José Moreno Losada

Iglesia: ¿En el templo o en Galilea?

"Estamos ganados para la libertad y la vida: ahora ya podemos ser hombres nuevos"

Iglesia: ¿En el templo o en Galilea?
José Moreno Losada

Ya nada ni nadie podrá pararlo ni impedir que su amor nos transforme y nos libere

(José Moreno Losada).-«No sabemos dónde lo han puesto… Él debía resucitar de entre los muertos». La muerte ha sido vencida y la tumba ha quedado vacía. Jesús el Señor de la vida, no ha sido retenido por el sepulcro ni por la losa que lo cubría. Los que quieran encontrarlo en el pasado no lo verán, encontrarán un vacío, porque algo nuevo ha ocurrido y la historia ya sólo tiene un horizonte que es de vida y de luz. Él ha resucitado y nosotros también resucitaremos.

Llamados a dejar los sepulcros y quitar nuestras losas

La Cuaresma -el camino de la vida- nos va descubriendo en nosotros y en nuestro mundo, en la vida real de cada día, todas las oscuridades de nuestra sociedad, así como nuestros límites y ataduras personales: ahí están nuestros sepulcros y nuestras vendas. Todo aquello que nos condiciona y obstaculiza nuestra libertad y la de nuestros hermanos, las que hacen sombras de muerte y nos enredan en tinieblas de tristeza y ansiedad.

Hoy la buena noticia del Evangelio nos habla de la victoria de Cristo sobre nuestra muerte. No está en el sepulcro, no está atado por las vendas, llevado hasta allí por el pecado y la ceguera de lo inhumano: ahora por el amor del Padre ha sido trasladado el Reino de la vida y de la luz. No se ha ido, no lo han robado, ha resucitado y está con nosotros de un modo nuevo, sin muerte ni ataduras. Ya nada ni nadie podrá pararlo ni impedir que su amor nos transforme y nos libere.

«Os sacaré de vuestros sepulcros»

Será Él, quien con la fuerza de su Espíritu, nos sacará de nuestros sepulcros y nos liberará de todas nuestras ataduras, para que seamos libres como Él es libre. Por eso hoy es día de alegría y de fiesta. nos llega la buena noticia de su resurrección y, en ella, la nuestra propia. Estamos ganados para la libertad y la vida: ahora ya podemos ser hombres nuevos por la fuerza de su Espíritu. La misión es sencilla, sólo nos toca buscarlo de corazón allí donde él quiere dejarse ver a favor nuestro. Nos da indicaciones precisas: «No busquéis entre los muertos al que vive» e «id a Galilea», allí se «dejará ver a favor nuestro». No está porque Él debía resucitar de entre los muertos.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:


Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído