Después de corroborar que las tumbas de dos princesas alemanas estaban vacías

El Vaticano abrirá dos osarios para seguir buscando a Emanuela Orlandi

El Vaticano abrirá dos osarios para seguir buscando a Emanuela Orlandi
Las tumbas que resultaron estar vacías. EP

La extraña desaparición de Emanuela Orlandi sigue siendo uno de los misterios sin resolver que más intriga despiertan en Italia.

El Vaticano informó de que se han encontrado dos osarios en el interior del cementerio teutónico dentro de las murallas del Estado pontificio y donde se cree que pudieron ser trasladados los restos de las tumbas encontradas vacías esta semana.

A petición de la familia de Emanuela Orlandi, la hija de 15 años de un empleado vaticano desaparecida en 1983, se abrieron este jueves 11 de julio de 2019 la llamada «Tumba del Ángel», en la que se creía estaba enterrada la princesa Sofía von Hohenlohe, fallecida en 1836, y la adyacente, de la princesa Carlota Federica de Mecklemburgo, que murió en 1840. Pero aparecieron totalmente vacías.

La familia Orlandi buscaba los restos de la joven después de que recibieron algunas pistas anónimas de que podría estar enterrada en este cementerio teutónico en el interior de las murallas del Estado pontificio.

El portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, explicó en una nota que tras la apertura de las tumbas se comenzaron una serie de investigaciones, también documentales, que han mostrado, según los registros del Colegio Pontificio Teutónico, que se realizaron una obras de ampliación que implicaron el cementerio en lo años sesenta y setenta del siglo pasado.

«Por lo tanto, es posible que los restos de las dos princesas se trasladaron a otro lugar adecuado en el campo santo», añadió el comunicado.

Posteriormente, se ha podido identificar dos osarios ubicados debajo del suelo de un área dentro del Pontificio Colegio Teutónico, adyacente al cementerio, y que está cerrado por una trampilla.

El promotor del Tribunal del Vaticano, Gian Piero Milano y su adjunto, Alessandro Diddi, dispusieron que el próximo 20 de julio se abra los osarios para su posterior examen con la presencia de los peritos encargados por la fiscalía y los designados por la familia Orlandi.

El pasado viernes, Pietro Orlandi, hermano de la adolescente desaparecida, señaló que se esperaba todo menos encontrar las sepulturas vacías.

El perito designado por la familia, Giorgio Portera, explicó que se había podido observar que en las tumbas se habían realizado varias reestructuraciones, algunas de ellas al parecer más recientes porque se había utilizado cemento armado.

Respecto a los pasos a seguir, la abogada de la familia, Laura Sgrò, indicó que ahora es el Vaticano el que tendrá que dar información sobre por qué las tumbas están vacías.

Emanuela Orlandi tenía 15 años cuando el 22 de junio de 1983 desapareció sin dejar rastro a la salida de una clase de música en la Plaza de San Apolinar, en el centro de Roma.

Algunas hipótesis que no llegaron a ser confirmadas por la Justicia italiana apuntaban a que la joven podía haber sido secuestrada por un grupo extremista turco para pedir la liberación de Ali Agca, el terrorista encarcelado entonces por haber atentado contra el papa Juan Pablo II en 1981.

Otras teorías sugerían que Orlandi fue víctima de una red pedófila detrás de la cual se encontrarían altos cargos de la Iglesia. La Fiscalía de Roma investigó también la presunta relación del caso con la Banda de la Magliana, la organización criminal que sembró el terror en la capital italiana durante los años de plomo.

Te puede interesar

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído