Aboga por encarar una educación desde la diversidad de la población

Arturo Sosa sj. pide a los jesuitas mantener «las puertas abiertas de las escuelas»

Para participar de la relidad con "capacidad crítica" y "discernimiento"

Arturo Sosa sj. pide a los jesuitas mantener "las puertas abiertas de las escuelas"
Arturo Sosa, sj., en Bolivia

La articulación con los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas no siempre se hace explícita, pero (...) ciertamente son convergentes, porque nosotros desde la mirada de los pobres pretendemos acabar con la pobreza

El padre Arturo Sosa SJ, Superior General de la Compañía de Jesús, manifestó que la Orden debe mantener las «puertas abiertas» de las escuelas que están bajo su administración.

«Uno de los desafíos es tener las puertas abiertas (de las escuelas), pero ¿cómo tener las puertas abiertas? (Pues) hay escuelas que nacen para pobres y terminan siendo escuelas para gente de clase media», dijo Sosa, durante el Encuentro de Educación que se realizó en el colegio San Calixto de La Paz.

Pidió que, bajo el principio de la tradición pedagógica ignaciana, se ponga especial atención en el acceso a la educación, porque el desafió en las escuelas jesuitas es mantener sus «puertas abiertas» para todos con el fin de encarar una educación desde la diversidad de la población.

También invitó a la comunidad educativa ignaciana a contribuir de manera propositiva en todos los procesos sociales porque «la educación no está aislada» del acontecer político y social.

Afirmó que es fundamental el perfil humano de los estudiantes que pasan por las aulas de las unidades educativas de la Compañía de Jesús porque la idea es generar personas comprometidas con la trasformación social.

 

 

Es así que «en las universidades de la Compañía es muy común escuchar decir ‘la universidad es un proyecto de cambio social‘, porque queremos que nuestros egresados de cualquier nivel de educación no sólo sean conocidos porque son buenos en matemáticas o muy buenos en la investigación, sino queremos que sean conocidos por su calidad humana, por su compromiso ciudadano y porque son capaces de ponerse al servicio de la vida digna de todos los seres humanos», destacó.

Sosa enfatizó que la gente formada con el espíritu ignaciano no debe ser ajena a la realidad, sino debe participar de la misma con «capacidad crítica» y «discernimiento» para constituirse en portador de un mensaje de esperanza.

Asimismo, se refirió a la vinculación de la misión de la Compañía con los Objetivos del Milenio y Desarrollo Sostenible porque son convergentes en el marco de la lucha contra la pobreza.

«La articulación con los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas no siempre se hace explícita, pero (…) ciertamente son convergentes, porque nosotros desde la mirada de los pobres pretendemos acabar con la pobreza y los objetivos del milenio también (buscan) lograr una vida digna para todos», sostuvo.

En su quinto de día de visita a Bolivia, el Padre General de los jesuitas fue recibido en el colegio San Calixto por unas 400 personas ligadas a la educación. Entre los asistentes estuvieron el cardenal Toribio Ticona, miembros de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas y el analista Francesco Zaratti.

El evento -además- sirvió para que Sosa se despida de Bolivia tras una apretada agenda.

En su estadía en el país, tuvo encuentros con comunicadores de la Compañía de Jesús y de otras obras de la Iglesia, con los jóvenes y pueblos indígenas en la reducción jesuítica de San Ignacio de Moxos, con los laicos y laicas, entre otros.

Sosa, de origen venezolano, es el trigésimo primer Padre General de la Compañía de Jesús y el primer latinoamericano en ocupar dicho cargo.

(Rd/Fides)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído