroquia Santo Toribio de Morgovejo de León es una más de las muchas arbitrariedades que Monseñor Julian López Martín viene haciendo a lo largo de muchos y muchos años.

¿Por qué no se puede hacer el funeral en su pueblo natal, Santibañez del Porma, donde vivía desde hace muchos años? ¿Por qué no se puede hacer en San Cipriano del Condado que era su parroquia? En los trece pueblos de donde era párroco hay mucha gente mayor, que les gustaría darle el último adiós a su párroco, que no tiene coche, ni autobús, para desplazarse a León un sábado por la mañana.

¿Le cuesta tanto al obispo decirle a su chófer que le desplace 15 o 20 kilómetros? En fin, después decimos que la gente está alejada de la Iglesia. Como cura y como amigo de Nicasio me parece una vergüenza y callarme me haría cómplice. Y al que no le guste, que se lo tome de dos veces.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído