Xabier Pikaza

Oscar Romero: Jesús por tres años en el Salvador, Santo para siempre

"El asesinato de Rutilio Grande transformó para siempre la vida de Romero"

Oscar Romero: Jesús por tres años en el Salvador, Santo para siempre
Xabier Pikaza Ibarrondo

Romero fue presencia real de Jesús en medio en los pobres, los empobrecidos y asesinados. No hizo más que decir la verdad, con miedo de ser asesinado, pero con lealtad a Jesús, y así le quisieron, le quiso su pueblo, que ha hecho santo

(Xabier Pikaza).- Será canonizado el próximo 14. He escrito varias veces sobre él en este blog. Hoy quiero recoger su semblanza en Diccionario de Pensadores Cristianos, añadiendo una evocación personal y una reflexión algo más amplia sobre el mensaje de su vida.

ROMERO, OSCAR (1917-1880).

Obispo católico de El Salvador, defensor de los derechos humanos, asesinado el año 1980.

Romero había sido un piadoso hombre de Iglesia, un sacerdote culto, amigo de la justicia, aunque alejado de la vida real de su pueblo. Pero unas semanas después de haber sido nombrado arzobispo, el 22 de febrero de 1977, uno de sus colaboradores, hombre para el pueblo, abierto a la vida y la muerte de todos, en solidaridadecritiana, el P. Rutilio Grande SJ, fue asesinado por un escuadrón pagado por los poderes de la muerte (en contra de su pueblo).

Ese acontecimiento transformó la vida de Romero, que salió a conocerla vida y sufrimiento real de su pueblo y desde entonces hasta su «asesinato» por las fuerzas del «imperio» a lo largo de tres años de intenso compromiso episcopal se convirtió en la voz de los sin voz, testigo de Jesús, denunciando los crímenes de la dictadura económica y social de su pueblo y anunciando de una forma muy concreta las exigencias y dones del evangelio, en sus homilías radiadas cada domingo a todo el país.

Con su ejemplo y su palabra, Romero fue presencia real de Jesús en medio en los pobres, los empobrecidos y asesinados. No hizo más que decir la verdad, con miedo de ser asesinado, pero con lealtad a Jesús, y así le quisieron, le quiso su pueblo, que ha hecho santo, antes que lo haga Roma. Le mataron como a Jesús, pero con una diferencia:

— A Jesús le mataron a cara descubierto, tras un juicio público, de forma que sabemos el nombres y apellido de sus asesinos «legales», políticos y religiosos.

— A Romero le mataron a pleno día, pero a escondidas, sin juicio público previo, condenado por los poderes fácticos , fusilado cuando decía misa por un escuadrón del pueblo.

Así me lo contó (el año 1987), con emoción desbordada, la monja que estaba a su lado y que le acogió ya envuelto en sangre, con la vestimenta de la misa, llorando de nuevo: ¡Era ya ya un santo, y como a santo le mataron, era Jesús, que pasó con nosotros tres años!
Por ella supe quien era Romero, a ella quiero recordarla ante todo en esta postal

Para leer el artículo completo, pincha aquí:

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído