POLÉMICA EN UNA ESCUELA DE LONDRES

Expulsan a dos niños cristianos por negarse a ser adoctrinados por el lobby LGTB

Expulsan a dos niños cristianos por negarse a ser adoctrinados por el lobby LGTB
Evento LGTB en la escuela Heavers Farmer. EP

Dos niños de 10 años han sido expulsados cinco días de la escuela primaria Heavers Farm, en el sur de Londres, después de que uno de ellos pidiera a su profesora no participar en una actividad LGTB organizada por el centro con motivo del Mes del Orgullo Gay.

La jefa de Estudios, Susan Papas, es una declarada activista LGTB y ya obligó el pasado curso a participar a los menores en un desfile del Orgullo Gay. Y una vez que se enteró de esta petición espetó a los dos alumnos, cristianos y de ascendencia africana, que eran «una decepción para la escuela».

Los hechos ocurrieron el pasado 20 de junio de 2019 cuando Farrell Spence pidió permiso a su maestro, Alex Smith, para no participar en la actividad que consistía, entre otras cosas, en colorear la bandera LGTB. El maestro se lo negó y le dijo que formaba parte del plan de estudios.

Junto a Farrell, de religión católica, estaba sentada Kaysey Francis, cristiana pentecostal, que dijo también al maestro que debido a su religión no compartía este movimiento LGTB.

El maestro se mostró muy duro y agresivo con estos dos alumnos: «¿Queréis que las personas LGTB mueran?», les pregunto. «Dijimos que no», contestó Farrell, que aseguró que en sus países de origen si podrían ser castigados por ser homosexuales.

En lugar de hacer ver a los niños de manera didáctica que las personas deben ser respetadas, el maestro les acusó de «lenguaje homófobo» y de decir que «lo LGTB apesta y es tonto», algo que los menores han negado.

Posteriormente, llegó la jefa de estudios, cuya hija es la directora de la escuela y una lesbiana que lleva al colegio camisetas reivindicativas. «¿Cómo os atrevéis? Sois una decepción para la escuela», les dijo.

Como si fueran presidiarios, la jefa de estudios los puso en habitaciones separadas y los dejó allí durante horas. A Kaysey le dijo: «¿Cómo te atreves a decir que quieres matar a personas LGTB?». «No dije matar», respondió ella. «Sí lo hiciste, no mientas», gritó de nuevo Papas. Y tras tenerla horas así, expulsó a ambos niños de la escuela durante cinco días.

Los padres de los alumnos han elevado una queja formal contra el centro y han sido apoyados para ello por un grupo de abogados cristianos. La versión de los niños ha sido confirmada por el resto de compañeros de clase.

«Los padres comienzan a ver los peligros de imponer la nueva ideología sexual y de género, porque no permite que ni siquiera los niños de diez años disientan», ha declarado Andrea Willliams, directora general de Christian Legal Center, quien está ayudando a las familias de estos pequeños.

Además, ha recordado que «este incidente destaca una vez más lo agresiva e intolerante que puede ser la agenda LGTB. Una ideología que tiene que recurrir a estas tácticas para obligar a niños de diez años a aceptar algo que no hace instintivamente pone de relieve lo abrumadora que es esa ideología».

De hecho, Kaysey ha querido dar la cara en un vídeo donde ha hablado más sobre este incidente. Tras esta clase «mis compañeros están confundidos, y están diciendo que son bisexuales y trans porque están confundidos».

Además, ha relatado que los niños «están perdiendo la confianza en sí mismos y se miran entre sí y se preguntan: ‘¿por qué soy esta persona? ¿Por qué no puedo ser otra?’».

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido