Organizado por Pastoral Penitenciaria del Arzobispado, con voluntarios de la UCV

«Campamento Libertad», espacio de convivencia, comunicación y escucha en la prisión de Picassent

Estos campamentos "nos hacen sentir libres a pesar de nuestra privación de libertad"

"Campamento Libertad", espacio de convivencia, comunicación y escucha en la prisión de Picassent
Pastoral Penitenciaria Diócesis de Málaga

Para los internos supone "una vía de escape a la rutina y a las actividades que desarrollan habitualmente", además de "la motivación de estar en contacto con gente del exterior", según Víctor Aguado

(Diócesis Valencia).- Ofrecer un espacio de convivencia, comunicación y escucha para mitigar la soledad del verano en el centro penitenciario «Antonio Asunción» de Picassent. Ése es el principal objetivo del «Campamento Libertad», organizado por el Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado en colaboración con la Universidad Católica de Valencia (UCV), que dará comienzo mañana, lunes.

En esta iniciativa participará un centenar de internos e internas de la prisión, que durante dos semanas podrán realizar actividades y talleres coordinados, por segundo año consecutivo, por voluntarios de la UCV, ha indicado Víctor Aguado, director de Pastoral Penitenciaria del Arzobispado.

El campamento «consta de actividades de formación y lúdicas, en sesiones de mañana y tarde, tales como talleres de arte, deportes, valores, repaso y habilidades sociales, así como juegos y manualidades».

 

Voluntarios en la cárcel de Picassent

 

Un sobresaliente para los estudiantes voluntarios de la UCV

«La labor desinteresada de los 20 voluntarios que colaboran en esta iniciativa, todos jóvenes estudiantes de la UCV, es fundamental y totalmente necesaria para que podamos llevarla a cabo porque ellos asumen todas las tareas del campamento, supervisados por voluntarios de la Pastoral Penitenciaria», según Aguado, que ha agradecido el apoyo de la Escuela de Voluntarios de la UCV.

Muchos de los voluntarios «ya colaboraron en la misma experiencia el año pasado y han decidido repetir porque les aporta un gran enriquecimiento personal y humano»

En estas actividades «podrán participar hombres y mujeres de todos los módulos del área de Preventivos que no tengan incompatibilidades y con acceso al Área Sociocultural y al Polideportivo del centro penitenciario, donde se desarrolla el campamento».

Para los internos supone «una vía de escape a la rutina y a las actividades que desarrollan habitualmente«, además de «la motivación de estar en contacto con gente del exterior», según Víctor Aguado, que ha añadido que tal y como señala alguno de los internos, estos campamentos «nos hacen sentir libres a pesar de nuestra privación de libertad«.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído