Rufo González

¡Jesús ha resucitado! ¡Jesús vive!

"Jesús sentía que un Espíritu de Amor infinito lo habitaba"

¡Jesús ha resucitado! ¡Jesús vive!
Rufo González

Este Amor sin medida es Amor puro, gratuito, universal: no coincide con el "dios" de las religiones conocidas

(Rufo González, sacerdote).- A Jesús le gustaba disfrutar la vida:

comer bien y en buena compañía, tener salud, trabajar dignamente…;

dialogar con todos e intentar comprenderlos, disfrutar de la fiesta;

organizar su vida en libertad, amar y ser amado, alegrar y ser alegrado;

estar cerca de los que sufren para remediar sus males y dolencias;

Como nosotros, experimentó la fragilidad y el egoísmo:

le dolían los enfermos y los demás excluidos de la sociedad;

le preocupaban los que no podían trabajar ni vivir con honradez;

le indignaba el uso interesado, discriminatorio y cruel de la religión.

Jesús sentía que un Espíritu de Amor infinito lo habitaba:

oía su voz llamándole «Hijo mío, en quien me complazco»;

le impulsaba a curar y a alimentar a quienes lo necesitaban;

le movía a denunciar el sufrimiento y el egoísmo;

le llenaba de amor a todos, especialmente a los que más sufren.

Desde esta experiencia, Jesús ofreció su alternativa de vida:

hacer de la vida una fraternidad, el reinado de Dios;

dedicó su vida a pregonarlo y a ponerlo en marcha;

reunió un grupo de hombres y mujeres para vivirlo;

la base del grupo sería la confianza en el Amor de Padre-Madre Dios.

Desde este Amor procura organizar la vida comunitaria:

rechazar los falsos valores: el afán de dinero, de prestigio y de poder;

aceptar el Amor que comparte, que iguala en dignidad, que ayuda siempre.

El Amor, que es Dios mismo, libra de toda opresión:

hace imposible la violencia;

limpia de egoísmo y maldad el corazón;

mueve el trabajo por la reconciliación y la paz.

Este Amor sin medida es Amor puro, gratuito, universal:

no coincide con el «dios» de las religiones conocidas;

con los dioses que acechan para premiar o castigar;

con los dioses que se adueñan de la libertad y conciencia;

con los dioses que se dejan controlar por sus ministros;

con los dioses que se enfadan y hay que aplacarlos y consolarlos…

Este Amor encontró la oposición de los bien instalados:

de los enriquecidos por el sistema y sus habilidades,

de los llenos de poder y honores… frente a los humillados y empobrecidos.

Hoy celebramos que este Amor conduce a la Vida:

Jesús, con este Amor, nos ha abierto los ojos;

lo ha hecho luz y camino para todos;

este Amor es su sabiduría de vida definitiva;

curar, alimentar y crear fraternidad fue su trabajo hasta la muerte;

en este trabajo encontró oposición y cruz:

enfrentamiento con la religión organizada;

los profesionales de la religión vieron en él un peligro;

le llevaron al poder político para eliminarlo como revoltoso social;

así lo hicieron y lo crucificaron;

la verdad del amor de Dios lo resucitó.

¡Jesús ha resucitado! ¡Jesús vive!

es la buena noticia que descubrieron enseguida sus discípulos;

sintieron su presencia al recordar sus palabras y su Cena;

no pudieron dejar su misión porque su Espíritu les llenó el alma;

su Espíritu les condujo a Galilea para empezar su misma misión;

su Espíritu les hizo «dedicarse asiduamente a la enseñanza de los apóstoles,

a compartir la vida, a la fracción del pan y al rezo» (He 2, 42).

Este cirio encendido ilumina nuestra comunidad:

es signo de Jesús resucitado;

es signo del Amor vigilante, despierto, siempre vivo;

es la luz que da sentido a nuestra vida;

es la fuerza que dinamiza nuestra preocupación por los más débiles;

es la presencia que nos acompaña hasta el final;

la muerte física será la puerta al abrazo pleno de este Amor.

Abramos nuestra vida al Amor que no muere jamás:

renovemos nuestro bautismo del Espíritu;

avivemos la fe y la esperanza sembradas en nosotros;

disfrutemos el amor y la alegría de seguir su camino.

¡Feliz Pascua!

¡Feliz reencuentro con el Amor!

¡Feliz reencuentro con Jesús resucitado!

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído