"Francisco quiere echar la red al otro lado de la barca y pescar a sus cardenales en otras aguas"

Manyo Maeda: Un pescador pescado para cardenal en aguas de periferia

"¿Estaremos una vez más ante la consabida apuesta del hermano Francisco por la cuarta vía de la reforma eclesial?"

Manyo Maeda: Un pescador pescado para cardenal en aguas de periferia
Manyo Maeda

El título largo del libro que publicó el año pasado es significativo: La tinta del calamar gotea por la sotana en la misa del alba

(Juán Masiá sj, Tokio).- Pescador y pastor, en el doble sentido de ambas palabras, el párroco Manyo Maeda comenzó su ministerio en pequeñas iglesias de la zona isleña de Gotô, periferia de Nagasaki y más que periferia de Japón. Pastor y pescador de almas, también pescaba calamares y cuidaba la fauna doméstica en el abundante tiempo libre que deja la escasa feligresía de una aldea rural.

Un pajarito que merodeaba por los pasillos de la nunciatura nos cuenta mini-secretos de curia bajo condición de anonimato. Dice que se dvidían las opiniones de los informantes sobre la conveniencia de apostar por un político conservador, un intelectual avanzado o un diplomático de centro curial. Pero desde las alturas romanas les devolvían las propuestas, sugiriendo una cuarta alternativa

¿Estaremos una vez más ante la consabida apuesta del hermano Francisco por la cuarta vía de la reforma eclesial?. Parece ser que Francisco quiere echar la red al otro lado de la barca y pescar a sus cardenales en otras aguas de la periferia. Y el elegido ha sido un pastor y pescador; por cierto en el doble sentido, material y espiritual, de ambas palabras. El mensaje se transparenta: quien pueda entender que entienda.

Nacido en 1949, ordenado sacerdote en 1975. Tras años de ministerio en diversas parroquias de la diócesis de Nagasaki -catolicismo tradicional, transmitido en familia de generación en generación y cultivado con sangre de mártires y víctimas de guerra nuclear-, Manyo Maeda fue nombrado obispo de Hiroshima en 2011 y arzobispo de Osaka en 2014.

El título largo del libro que publicó el año pasado es significativo: La tinta del calamar gotea por la sotana en la misa del alba. Pasatiempos cotidianos del cura Manyo La ilustración de la portada evoca sus años de cura rural: paraguas de chaparrón, sotana raída y cartera de faena. Pero le han sobrepuesto pintado un fajín episcopal, porque el libro se publicó con ocasión de su nombramiento para apacentar la megápolis de Osaka (rasgos y trayectorias que nos hacen pensar de nuevo en Francisco…por asociación de ideas).

El recuerdo de los mártires y de las víctimas de las bombas atómicas le han animado a repetir en su predicación el mensaje de Juan Pablo II en su visita de 1985: Nunca más la guerra, siempre la vida… Sin duda lo seguirá repitiendo, ahora desde el púlpito de la iglesia universal que elige reformarse para la paz desde las periferias.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído