Josep Miquel Bausset

Taller Monástico en Montserrat

Tendrá lugar los días 8 y 9 de diciembre

Taller Monástico en Montserrat
Josep Miquel Bausset

Hemos de tener presente que "escucha, discernimiento y llamada se encuentran en el inicio de la misión de Jesús". Por eso el Taller quiere ser un espacio para escuchar a los jóvenes que quieran discernir la llamada del Señor

(Josep Miquel Bausset).- Como cada año, el fin de semana más próximo a la solemnidad de la Inmaculada, el monasterio de Montserrat organiza un Taller Monástico, con el objetivo de ofrecer a los jóvenes la oportunidad de conocer el monacato «in situ» y de pasar unos días con nosotros, los monjes.

Por regla general organizamos tres Talleres Monásticos al año: el primero durante el Triduo Pascual, el segundo a mediados de julio, cerca de la fiesta de San Benito y el tercero la primera semana de diciembre, en vigilias de la Inmaculada.

Durante el Taller Monástico, que suele durar dos días, los jóvenes de entre 18 y 35 años conviven con los monjes participando de la oración litúrgica y de diversos talleres que les ofrecemos para que, de cerca, puedan conocer la vida monástica. Este próximo Taller girará alrededor del lema de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de obispos, dedicada a los jóvenes, la fe i el discernimiento.

Cabe recordar que en la carta que el papa Francisco dirigió a los jóvenes para preparar el Sínodo, el obispo de Roma les recordaba que «nuestra vida y nuestra presencia en el mundo son fruto de una vocación divina». Y es que, como decía el papa, «Dios siempre sale a nuestro encuentro», ya que es «Dios-con-nosotros». Por eso este Dios, «conociendo nuestra ardiente nostalgia de amor y de felicidad, nos llama a la alegría».

El Taller Monástico pretende presentar la vida monástica como un camino, como nos recordaba el papa en su carta dirigida a los jóvenes, dentro de la «diversidad y especificidad de cada vocación personal y eclesial». Y también la urgencia a «escuchar, discernir y vivir esta palabra que nos llama y nos permite hacer fructificar nuestros talentos».

Hemos de tener presente que «escucha, discernimiento y llamada se encuentran en el inicio de la misión de Jesús». Por eso el Taller quiere ser un espacio para escuchar a los jóvenes que quieran discernir la llamada del Señor.

En su mensaje a los jóvenes, el papa destacaba un hecho esencial para acoger la vocación que Dios nos ofrece, y que en la vida monástica se da de una manera particular: «la llamada del Señor viene de una manera silenciosa y discreta, sin imponerse a nuestra libertad». Por eso «es necesario prepararse para escuchar con profundidad la palabra, prestar atención a los detalles de nuestra vida diaria y mantenerse abierto a las sorpresas del Espíritu», como experimentó el joven Benito, padre de monjes. Por eso «si nos mantenemos encerrados en nosotros mismos, no podremos descubrir la llamada personal que Dios ha pensado para nosotros». En el Taller Monástico los jóvenes hacen la experiencia de la comunión en la soledad. De la oración litúrgica y personal, del trabajo y del saber compartir.

Así en esos días, de la misma manera que «Jesús discernió el contenido de la misión a que fue enviado», también los jóvenes que participan en el Taller, reflexionan sobre su futuro y abiertos al Espíritu, miran de descubrir qué espera Dios de ellos. Por eso el Taller, desde la oración y el diálogo, ofrece la posibilidad, como dice el papa, para que cada uno de los participantes pueda «descubrir la propia vocación, mediante el discernimiento espiritual».

El papa nos recuerda el hecho que «la vocación cristiana siempre tiene una dimensión profética» y por eso «también hoy tenemos necesidad del discernimiento y de la profecía».

Como nos recuerda el papa, «la alegría del Evangelio, que nos abre al encuentro con Dios y con los hermanos, no puede esperar nuestras lentitudes y desidias». Y es que «la misión cristiana es para el presente». Por eso «cada uno de nosotros está llamado a convertirse en testigo del Señor, aquí y ahora».

Como en cada Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, también en este Taller Monástico, hace falta que recordemos que «el Señor nos sigue llamando a vivir con él y a seguirlo en una relación de especial proximidad». Por eso cuando un joven descubre que Dios se acerca a él, si el Señor «nos hace entender que nos llama a consagrarnos totalmente a su Reino, no hemos de tener miedo». El papa nos recuerda que «es bonito (y es una gracia inmensa) estar consagrados a Dios y al servicio de los hermanos», como en la vida monástica, por medio de la oración y de la acogida de huéspedes y de peregrinos.

En el mensaje a la 47a Semana de Institutos de Vida Consagrada celebrada en Madrid del 5 al 8 del pasado mes de abril, el papa Francisco animaba a los participantes a «escuchar las inquietudes de los jóvenes», a no hacer proselitismo y a buscar maneras para «abrir caminos, perqué el Señor pueda hablar, para que el Señor pueda llamar» jóvenes a seguirlo en el presbiterado o en la vida consagrada. El papa también animaba a los religiosos a «preparar el camino para que se vea lo que anunció Joel: vuestros jóvenes profetizaran» (Jl 3:1).

El Taller Monástico invita a los jóvenes con inquietudes vocacionales a dar gracias a Dios por las personas consagradas al Señor en la vida religiosa, en el presbiterado, en el monacato y en los otros carismas eclesiales, que enriquecen a la Iglesia y que le dan la dimensión profética que viene del Espíritu.

En este Taller del 8 y 9 de diciembre, queremos presentar la vida monástica
como un camino de búsqueda de Dios, tal como nos dice San Benito en su Regla. Y también como una aventura donde los monjes queremos ser testigos de esperanza y artesanos de paz. En el claustro los monjes queremos ser la voz del silencio para hablar a Dios de los hombres, a la vez que transmitimos a éstos la alegría del Evangelio. Por eso la Iglesia pide a los monjes que seamos hombres enamorados de Dios, sedientos de su Palabra y hermanos de todos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído