En respuesta a las críticas

El papa Francisco pide a los nuncios que no hablen mal de él a sus espaldas

El papa Francisco pide a los nuncios que no hablen mal de él a sus espaldas
El papa Francisco. EP

El papa no ha usado medias tintas y ha pedido a los nuncios apostólicos que no hablen mal de él, que sean siempre ejemplares, que no vivan entre lujos y que no acepten regalos costosos que puedan condicionarles.

Estas son solo algunas de las indicaciones que Francisco ha dado en forma decálogo a los embajadores de la Santa Sede, a los que ha convocado estos días.

El papa ha querido consolidar la frecuencia trienal de los encuentros con estos representantes pontificios, después de aquellos realizados en el 2013 y el 2016, y esta semana se encuentran en el Vaticano 98 nuncios apostólicos y 5 observadores permanentes, los representantes en entes internacionales, así como 46 diplomáticos ya jubilados.

Así, Francisco les ha hecho entrega de un decálogo «para realizar mejor su misión».

En uno de los puntos se observa que el «nuncio es el representante del Papa» y por tanto «es inconciliable ser representante pontificio y criticar al Papa a sus espaldas, tener blogs o unirse a grupos hostiles a él, a la Curia y a la Iglesia de Roma».

Sin duda hace referencia al ex nunzio en Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, que a finales de agosto llegó a pedir la dimisión del Papa, porque –según él– habría encubierto la doble vida del ex cardenal McCarrick.

El escrito recuerda también que «el nuncio es hombre de Dios» y «no puede caer en cotilleos y calumnias» y que «no se puede dejar engañar de los valores mundanos».

«El nuncio es hombre de Iglesia», se lee en la segunda indicación, y «deja de serlo cuando trata mal a sus colaboradores» o «busca el lujo en su ropa o objetos de marca en medio de gente que no tiene ni lo necesario».

«Ser hombre de Iglesia quiere decir defender valientemente a la Iglesia ante las fuerzas del mal que intentan siempre desacreditarla, difamarla o calumniarla», detalla.

Además, Francisco pide a sus representantes que sean «hombres de reconciliación y de mediación» y que sean siempre «imparciales y objetivos».

En otro punto, el pontífice aconseja que el nuncio sea «hombre de obediencia», «hombre de «oración», de «humildad» y «de caridad», y al respecto insta a que se realicen obras hacia los pobres y los más necesitados de los países a los que han sido enviados.

Finalmente, el papa recomienda a sus embajadores que sean prudentes con los regalos que reciben con motivo del cargo que ocupan. «Sed prudentes a la hora de aceptar regalos que os entregan para nublar la objetividad y, en algunos casos, por desgracia, para comprar vuestra libertad», les avisa.

En cualquier caso, Francisco les exhorta a que rechacen «regalos demasiado costosos y a menudo inútiles». «Dirigidlos a obras de caridad», concluye.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido