Pedro Miguel Lamet

Llegó la hora de Pedro Arrupe

"Optimista, sencillo, simpático, magnético, valiente y entregado, se adelantó en temas que hoy se aceptan como irrenunciables"

Llegó la hora de Pedro Arrupe
Pedro Miguel Lamet

Enamorado de Jesús de Nazaret hasta el extremo de llegar a elegir a algunos de sus "enemigos" para cargos de responsabilidad, que acabarían traicionándole

(Pedro Miguel Lamet sj).- Finalmente parece que ha llegado «la hora» de Pedro Arrupe. El 5 de febrero, aniversario de su muerte, se abre el proceso en San Juan de Letrán, un primer paso hacia los altares, donde ya lo teníamos muchos situado como verdadero santo.

No puedo olvidar los veinte días que pasé a su lado en el verano 1983, después de la trombosis que en 1981 le enclaustrara entre las cuatro paredes blancas de su cuarto de enfermería. Se le había vuelto a parar el reloj, como el 6 de agosto de 1945, el fatídico día de la bomba atómica de Hiroshima. Desde entonces estaba situado entre el tiempo y la eternidad. Era un hombre que había visto claro, un hombre de fe liberado por dentro. En los próximos días publicaré en este blog, por entregas, mi diario de aquellos días.

En la vida de Pedro, nacido en Bilbao el 4 de noviembre de 1907, hay una serie de kairoi (momentos de salvación), que se proyectan en una magnífica personalidad apasionada. Durante la infancia fueron la pérdida de sus padres, el contacto con la injusticia en el Madrid de sus estudios de medicina y el viaje a Lourdes. Cuando decide hacerse jesuita, la supresión de la Compañía en la República y su destierro a Bélgica le catapultan a ciudadano del mundo, un corazón universal, que le convertirá en profeta de la globalización.

Japón, sus experiencias de cárcel, la bomba atómica, su contacto con la cultura nipona (inculturación) y su espíritu incasable de hombre de diálogo formarán al nuevo general de la Compañía de Jesús (1962) en pleno Concilio Vaticano II, un espíritu osado, rompedor, creativo, que de alguna manera relee a Ignacio de Loyola para el mundo de hoy.

Sus ideas contra el racismo, su reforma del ideario educativo, su lucha contra la injusticia social y el ateismo, su apertura, le convertirán sin pretenderlo en un personaje conflictivo. Pero era un hombre santo, que había hecho un voto extra de perfección, enamorado de Jesús de Nazaret hasta el extremo de llegar a elegir a algunos de sus «enemigos» para cargos de responsabilidad, que acabarían traicionándole.

La comparación de las teologías de Arrupe y Juan Pablo II arroja luz para comprender la incomunicación de dos hombres de Dios, que conducirá a Pedro a la kénosis, el vaciamiento interior de nueve años de enfermedad, vividos de forma heroica.
He rescatado el diario de su enfermero, el hermano Bandera, que demuestra el día a día de esta aceptación de la voluntad de Dios en medio de la noche oscura.

Optimista, sencillo, simpático, magnético, valiente y entregado, se adelantó en temas que hoy se aceptan como irrenunciables. Su vida y su mensaje se resume en sus últimas palabras, un programa actual para todos: «Para el presente amén, para el futuro aleluya».

FRASES QUE LE RETRATAN:

• «Yo creo que la divisa del jesuita hoy día es ‘Amén y Aleluya’. Amén, porque su vida es hacer la voluntad de Dios y Aleluya, porque eso le hace feliz».
• «Soy un pobre hombre que procura estropear lo menos posible la obra de Dios».
• «Señor: quisiera conocerte como eres. Tu imagen sobre mí bastará para cambiarme».
• «Para mí Dios es todo. Es lo que llena completamente mi vida y que me aparece en la fisonomía de Jesucristo, en el Jesucristo oculto en la Eucaristía, y después en mis hermanos los hombres, que son imagen de Dios».
• «Tan cerca de nosotros no había estado el Señor, acaso nunca; ya que nunca habíamos estado tan inseguros».
• «Hay unos que mueren por inanición y otros por exceso de colesterol. El hambre es la hija natural de la injusticia, una injusticia que los países ricos pueden evitar. Pero digámoslo claramente: No quieren».


PARA SABER MÁS: Pedro Miguel Lamet, Arrupe, testigo del siglo XX, profeta del siglo XXI, 12ª edición actualizada e ilustrada, ed. Mensajero, Madrid, 2016.
Biografía en la web

Se puede seguir en directo la ceremonia de apertura del proceso en Telepace a las 16 hh. del miércoles 5 de febrero, 28 aniversario de la muerte del P.Arrupe.

La ceremonia durará unos 45 minutos. En primer lugar, se dará lectura al acto jurídico, por parte del notario Dott. Marcello Terramani. En ciertos momentos de la lectura, el Cardenal De Donatis, como responsable del expediente, será llamado a prestar juramento. A continuación, los otros miembros del jurado prestarán juramento. Entre ellos el P. Pascual Cebollada SJ (postulador de la causa), Mons. Slawomir Oder (delegado legal) y Giuseppe D’Alonzo (el «promotor de justicia»). Tras el acto jurídico, el Cardenal De Donatis realizará una declaración sobre el P. Arrupe.

El P. Pascual Cebollada, postulador de la causa del P. Arrupe, ha invitado a todas las comunidades jesuitas y a cuantos le admiran a celebrar la Eucaristía ese día dando gracias por la vida de su antiguo Superior General, en el 28º aniversario de su muerte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído