Xabier Pikaza

San Agustín, la conciencia cristiana de occidente

"Sin él no seríamos lo que somos, ni en Europa, ni en la iglesia"

San Agustín, la conciencia cristiana de occidente
Xabier Pikaza Ibarrondo

No es un hombre al que debamos seguir, pero sí alguien con quien debemos discutir, para aprender incluso de sus errores, en estos momentos en que la Iglesia de Occidente tiene que dejar de ser agustiniana, para ser más bíblica, más mística, más libre

(Xabier Pikaza).- Algunos le han llamado «faro», yo prefiero llamarle la «conciencia» de occidente. Fue quizá el primer «europeo», siendo bebeber africano, fue retórico, platónico latino, obispo cristiano… El primero que habla con plena conciencia de sí mismo. Hombre de grandes «pecados», que no están quizá donde él los piensa, hombre virtudes, que quizá tampoco están donde después se han pensado…

Sin él no seríamos lo que somos, ni en Europa, ni en la iglesia. No es un hombre al que debamos seguir, pero sí alguien con quien debemos discutir, para aprender incluso de sus errores, en estos momentos (año 2018) en que la Iglesia de Occidente tiene que dejar de ser agustiniana, para ser más bíblica, más mística, más libre,más social, superando un tipo de platonismo y maniqueísmo de los que Agustín no acabó a mi juicio de liberarse.

Tenemos que dejar de ser agustinianos en un sentido, para entender mejor al verdadero Agustín, para corregirle así, y corregirnos con él, pero eso sólo podremos conseguirlo dialogando, discutiendo, amando, buscando… y rehaciendo en otra línea su aventura vital, como podrá ver quien siga leyendo.

Esta «postal» es larga, tiene dos partes:

— La primera, más breve (una semblanza en ocho momentos) evoca algunos aspectos básicos del pensamiento y vida de Agustín.

— La segunda, más extensa, ofrece un desarrollo teológico y vital de San Agustín, y está pensada sólo para personas que quieran avanzar con él en una línea «discutiva» del pensamiento cristiano.

La imagen escogida como presentación quiere recoger los rasgos menos «convencionales» de Agustín, hombre apasionante y apasionado, un bereber genial… Sobre la relación con su «esposa» trato con extensión en la segunda parte de la postal. Buen día a todos.

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído