J Pintor Rey

Cardenal Omella: «Yo soy una mera paloma mensajera»

Cardenal Omella: "Yo soy una mera paloma mensajera"
El cardenal Omella canta en Roma una jota: "no levantes tanto el vuelo palomica". PD

El cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella declaró como imputado ante la juez del Juzgado de instrucción número 10 de Barcelona el 12 de julio de 2019 por una querella interpuesta contra él por presunta falsedad documental continuada, sobre lo que ha ido informando Periodista Digital en las últimas semanas.

Al finalizar la vista y tras la retirada de la Juez el cardenal Omella espetó un abrupto al abogado Vladimir Lamsdorff-Galagne, representante del querellante y ya secularizado sacerdote Miguel Ángel Barco:

“Vladimir, que usted no haya tenido en cuenta el código deontológico, ¡qué poca ética!, ¡me parece deleznable, esto no se hace!, ¡grabar!”.

Así lo explica el mismo Miguel Ángel Barco en un aparte en exclusiva para Periodista Digital, sin la presencia de los otros medios que se congregaron para fotografiar e interrogar al cardenal Omella mientras se dirigía a la salida y abandonaba el recinto.

Los medios fueron avisados por el TSJ de Cataluña por ser el cardenal Omella quien es, como es habitual en estos casos.

El abogado de M A Barco no quiso hacer ninguna declaración por corrección profesional aunque sí lo hizo el querellante M A Barco después que su abogado le explicara cómo había transcurrido la vista.

Hablando con Periodista Digital transmitió a este portal informaciones exclusivas como algunas frases que se habían pronunciado en la Sala de vistas y que podrían repercutir de manera extraordinaria en el íter de la causa.

Así, la Juez que instruye la querella preguntó al cardenal arzobispo de Barcelona Juan José Omella “cuál ha sido su papel entre la Congregación del Clero y mosén Barco”, a lo que este contestó “yo he sido la paloma mensajera”.

No deja de ser curioso que la juez se refiriera al sacerdote ya secularizado como mosén, título solamente aplicado a los sacerdotes, equivalente a reverendo.

La juez de esta forma en la práctica deja en suspenso la consecuencia de una presuntamente viciada decisión de apartar al sacerdote de su trabajo profesional, hasta que se aclaren las circunstancias con el Vaticano.

M A Barco explica a Periodista Digital que en la Sala el “no sé” era la respuesta por excelencia por parte del cardenal Omella.

Cuando el abogado Vladimir Lamsdorff-Galagne le preguntó si había entregado a Roma documentos adjuntos con el pliego de defensa, y si recordaba si había unas pruebas de la madre de la criatura identificando al padre biológico, contestó Omella sorprendentemente que sí.

A la pregunta de si “¿Recuerda si había otras acusaciones contra M A Barco?” Omella respondió que “No, no había otras acusaciones”.

Y ante la pregunta más concreta de “¿Y no quedaban algunas que usted conociera?” también respondió Omella negativamente: “No, no”.

El cardenal de Barcelona, Juan José Omella.

 Las graves contradicciones en la declaración de Omella

Estamos hablando de dos tipos de prueba. Por un lado se habla de la prueba irrefutable de la paternidad del padre biológico con la correspondiente acta notarial, de principios de 2017.

Y por otro lado el 15 de noviembre de ese mismo 2017 le llegó a Omella el documento de la diócesis de Alcalá de Henares que acreditaba que nunca había investigado la diócesis al imputado, ni atribuido nada relacionado con esa señora y el cura M A Barco, ni dicho que había habido algo contra él que la diócesis conociera. Preguntado Omella por qué “el documento de las pruebas de paternidad no se tiene en cuenta en Roma”, responde el cardenal que “No lo sé”.

Contrariamente a este discurrir del interrogatorio, en conversación de 15 de noviembre de 2017 de Vladimir Lamsdorff-Galagne en el despacho del cardenal Omella y con su vicario judicial Santiago Bueno, Bueno había dicho que Omella vio esas pruebas de ausencia de documentos contra M A Barco o quejas, o denuncias, y no las consideró pertinentes y que no hizo nada por llevarlas a Roma.

En esa conversación de la que ya informó Periodista Digital el cardenal Omella insistió varias veces en que “algo más tendrá Alcalá por todo ello, algo habrá”:

«por tener un hijo, no lo secularizan a uno. Yo creo que no… Normalmente no. Tiene que haber otras cosas. Esas otras cosas me imagino que deben estar, porque si no, no hacen esto por un hijo. Cuantos… perdón, algunos sacerdotes, han tenido esa debilidad, tienen un hijo, hemos conocido… yo conozco alguno. Y siguen ejerciendo el ministerio. Y ellos han resuelto el tema ese. Yo creo que por eso no tiene que ser».

Es aquí cuando en plena vista con la Juez Vladimir Lamsdorff-Galagne enfrenta al cardenal Omella con un “pues mire aquí tengo la grabación y la transcripción, usted es conocedor, dice que acate la pena, aun dada esta irregularidad y que de aquí un año se buscaría una revisión de su situación [de secularización]”.

A ello la Juez pregunta sorprendida si además de la transcripción tiene el CD y el abogado de Barco contesta afirmativamente.

“Démela por favor”, pide la Juez, y a Omella le pregunta “Usted no tendrá ningún documento que justifique su entrega a Roma de ese expediente”. Ante la repuesta de Omella, afirmativa pero que no lo había traído, Omella añade este que “se lo haré llegar”.

Los nuevos derroteros que podría tomar esta historia son poco menos que inescrutables, puesto que si la defensa del cardenal Omella evalúa las contradicciones entre su declaración y el contenido de la grabación en contradicción con lo dicho a la Juez, podría optar el abogado del cardenal por abandonar el caso por falta de confianza de su cliente hacia él.

El cardenal Omella con el ahora fugado Carles Puigdemont.

El cardenal Omella huye hacia adelante y deja en mal lugar a Roma

Se esperaba que el cardenal Omella dijera que no era conocedor del contenido de las acusaciones que existirían sobre M A Barco que justificaran su secularización, pero ha afirmado explícitamente que las acusaciones son solamente, y él lo sabe seguro, por paternidad. Se da el caso curioso que también en 2017 un sacerdote había sido premiado habiendo tenido dos hijos reconocidos. Coincide que este sacerdote, Gonzalo Ruipérez de la arquidiócesis de Madrid había sido secretario del arzobispo D Manuel Ureña en Zaragoza.

Ha sido recientemente premiado por su intensa labor sacerdotal, recogiendo el premio junto a otro galardonado, del equipo pastoral del Cardenal Omella. La mala gestión de la diócesis con Gonzalo Ruipérez había merecido una reprimenda del Vaticano, pero no un castigo.

La juez explicó que había intentado posponer la declaración del cardenal porque no han llegado los documentos de Roma que ella había intentado solicitar por una vía más rápida. A las diez de esa mañana había la Juez propuesto al abogado del cardenal Omella si querían posponer la comparecencia pero respondió que “hoy es el día, están los Medios, han aparecido pintadas en la fachada del obispado así que se declara hoy si o si porque el cardenal está muy cansado y tiene que descansar de todo esto.

La juez pidió al cardenal Omella y a su defensa que colaboraran en la medida de sus posibilidades para que los documentos pedidos a Roma por rogatoria llegasen cuanto antes, puesto que por vía diplomática tardaría y habría que esperar más tiempo: “Si lo consiguen podemos avanzar, sino tendremos que esperar”.

Fuentes directas han informado a Periodista Digital que Omella respondía a algunos de sus sacerdotes que le cuestionaban “estoy muy tranquilo”, “se sabrá la verdad”, “también a Jesucristo le llamaron ladrón” o, y esto refleja su actitud, “mira, después de todo, sea lo que sea, y recurso tras recurso, yo acabare tranquilamente mi mandato”.

Omella tiene que presentar la dimisión por edad en menos de dos años el 21 de abril de 2021.

Si es condenado, podría caerle una pena de entre 3 meses y 6 años de cárcel y multa, más inhabilitación para el cargo de líder de una comunidad religiosa, como ya explicaba Periodista Digital hace unas semanas.

J Pintor Rey (Periodista Digital)

NOTA:- Para aportar pruebas o testimonios, o notificar errores, escribir redaccion@periodistadigital.com

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído