Francisco Cerro, en Paulinas

La trampa se rompió y escapamos. Es tiempo de confiar

El obispo de Coria-Cáceres desgrana el contenido del salmo 123

La trampa se rompió y escapamos. Es tiempo de confiar
El obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro

La espiritualidad cristiana tiene como fin la santidad, es decir, el que seamos alcanzados por Cristo, y esto no se podrá llevar a cabo sin la gracia del Señor, que nos invita constantemente a confiar

(Paulinas).- D. Francisco Cerro Chaves, el actual Obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, utiliza el método de la lectio divina para ofrecernos una preciosa meditación sobre la confianza, desgranando todo el contenido del salmo 123, que es un precioso canto a la confianza en Dios.

Confiar en el Señor es encontrar siempre la puerta de la esperanza y romper la trampa del cazador. Nos instalamos en la mediocridad y no avanzamos porque nos falta «el ascensor» (como decía santa Teresita del Niño Jesús), que es la entrega por amor y la confianza plena.

Al leer la exhortación apostólica del papa Francisco Gaudete et exultate, donde el Papa plantea la santidad como unión con el Maestro a través de las Bienaventuranzas, contemplamos el marco donde sitúa la belleza de la vida cristiana. Este comentario al Salmo 123 trata de ayudar y profundizar en lo que, una y otra vez, repite el Papa.

La espiritualidad cristiana tiene como fin la santidad, es decir, el que seamos alcanzados por Cristo, y esto no se podrá llevar a cabo sin la gracia del Señor, que nos invita constantemente a confiar, mediante la espiritualidad del Corazón de Jesús, que tanto ha aportado para poder vivir sin temor.

Para saber más, pincha aquí:

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído