Los obispos y Cáritas exigen al Gobierno que investigue estos hechos

La Iglesia en Venezuela alerta del aumento de los casos de trata entre las mujeres migrantes

La Iglesia en Venezuela alerta del aumento de los casos de trata entre las mujeres migrantes
Familiares de los desaparecidos. EP

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y Cáritas exhortaron a las autoridades a acelerar las investigaciones sobre las redes de trata de personas de las que son víctimas mujeres migrantes.

En un comunicado difundido a través de su cuenta de Twitter, @CEVmedios, los obispos informaron que la Comisión se reunió con familiares de las 28 personas desaparecidas en el naufragio de la embarcación Jhonnailys José, ocurrido en las costas de Guiria el pasado 23 de abril, donde corroboraron que la mayoría de sus tripulantes eran mujeres que habían sido contactadas por sujetos para ir a la isla de Trinidad y Tobago bajo la promesa de trabajo y mejores condiciones de vida.

«La Comisión observa con preocupación el aumento de este tipo de hechos no sólo en la zona oriental del país, sino también en las zonas fronterizas de Falcón, Brasil y Colombia, donde también operan estos grupos de delincuentes que ponen en peligro la vida y la integridad física y la dignidad de mujeres –especialmente jóvenes y menores de edad– generando una enorme zozobra y desesperación en sus familiares y particularmente en niños y niñas que quedan en situación de abandono», indica la nota.

Así, la CEV y Cáritas denunciaron que los organismos encargados de la investigación no han dado respuesta a los familiares de los desaparecidos, por lo que piden al Poder Público facilitar a los afectados el acceso a la información sobre sus allegados, y permitirles exponer sus casos ante los cuerpos de seguridad y judiciales.

«La Comisión y Cáritas continuarán haciendo seguimiento a estos casos y acompañará a los familiares dentro de sus posibilidades para la obtención de justicia, la información oportuna y el esclarecimiento de los casos. Pedimos a María de Coromoto acompañe en estos momentos a tantas familias que hoy sufren por la incertidumbre de una hijo (a) perdido», concluye el escrito firmado por el presidente de la Comisión de Justicia y Paz y arzobispo emérito de Coro, Roberto Lückert, y el sacerdote Saúl Ron Braasch.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído