David López Royo

Compromiso de un político

"La política es un servicio y como tal no puede entenderse como un patrimonio personal"

Compromiso de un político
David López Royo

Saber estar y ser elegante ante el reto de dejar una responsabilidad de gobierno es esencial para el buen funcionamiento de la democracia

(David López Royo, en El Correo de Andalucía).- El compromiso que tiene que tener un político cuando deja de ejercer el servicio de ser Presidente de una Comunidad Autónoma es tan importante como cuando accede al cargo público.

Saber estar y ser elegante ante el reto de dejar una responsabilidad de gobierno es esencial para el buen funcionamiento de la democracia.

Recientemente, en Andalucía, hemos asistido a un relevo de gobierno. En mi humilde opinión faltó, por parte de quien dejó de ejercer como presidenta, altura de miras. No supo situarse en el espíritu de servicio que todo político debe de tener. Tengo un gran respeto por la diputada del Parlamento de Andalucía, Doña Susana Díaz, y sigo creyendo que es un valor muy positivo para la política y para el Partido Socialista, y defenderé su permanencia en política más allá de los intereses que pueda tener la ejecutiva de su partido. Para mí es una persona leal y responsable; sin embargo no estuvo a la altura de una política que tiene que mirar por el equilibrio democrático. Quiero pensar y creer que le traicionó la parte emotiva que cada ser llevamos dentro de nosotros, y seguramente sus asesores le aconsejaron de manera equivocada ¡Ay, de los asesores! ¿cuántas veces pueden errar? muchas más de las que pueden pensar.

La política es un servicio y como tal no puede entenderse como un patrimonio personal. El compromiso de un político, es ante todo, comprender que su rol es ejercer un servicio a la sociedad; por esta razón no puede llegar a la conclusión de que si deja de ser Presidente de una Comunidad Autónoma llegará el caos. Hilvanar un discurso político desde esta perspectiva siempre termina volviéndose en contra de uno mismo.

La responsabilidad es trabajar en aras de construir una oposición leal y constructiva. Esto, precisamente, no se lleva mucho en política. Considero que lo que falta es reconocer que la política significa tener respeto hacia quien no piensa como uno mismo, y vivir con coherencia. Lo que prima es hacer valer a cualquier precio su visión de organización política, esto queda patente en el siguiente texto: «Los partidos políticos, en su legítima búsqueda del poder, corren el riesgo de instalarse en una situación de permanente campaña electoral y descuidar otro trabajo más sosegado de formación, análisis, debates, elaboración de propuestas, canalización de las demandas de la sociedad. Estamos expuestos a una partitocracia que sufre la tentación de ahogar y utilizar la participación social. Por eso, amplios sectores de la ciudadanía no se sienten suficientemente representados en los partidos y candidatos que se presentan a las elecciones». Documento Ejercicio de la política a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia. Diócesis de Orihuela – Alicante 2008.

 

 

El político ejerza o no una responsabilidad de gobierno tiene que tener un objetivo claro, trabajar por la dignidad de la persona. Su vocación no puede ser nunca creerse que su pensamiento es el único y, además, el verdadero. Conviene estar atentos, y le sugiero a Susana Díaz que, si quiere pervivir en política y no ser arrastrada por la cerrazón ideológica, relea con frecuencia el siguiente texto del Vaticano II: «Tiene razón el hombre, participante de la luz de la inteligencia divina, cuando afirma que por virtud de su inteligencia es superior al universo material. Con el ejercicio infatigable de su ingenio a lo largo de los siglos, la humanidad ha realizado grandes avances en las ciencias positivas, en el campo de la técnica y en la esfera de las artes liberales.

Pero en nuestra época ha obtenido éxitos extraordinarios en la investigación y en el dominio del mundo material. Siempre, sin embargo, ha buscado y ha encontrado una verdad más profunda. La inteligencia no se ciñe solamente a los fenómenos. La naturaleza intelectual de la persona humana se perfecciona y debe perfeccionarse por medio de la sabiduría, la cual atrae con suavidad la mente del hombre a la búsqueda y al amor de la verdad y del bien. Imbuido por ella, el hombre se alza por medio de lo visible hacia lo invisible.

Nuestra época, más que ninguna otra, tiene necesidad de esta sabiduría para humanizar todos los nuevos descubrimientos de la humanidad. El destino futuro del mundo corre peligro si no forman hombres más instruidos en esta sabiduría». Gaudium et Spes

Elegancia y respeto hacia quien tiene responsabilidad de gobierno tiene que ser un común denominador para quien ha ejercido también como Presidenta. El nuevo Presidente de la Junta de Andalucía se merece una acogida respetuosa por quien ha realizado antes que él este noble servicio.

La próxima semana reflexionaré sobre el servicio internacional desde la perspectiva del Bien Común.

David López Royo

Director de Responsabilidad Social Corporativa

Chávarri Abogados

Delegado Episcopal de Fundaciones

Archidiócesis de Madrid

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído