Julio Millán

Vivir y seguir viviendo

"No hay nada más bello que querer y sentirse querido y dejarse querer"

Vivir y seguir viviendo
Julio Millán

Al final no hay mejor herencia que haber sido semilla en el surco de la vida y árbol frondoso en cuyas sombras entra mucha gente y se cobijan muchos recuerdos

(Julio Millán, presidente de Edad Dorada Andalucía).- Vivir es siempre el reto de cualquier ser humano, y ser feliz el gran objetivo. Pero el “alquiler” en esta vida no es eterno, y llegado un momento tenemos que hacer “mudanza”. En todo ese proceso hay que intentar hacer camino de la mejor manera: pasar por esta vida haciendo el bien que se convertirá en la gran herencia que uno dejará aquí.

En las residencias de mayores de Edad Dorada Mensajeros de La Paz se intenta vivir esta realidad, por eso se vive con naturalidad, se goza con naturalidad, se ríe con naturalidad, se juega con naturalidad y se convive con naturalidad, se sufre con naturalidad también e incluso se muere con naturalidad. Y por más vueltas que le des no queda más que vivirlo con naturalidad.

La vida y la muerte se vivencian y se aceptan con naturalidad. Se convive con la vida y con la vejez con sabor a cercanía última con naturalidad.

El crepúsculo de la vida sabe a cuidado y ternura y en la mayoría de los casos el amor que das lo recibes con creces. En el atardecer de la vida todos nos volvemos mas frágiles pero también más agradecidos y sensibles. Por eso todo el amor que demos solo será devolver lo que antes ellos dieron.

No hay nada más bello que querer y sentirse querido y dejarse querer. Por eso en todo lo que hagas por los demás, pon mucho amor y a nadie debas nada más que amor.

La vida la tenemos llena de cosas que nos aportan cierto bienestar, y con la edad vamos descubriendo cuantas cosas hay en la vida que no necesitamos y que no nos aportan felicidad, porque las canas y los años nos enseñan que la vida es más sabrosa cuando la vamos llenando de vida, de presencias, de acogidas, de recuerdos, de amigos, de amores, de ternuras, de abrazos ..

Al final no hay mejor herencia que haber sido semilla en el surco de la vida y árbol frondoso en cuyas sombras entra mucha gente y se cobijan muchos recuerdos. Por eso y por mucho más ama hasta que duela y perdona hasta que encuentres la serenidad de no haber dejado a nadie por el camino, salvo aquellos que optaron por otro camino . Y cuando llegue la “mudanza” experimentaras que al final quedan los “árboles que sembraste” que a otros dieron sombra y aportaron felicidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído