Antonio Aradillas

¡No a las mujeres!

"A las mujeres les sobran regalos y carantoñas eclesiásticas"

¡No a las mujeres!
Antonio Aradillas

La solución no está, ni en la concesión del diaconado femenino, ni en el consentimiento y permiso de que participen, como matrimonios, en dicasterios supremos y sinodales precisamente dedicados a la familia

(Antonio Aradillas).- Redacto estas reflexiones cuando la sangre de más de cuarenta mujeres maltratadas en España entintan de rojo violento los titulares de los diversos medios informativos, habiendo antes ellas cursado, o sin cursar, las previas y oportunas denuncias por los cauces oficiales. Cuarenta mujeres, víctimas de la irracional violencia machista registradas en España, obligan a pensar que su número sea similar, o aún mayor, en el resto del mundo, cristiano o sin cristianizar,

Y es precisamente la condición de cristiano, y además de «católico, apostólico y romano», la circunstancia que en mayor cuantía y consideración, estimulan el planteamiento de tan trágico tema, que antes de llenar páginas y secciones de los medios de comunicación, se vivieron en los interiores de los escenarios domésticos, con doliente participación e intervención, en frecuentes ocasiones, de los propios hijos,

Y, en consonancia con lo que piensa y vive el pueblo fiel de la Iglesia, una de las primeras convicciones que se alcanza es la de que esta -la Iglesia- resulta ser en gran parte, responsable de la dramática situación en la que viven -es decir, mueren-, tantas mujeres.

 

 

La formación-información de la fe, considerada como religiosa, basada en argumentos bíblicos, eclesiásticos, canónicos, catequísticos, litúrgicos y teológicos, conduce necesariamente al convencimiento de que la mujer, por ser mujer, es objeto y sujeto de pecado, y por supuesto, sierva y esclava del hombre a perpetuidad y sin discrepancia.

La discriminación de la mujer por parte de la Iglesia, impidiéndole el acceso a las responsabilidades que distinguen y honran al hombre, por hombre, es, hoy por hoy, insólito, insostenible, ofensivo y rozando los linderos de la irracionalidad.. Si además son ya muchos los teólogos de reconocida reputación profesional, que opinan lo contrario a la vigente disciplina oficial todavía mantenida en la Iglesia católica, razón de más para que a la mujeres y a no pocos hombres les extrañen, molesten, no comprendan y odien las normas y procedimientos canónicos al uso.

Si todavía algunos mantenedores de disciplinas decrépitas se empeñaran en proclamar el dogmatismo de las mismas -posición que cada día tiene menos adeptos- la solución legítima, y en consonancia con la vida y el evangelio, no sería otra que la de afrontar «en el nombre de Dios» ser declarado verdadero hereje, tanto en masculino como en femenino.

Con honradez, y siempre con amor para el papa Francisco, son ya muchos los cristianos -ellos y ellas- sorprendidos de que el tema no haya sido afrontado por él, hasta sus últimas consecuencias, con la audacia, la autoridad, el sentido común, la autonomía y el amor a los más pobres que define su comportamiento de padre y pastor «franciscanos».

La mujer es hoy la más pobre de toda la grey eclesial. Carece de los derechos de los que el hombre, por hombre, hace gala y disfruta. Ellos -solo ellos- son, y ejercen la autoridad, y además «en el nombre de Dios» y con todos los emolumentos humanos y divinos, aunque no siempre el «servicio» forme parte del referido concepto ni de «autoridad», ni de jerarquía. La mujer no llega a ser tenida en cuenta en la Iglesia como persona, y menos como sagrada. Es más impura que pura, por aquello de las pías orgánicas, biológicas y ancestrales leyes judías…

 

 

Tener que ser a perpetuidad esclavas del hombre, por lo de la interpretación alegórica de la costilla, en el Sagrado Libro del Génesis, por las vulgares interpretaciones del apóstol san Pablo y de no pocos «Santos Padres», teólogos y moralistas, el eslogan de que «La Iglesia no quiere mujeres» debiera estar ya a punto de pasar a mejor vida, cuando reconocidas teólogas, con autoridad, estudios, conocimientos y encarnadas en la realidad, y a la luz del santo evangelio, como en el caso de Ivone de Gevara, máxima representante en el mundo de la teología feminista, acaba de diagnosticar que «la Iglesia está ya a punto de perder a las mujeres que piensan y discurren».

La solución no está, ni en la concesión del diaconado femenino, ni en el consentimiento y permiso de que participen, como matrimonios, en dicasterios supremos y sinodales precisamente dedicados a la familia, de los que hasta el presente los más eminentísimos señores cardenales purpurados ni tuvieron ni tienen la más remota idea.

A las mujeres les sobran regalos y carantoñas eclesiásticas, con el recuerdo de que fue una mujer, María de nombre, la única persona que tuvo y tiene la gloria y el privilegio de haber llegado a ser «Madre de Dios». La solución está en la plena y consecuente equiparación con el hombre, dentro y fuera de la Iglesia y ¡basta ya de de «distingos», argucias y sutilezas «dogmáticas» o semi-dogmáticas.

Proporciona sobrados elementos de aterradora reflexión comprobar que, al menos en los programas electorales de todos los partidos políticos, -y más de los izquierdosos-, cuanto se relaciona con la mujer y su estatus, alcanza grados más altos de consideración, de respeto, de evangelio y de teología, que los que pueda albergar el Código de Derecho Canónico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído