"El Árbol de la Vida induce a nuestra mente a una forma de pensamiento más elevado"

El misterio del esotérico Manuscrito Voynich… ¿por fin descifrado?

"Un diagrama del macrocosmos y analogía de lo absoluto. Y del ser humano como microcosmo"

El misterio del esotérico Manuscrito Voynich... ¿por fin descifrado?
El manuscrito Voynich. EP

Observé, los diptongos en el testo así que solo hice agregar las consonantes como prefijo, o como sufijo a base de acierto y error; empecé a leer

(Emilio de Sánchez, investigador en materias científicas y esotéricas).- La obra que contiene el manuscrito Voynich: es, el Árbol de la Vida. Un diagrama del macrocosmos y analogía de lo absoluto. Y del ser humano como microcosmo.

Y pertenece a la religión y gnosis espiritual de Israel. También los autores del manuscrito eran de la cultura cabalista. Esto se refleja en toda la obra. Hay tres grafías en la obra (amanuenses) que escriben el texto.A sí que nos hallamos, ante una obra excelsa e iniciática hermética, y multidiménsional. Difícil de descifrar por un cerebro que piense en tridimensional.

Nos preguntamos :¿por la finalidad del Árbol de la Vida: (manuscrito Voynich?):
es inducir a nuestra mente a una forma de pensamiento más elevado.

El texto en que está escrito el Voynich: se llama esoterismo gráfico, se fundamenta en que el trazado de una letra representa una idea definida. Se han utilizado caracteres sagrados para escribír una obra sagrada. En el texto encontramos caracteres de lenguas muertas. Que son el: Watan, Jeroglífico, Fenicio, Etrusco, Tartéso, Hebreo antiguo, etc.

El método que se ha seguido para escribir el texto es la transcripción: traducir el alfabeto Hebreo, al Latín. Aplicando una figura gramatical llamada Notaricón. De la Cábala hebrea que consiste en crear palabras nuevas aa partir del prefijo de una palabra y el sufijo de la primera acepción. Así, se crea una estructura idiomática diferente que genera una alta entropía en el texto.

El Árbol de la Vida: (manuscrito Voynich). Es como el Universo -te devora o te entrega sus secretos-.

Cuando vi, por primera vez el Voynich: en el año 2006. Al observar la simetría del texto y la belleza de sus imágenes, comprendí que el Voynich es el resultado del pensamiento altamente elaborado. Así, que decidí, dedicarme ha, investigar era el día, 1 del mes de mayo del 2006.

Observé, los diptongos en el testo así que solo hice agregar las consonantes como prefijo, o como sufijo a base de acierto y error; empecé a leer.

El día seis de junio treinta y siete días más tarde encontré la clave. Ya han pasado más de doce años y sigo como criptoanalista trabajando en el Voynich y descubriendo nuevos datos. Soy bibliófilo, y autodidacta investigador en materias esotéricas y científicas.

En la vida del investigador; hay noches de insomnio, y días de soledad. Hasta que miras una imagen sinóptica; y todo queda revelado. -Te acuerdas de Arquímedes y su, «¡EUREKA¡»

Aquí, -en la montaña el viento me trae mensajes abstractos y los almendros están en flor, así, he contemplado la forma que se instaló en mi mente-.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído