"Francisco marca un cambio esencial en la doctrina de la Iglesia"

Xabier Pikaza: «Al justificar la pena de muerte, la Iglesia ha sido infiel al Evangelio»

"Justificar desde la religión la pena de muerte confiesa que la venida de Jesús ha sido en vano"

Xabier Pikaza: "Al justificar la pena de muerte, la Iglesia ha sido infiel al Evangelio"
Por la abolición de la pena de muerte Agencias

Según el evangelio (el Nuevo Testamento) carece de sentido la pena de muerte, no sólo por motivos religiosos (de experiencia de vida y perdón de Jesús) sino por nueva experiencia social

(Xabier Pikaza).- El Papa Francisco ha mandado que se suprima la alusión (la justificación) de la pena de muerte en el Catecismo de la Iglesia Católica. Ésta es una decisión gozosa y justa, cristiana y humana, que procede del Evangelio, aunque viene con «retraso», pues debía haberse tomado hace ya muchos años.

Al justificar la pena de muerte (y al mantenerla en su legislación canónica), la Iglesia ha sido infiel al evangelio, y lo ha sido por haber pactado injustamente con la «ley del César», sin haber distinguido el Antiguo del Nuevo Testamento o, mejor dicho, sin haberse atrevido a ratificar la llegada de la plenitud de los tiempos (cf. Gal 4, 4; Mc 1, 14-14), es decir, la plenitud de Israel, con el cumplimiento de las promesas de Dios a través de la vida de Jesús, que fue precisamente condenado a muerte.

Por fin, la Iglesia católica se atreve, en este campo, a ser cristiana, por fin tiene la osadía de creer en el evangelio, con lo que implica de «fe en la vida» y de superación de un tipo de «ley punitiva», marcada por el talión «ojo por ojo, diente por diente».

 

 

Allí donde se justifica por (o desde) la religión la pena de muerte se está confesando que la «venida de Jesús, Hijo de Dios» ha sido en vano. De todas formas, el camino para llegar a esta superación era (y sigue siendo) difícil, como indica le ley civil y criminal del Antiguo Testamento, donde (como indicarán las reflexiones que siguen) se sigue justificando «generosamente» la pena de muerte.

Esta noticia (el Papa Francisco ha mandado quitar la pena de muerte del Catecismo de la Iglesia Católica) marca un cambio esencial en la doctrina de la Iglesia, un cambio que, bien leído, tendrá inmensas consecuencias, por lo que implica en la visión del hombre, en el derecho de la vida, en la visión del perdón.

En ese contexto ofrezco hoy una reflexión sobre la pena de muerte en el Antiguo Testamento, para así saber de dónde venimos. Los que justifican por la Biblia la pena de muerte no han llegado a Jesús (ni a las mejores lectura bíblicas del judaísmo rabínico).

Dejo para otros días la novedad bíblica del Nuevo Testamento, y dejo también la forma y razones por las que la misma Iglesia ha podido aplicar en otro tiempo la pena de muerte, sin haber advertido la novedad bíblica y humana de Jesús de Nazaret, el condenado a muerte. (Todo lo que sigue está tomado de mi Diccionario de la Biblia, pero nos sitúa en el contexto de la novedad de esta decisión bíblica y cristiana del Papa Francisco).

 

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído