La obra de Toño Casado prorroga hasta el 3 de marzo: 33 seguirá si el público quiere que siga. Mes a mes

Ayúdanos a hacer que continúe ’33: el musical’. ¿Te animas?

Hoy '33' te necesita, para seguir cantando a los cuatro vientos el mensaje de amor que cambió la Historia

Ayúdanos a hacer que continúe '33: el musical'. ¿Te animas?

Toño no se rindió jamás. No transigió ante los que pedían que 'afeitara' el mensaje para hacerlo más comercial, o menos 'anticlerical'. No quiso edulcorar la figura del mayor influencer de la historia de la Humanidad

(Jesús Bastante).- Hace catorce años, un joven Toño Casado me invitó a tomar un café, y me entregó unas cuartillas. «Esta es la misión de mi vida», me dijo. Aquellos folios contenían el armazón de lo que hoy, catorce años después, se ha convertido en ’33: el musical’, uno de los mayores espectáculos que hoy pueden verse en la cartelera de Madrid. De momento, hasta el 3 de marzo. Aunque tú, querido amigo, puedes conseguir que ’33’ siga, mucho más tiempo, representándose. ¿Te animas?

El musical es, simplemente, espectacular. Un milagro de escenografía, música en directo, con unas interpretaciones insuperables -especialmente Jesús (Christian Escuredo se deja la piel, literalmente, en el escenario durante casi tres horas-), las dos Marías, Caifás y los ‘Satán King, SA-, y un público entregado. Todo en el «espacio 33», un rincón especial, ubicado en el IFEMA, y con un equipo entregado a una misión que va más allá de la calidad artística.

Porque ’33: el musical’ es, ante todo, el sueño de Toño Casado. Que, sin lugar a dudas, es muy parecido al sueño que tuvo Jesús. A lo largo de estos catorce años, Toño ha luchado sin descanso, topándose contra todos los muros posibles -los empresarios, que no veían ‘comercial’ una historia sobre Jesús; la jerarquía eclesiástica, que en aquellos tiempos se parecía demasiado a la que retrata magistralmente la obra; los intérpretes, que temían que representar a María, los apóstoles, Judas o Herodes podría suponer un paso atrás en su carrera.

Toño no se rindió jamás, y siguió adelante. Primero, con la ayuda de unos pocos, que casi nada podíamos hacer, más que contar las infinitas posibilidades artísticas, pastorales y de transformación de la realidad que tenían esas cuartillas. Que luego se hicieron folios, después partituras (con un importante punto de inflexión en la JMJ de Madrid), más tarde obra de teatro, después concierto y, finalmente, musical. Uno de los más valorados por la crítica y el público de Madrid.

A lo largo de todo este trayecto, Toño Casado fue abriendo nuevos caminos, sorteando las piedras (las rocas) que se le pusieron en medio, buscando aliados, dando marcha atrás, recomenzando… sin perder en ningún momento la esencia de ese sueño que concibió, sin lugar a dudas, con la ayuda de un tal Jesús.

 

No transigió ante los que pedían que ‘afeitara’ el mensaje para hacerlo más comercial, o menos ‘anticlerical’. No quiso edulcorar la figura del mayor influencer de la historia de la Humanidad.

Y, tras muchos sinsabores, el Espíritu sopló, y ocurrió lo imposible. Muchos factores se unieron e hicieron posible que ’33: el musical’ se convirtiera en lo que hoy es. Bendecido, incluso, por las más altas esferas (en breve podremos deciros más sobre esto).

El público ha respondido, y por eso el musical ha prorrogado hasta el 3 de marzo. Se trata de un espectáculo muy costoso y arriesgado, y los productores lo saben. Así que han llegado a un pacto con Toño y, por ende, con todos los que hemos disfrutado, llorado, reído y aprendido con el mensaje de amor y compromiso que trae este magnífico musical. 33 seguirá si el público quiere que siga. Mes a mes.

Así que, ya saben. Acudan con sus amigos, sus colegios, sus compañeros de trabajo. Coméntenlo en la parroquia, en las diócesis. Llenemos ’33: el musical», una y otra vez. Atrevámonos a compartir esta historia de amor para que pueda seguir llegando a los corazones de miles de personas, que buscan y hallan; que piden y se les da; que salen de la fabulosa carpa de IFEMA pensando que otro mundo es posible; que la única religión, el único camino, el único mandato es el amor; que hay una respuesta ante la injusticia, el clericalismo, el poder sin control, la desigualdad y el descarte.

En una palabra: igual que Jesús, en su tiempo, necesitó de sus amigos para llevar el Evangelio a todos los rincones de la Tierra, hoy ’33’, te necesita, para seguir cantando a los cuatro vientos el mensaje de amor que cambió la Historia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído