La ciudad valenciana celebra desde hoy la Fiesta de la Virgen de Vallivana

El Sexenio de Morella

La historia de una imagen que "roba y atrae los corazones de los que la miran y veneran"

El Sexenio de Morella
La Virgen de Vallivana

Puig: "Es una alianza entre el pasado y el futuro, entre los morellanos más allá de los pensamientos, el tiempo y la condición"

(Josep Miquel Bausset).- Cada 6 años, éste, desde hoy día 18 hasta el lunes 27 de agosto, la ciudad valenciana de Morella se viste de fiesta en la celebración del Sexenio en honor de la Virgen de Vallivana. Este año el Sexenio, en su 54 edición, comenzará con la Rogativa que desde Morella se desplazará al Santuario de la Virgen, a 24 kilómetros de la ciudad. Y es hoy, 18 de agosto, cuando la imagen de Santa María llegará a la capital de la comarca valenciana de los Ports para entrar en la villa por el Portal de l’Estudi.

El Sexenio tiene su origen en la protección que la Virgen hizo de Morella en la terrible peste de 1672. Un año después, «el Justicia, Jurados y Consell de Morella», acordaron «dar gracias a la Emperatriz de todas las criaturas y Señora nuestra la Virgen de Vallivana ahora y en todo tiempo en un novenario de seis en seis años por el beneficio de la salud alcanzada en el año pasado». Por eso la ciudad decidió «en demostración del agradecimiento y gracias, se lleve a la presente villa, y se le celebre un novenario en la iglesia mayor, para que se continúe y aumente la devoción a la sagrada imagen».

La edición facsímil de la Historia de la Muy Noble, Fiel, Fuerte y Prudente Villa de Morella, de Francisco Oliet Palos, de 1861, describe la «Historia de María Santísima de Vallivana. Su origen y antigüedad». En este texto, Oliet se hace eco de «la breve historia de María Santísima que se publicó en Valencia por Joseph Garcia en 1721», y escribe: «Esta Santa Imagen es de los tiempos de los Santos Apóstoles cuando el Apostol Santiago estuvo en Valencia y después en Peñíscola». El Apóstol pasó también por Morella, donde encontró «en el Bosque de Vallivana (que dista dos leguas de la Villa) la estatua del Dios Júpiter la derribó por sus manos de aquel injusto trono y colocó en él, la Imagen Sacrosanta de María Madre de Dios, para que fuese venerada de los fieles cristianos».

La danza de los Torneros


Por lo que respecta a la imagen de la Virgen de Vallivana, el libro detalla «Su aparición y hallazgo (en tiempo de dicho Rey D. Jaime) por un humilde Pastor». El texto describe también la imagen de Santa María, que es «de Barro cocido; pero de un rostro tan hermoso, que parece animado» y por eso mismo, «roba y atrae los corazones de los que la miran y veneran». El texto incluye los capítulos referentes a «Su culto y Devoción», los «Prodigios obrados por su intercesión», describiendo el «Motivo de las fiestas sexenales» y el «Modo con que la Ylte. Villa las executa», la «Casa y hermitorio de Vallivana» y los «Gozos en honor de Ntra. Sra. de Vallivana».

En 1929, Eduard López Chavarri escribió con referencia a la fiesta del Sexenio: «fa goig de vore el camí solcat per núvols d’incens, cobert d’enramades, i ple de cants religiosos, de llums, d’arcs que brillen al sol, de flors, de «visques» entusiastes».

Como escribía hace seis años Joaquim Puig, actual Molt Honorable President de la Generalitat del País Valenciano, el Sexenio, «Es una alianza entre el pasado y el futuro, entre los morellanos más allá de los pensamientos, el tiempo y la condición».

Y el filólogo Vicent Pitarch escribía: «Cuando uno se acerca a Morella, participando de las fiestas del Sexenio, te asalta la impresión de introducirte en un ambiente barroco», por el hecho que «Morella se transfigura durante las fiestas del Sexenio».

La arciprestal de Santa María de Morella


Como ha dicho Manuel Milian Mestre, cada Sexenio tiene «raíces de identidad», ya que es en estos días del novenario a la Virgen de Vallivana que «las familias vuelven a Morella», por el hecho que «los hijos y los nietos de morellanos que viven en Cataluña, bajan hasta la capital de la comarca de los Ports para celebrar esta fiesta».

En su devoción a la Virgen de Vallivana, la bendita entre las mujeres, los morellanos nos enseñan a confiar en Santa María, madre de consuelo y de esperanza y estrella que ilumina nuestras noches.

Como ha dicho el P. Abat Josep Mª Soler, «la maternidad de María ha hecho posible que la humanidad pueda palpar con palabras y gestos humanos, como la Sabiduría divina compartía sus delicias con el género humano». Y es esta solicitud maternal de Santa María, que «queda significada en la multitud de santuarios marianos que hay a lo largo y a lo ancho de nuestra tierra», como el de Vallivana.

Que la Madre Virgen, que es imagen de la Iglesia y que con el canto del Magníficat proclama la grandeza del Dios que nos salva, del Dios que «dispersa a los hombres de corazón altivo», del Dios que «derroca a los poderosos del solio y levanta a los humildes» (Lc 1:51-52) ayude a los morellanos a vivir este nuevo Sexenio para avanzar en el camino de la fe.

Morella con su castillo

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído